Tecnología 07/03/2018 - 12:00 a.m. miércoles 7 de marzo de 2018

El ‘phubbing', un mal tecnológico en auge

Ignorar a los interlocutores por prestarle atención al teléfono celular es un fenómeno social que afecta las relaciones

Profesionales aconsejan no utilizar el celular durante las comidas para evitar el ‘phubbing'.

Profesionales aconsejan no utilizar el celular durante las comidas para evitar el ‘phubbing'.

Anterior Siguiente

Keila E. Rojas L.
krojas@laestrella.com.pa

A nivel mundial, unos 5,053 millones de personas utilizan smartphones , lo que representa un 64.4% de la población, según un informe de GSMA Intelligence (junio 2017), la división de investigación de la GSMA o Asociación GSM, organización de operadores móviles y compañías relacionadas, dedicada al apoyo de la implementación y promoción del sistema de telefonía móvil GSM.

‘El acto de ignorar a tu interlocutor para revisar el celular o cualquier otro dispositivo móvil, en general, debilita las relaciones',

PRISCILA TURNER

PSICÓLOGA CLÍNICA

Lo más probable es que usted forme parte de esta cifra y que por lo menos una vez haya sufrido phubbing .

Aunque el término no sea tan popular, este fenómeno social toma más fuerza cada vez.

‘Sus creadores lo definen como la acción de ignorar a alguien al prestarle atención a su smartphone o teléfono inteligente en lugar de a su interlocutor', señala la psicóloga clínica Priscila Turner.

El phubbing , término formado a partir de las palabras inglesas phone (teléfono) y snubbing (hacer un desprecio, desaire), ‘siempre ha existido, pero obviamente, en los últimos años, cuando el uso de la tecnología ha venido creciendo sin parar, ha cobrado mayor fuerza en todas las clases sociales y grupos etarios', dice Turner, a la vez que apunta que ‘lo relativamente nuevo es el término, mas no la práctica'.

UN MAL QUE PERJUDICA LAS RELACIONES

La presencia de los teléfonos inteligentes en el día a día no ha crecido de manera exponencial, un fenómeno que le ha restado espacio al contacto cara a cara y que, a su vez, trae consigo secuelas negativas.

‘De seguro el phubbing afecta las relaciones sociales, esto es un hábito de mala educación', dice la psicóloga clínica.

Imagínese a un padre hablando con su hijo mientras este último, en lugar de prestarle atención, revisa su Facebook en su celular. Primero, el hijo no está recibiendo el mensaje como debe ser; segundo, es un acto de falta de respeto; y tercero, al no recibir el mensaje correctamente, habrá secuelas', plantea Turner.

La especialista explica que en parejas el phubbing puede ser el origen de discusiones o distanciamiento emocional, lo que podría generar ‘otras situaciones negativas'.

‘El acto de ignorar a tu interlocutor para revisar el celular o cualquier otro dispositivo móvil, en general, debilita las relaciones, trae consigo incomodidad y un sentido de distanciamiento', dice Turner.

Añade que ‘este mal social, lejos de ir en disminución, está en auge. Los padres lo transmiten a los hijos, pues le hablan a los infantes mientras manipulan el celular'.

ACCIONES ‘ANTIPHUBBING'

Es necesario tomar acciones en el ámbito personal y familiar para disminuir este mal hábito.

‘Debido a las necesidades de apego del ser humano, se requieren intercambios afectivos que deben ser recíprocos, los cuales merman con el uso de celulares', dice la especialista, a la vez que aconseja establecer pautas a nivel personal y entre los miembros de la familia para reducir el tiempo con artefactos electrónicos.

‘Durante la comida no se debe usar el celular, tampoco cuando hay plática familiar. Los padres pueden optar por apagarlo o ponerlo en silencio una vez llegan al hogar, y establecer un tiempo en el que los infantes manipularán los artefactos', aconseja la psicóloga.

En resumen, dice Turner, ‘es importante aceptar que la situación está ocurriendo, tener disposición de abordarla y tomar acciones'.

‘El phubbing es un fenómeno social que, si no es tratado debidamente, terminará distanciándonos más de lo que la sociedad actual lo ha hecho', puntualiza la profesional.

comments powered by Disqus