Política 31/08/2015 - 12:00 a.m. lunes 31 de agosto de 2015

Martinelli, el expresidente que más influye en la agenda mediática

Es uno de los panameños con más seguidores en Twitter, lo supera el cantautor Rubén Blades. Desde las redes sociales ataca a sus adversarios

Aunque tiene tres procesos abiertos en la Corte Suprema, la justicia no ha requerido a Martinelli todavía. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

Aunque tiene tres procesos abiertos en la Corte Suprema, la justicia no ha requerido a Martinelli todavía.

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Hace 427 días que Ricardo Martinelli dejó de ser presidente de la República y siete meses que salió del país para una supuesta gira de denuncias que tuvo una parada en Guatemala, sede del Parlacen, y luego viajó a Miami, donde se autoexilió.

En este periodo, se ha convertido en un imán para los medios de comunicación, así como para los políticos de oposición y de gobierno, que siguen con atención y reaccionan a sus comentarios.

Le ha robado protagonismo a los líderes de un fragmentado PRD y se ha convertido en uno de los principales críticos de la administración de Juan Carlos Varela.

Para cumplir su objetivo, ha convertido su cuenta de Twitter en su trinchera. Usando los 140 caracteres comenta, critica y lanza envenenados dardos contra la actuación de Varela.

Desde allí logró endilgarle el mote de ‘Tortugón' al actual mandatario. También envía mensajes de advertencia, felicitaciones y cuestionamientos de otro tipo a los diputados rebeldes de su partido. Además, la usa como plataforma para atacar a sus adversarios.

Como en la campaña electoral, ahora hace lo posible por dar vuelta a los mensajes en su contra. Como ejemplo, en cada proceso que abre el Ministerio Público y en los que su nombre sale a relucir como piedra angular en las investigaciones por corrupción, Martinelli hace lo posible por aparecer como víctima y dice que todo es persecución y venganza del actual gobierno, que trata de desviar la atención sobre su gestión.

EL MÁS SEGUIDO

Sus 554,830 (555K) seguidores en Twitter hacen viral cada mensaje que escribe o cada fotografía que publica el expresidente.

‘A los medios de comunicación les interesa tener la figura de Martinelli para buscar rating (sintonía)', apunta el sociólogo Marco Gandásegui.

Martinelli no ha dejado de estar en las primeras planas de los medios impresos, webs, noticieros de radio y televisión, pero sobre todo en redes sociales. Muchos lo cuestionan y otros tantos lo defienden.

Otra de las razones analizadas por el sociólogo es el gobierno. ‘Están pendientes que la figura de Martinelli siga creciendo, porque cada vez que se habla de Martinelli, se hace en términos negativos', concluyó Gandásegui.

El no hablar bien del magnate de los supermercados, quien ganó las elecciones de 2009 prometiendo acabar con la corrupción, analiza Gandásegui, ‘le da al gobierno actual una posición favorable, ya que están abanicando todos estos casos de desfalco que se registraron durante su administración'.

DESDE OTROS FRENTES

Los adversarios del exmandatario también están pendientes de sus comentarios, algunas veces mal hilvanados y con muy poca atención a las más elementales normas del castellano.

‘Todos estos grupos quieren asegurarse de que Martinelli no se levante políticamente. Los grandes temores de que se convierta, como Arnulfo Arias, en una alternativa política de los grupos que se sientan discriminados, me refiero a los empresarios', sostiene el sociólogo Gandásegui.

Por su parte, el diputado panameñista José Luis Varela cree que el alcance mediático de Martinelli se basa en su condición de expresidente.

La actuación de Martinelli, a juicio del hermano del actual mandatario, ‘le hace daño, porque su popularidad está en el suelo y entre más habla, más publicidad negativa se hace contra él mismo'.

El alcance de las opiniones de Martinelli no es como el de sus antecesores Mireya Moscoso y Martín Torrijos, cuyo perfil bajó al abandonar el Palacio de Las Garzas. ‘Ellos se retiraron a su vida privada, pero él —Martinelli— se ha mantenido políticamente haciendo mucho show. Entre más habla, más se hunde', reitera el diputado Varela.

DESDE LA BARRERA

El periodista y filólogo Rafael Candanedo parece diferir con el criterio del diputado Varela. ‘Martinelli es el líder de la oposición política. Como político atípico, su paso por el Palacio de las Garzas fue sobresaltado e hipermediático. Su salida del Gobierno ha representado un momento de inflexión en la historia de la nación: se ha desvendado el mayor saqueo conocido a las arcas públicas.

Nadie lo ha perseguido, sin embargo determinó desterrarse, con un autoexilio en Miami. En consecuencia, es un personaje de primera plana', plantea Candanedo.

A pesar de los señalamientos de supuestos actos de corrupción contra Martinelli desde varios puntos, sus aliados intentan mantenerlo con la imagen de su líder y presidente de Cambio Democrático, un partido que tiene una membresía de 382,922.

El expresidente, y sus aliados, mantienen una campaña para destacar cada una de las obras realizadas durante su gestión. Comparan los logros con la actual administración.

En eso está claro Gandásegui. ‘En todo este rejuego político, el pueblo participa como el público. La gente ve solo las obras. Eso, políticamente, se puede explotar; y Martinelli lo explota'.

JUSTIFICACIÓN

Desde los medios aliados a Martinelli, se esfuerzan en divulgar opiniones de personas comunes —pueblo— y descartan a quienes lo critican.

Sin meditar lo que dice y con una moral fuera de foco, Ramón González, entrevistado por un canal de televisión en una estación del Metro, dice de Martinelli: ‘Robó, pero hizo'.

Los actuales gobernantes tienen en sus manos la posibilidad de hacer que Ramón entienda que no se justifica el saqueo del erario y que la labor de cada mandatario es trabajar por la mayoría, y fue esa la razón por la que se les favoreció con el voto.

==========

OPINIÓN POLÍTICA

El dilema entre justicia o venganza

El dirigente político Rolando Mirones planteó a La Estrella de Panamá que hay que tener mucho cuidado entre la justicia y la venganza, que puede mover a algunos políticos, sobre todo los que están en el poder.

Se trata de un hilo muy frágil y delgado al cual hay que prestar atención, sostiene el dirigente del Partido Revolucionario Democrático (PRD).

A su juicio, quienes incurrieron en actos delictivos y se apoderaron de los dineros y bienes del Estado deben enfrentar la justicia y, en el caso que se les demuestre su culpabilidad, hay que sancionarlos de la manera que disponga la ley.

Sin embargo, como opositor a Ricardo Martinelli, advierte que tanto él como cualquiera de los que formaron parte de su gobierno y que incurrió en alguna ilegalidad, abuso de los fondos públicos, sobre todo, durante su gestión de enfrentar la justicia, pero que tanto el Ministerio Público como el Órgano Judicial deben dar los indicios de que en su actuación a cada una de estas personas se les garantice el debido proceso y que no haya lugar a dudas.

En opinión de Mirones, por la manera en que se desarrollan estas investigaciones, hay posibilidad de que los procesos se caigan por errores de parte del Ministerio Público.

comments powered by Disqus