Tecnología 18/02/2016 - 12:00 a.m. jueves 18 de febrero de 2016

Una “app” panameña democratiza la mensajería

Empezó como una aplicación para ordenar comida, pero ahora es un sistema de entrega de paquetes  

‘Un mensajero personal desde tu celular', así definen sus creadores la aplicación Delivery Zone. / Aris Martínez | La Estrella de Panamá
Aris Martínez | La Estrella de Panamá

‘Un mensajero personal desde tu celular', así definen sus creadores la aplicación Delivery Zone.

Daniel M. Alarco
dmolina@laestrella.com.pa

Cruzar el Puente de las Américas y sentir la brisa de Veracruz en el rostro, con un plato de pescado frito y patacones sobre la mesa, es ya una figura clásica en el Istmo. Pero Nelson Cedeño se preguntaba cómo podía mejorar la experiencia en el restaurante de su familia.

Su cuestionamiento lo impulsaría a crear una aplicación para los meseros. ¿Por qué no tomar la orden del cliente desde un celular? El visto bueno de quienes lo rodeaban lo llevaría a seguir desarrollando la idea hasta dar a luz a Delivery Zone.

UN MENSAJERO PERSONAL

Empezaron con comidas. Le ofrecían a restaurantes que no tenían ‘delivery' una propuesta flexible de entrega con costos ‘on-demand', es decir, pagando únicamente cada vez que el motorizado encendía su vehículo y entregaba un pedido.

Pero en este ir y venir de pedidos, motos y entregas, el fundador de Delivery Zone descubrió algo en cuanto al servicio de mensajería. ‘Históricamente, se ha manejado a nivel de empresas', dice el CEO del startup panameño. ‘Vimos un potencial para desarrollar un mercado de mensajería pero a nivel personal'.

Una persona está en casa pero quiere que le lleven un producto que ha comprado en internet, un empresario debe ir al banco a pagar una factura, un estudiante necesita el cargador de su celular que olvidó en casa de su novia. ‘Descubrimos que nadie está atacando ese mercado', dice el también programador de la compañía con sede en el Centro de Innovación de Ciudad del Saber.

DEMOCRATIZAR LA MENSAJERÍA

Viendo el potencial del startup, Karina Cedeño se une al proyecto como CBO de Delivery Zone, que se lanzó en mayo del año pasado. Junto a su hermano, descubrió que incluso dentro del sector empresarial hay un mercado olvidado. ‘A nivel de empresas, solo las grandes pueden tener una mensajería porque tienes que tener la moto, el personal, toda una logística, es complicadísimo', añade el CEO. ‘Entonces, las medianas y pequeñas empresas están totalmente excluidas'.

Ese es el otro objetivo de esta joven compañía local. ‘Dicho en otras palabras, estamos tratando de democratizar el sistema de mensajería', dilucida la CBO. ‘Y que no solo piensen en mensajeros y costos altísimos, o que si no eres de una super empresa no puedes tener acceso a que alguien haga ese mandado por ti'.

TEJIENDO UNA RED DE MOTORIZADOS

Ambos jóvenes emprendedores explican que tienen dos modelos de entregas. Algunos clientes son más sensibles, les piden que manejen dinero, que vayan al banco o hagan entregas en efectivo. Para este grupo, tienen un grupo de mensajeros que pertenecen a la empresa, los motorizados internos.

Pero también hay entregas que son menos sensitivas, y ahí entra la red de motorizados que están empezando a crear. ‘Te pones en contacto con nosotros, revisamos tus documentos, hacemos un pequeño filtro y te damos una contraseña para que entres a la app de motorizados', formula Cedeño.

Ahí ven las entregas y si están por el área las realizan, recibiendo un pago semanal. Actualmente, hay cinco motorizados internos y cinco motorizados freelancers , como les dicen usualmente. ‘Es la manera que estamos buscando para expandirnos no solo en ciudad de Panamá, sino también poder llevar el modelo al interior y replicarlo incluso internacionalmente', esboza la socia de Delivery Zone.

La aplicación está disponible en Google Play y la AppStore, además de la web http://ngctechnologies.com/deliveryzone/

==========

USUARIOS

Mercado en el olvido de un zapato

El gerente de proyectos para startups del Centro de Innovación de Ciudad del Saber, Andrés León, recuerda que un día le dijeron ‘todos tenemos dos orejas y una boca, pero a veces parece que tuviésemos dos bocas y una oreja'. Cuando uno empieza a oír los problemas de la gente, del mercado que está allá afuera esperando por soluciones, descubrimos que las necesidades son quizá distintas a las que nosotros pensábamos. La Arq. Stephanie Lievano, anfititriona líder del mismo Centro, revela que aunque Delivery Zone empezó como un servicio de delivery para restaurantes desde el celular, cuando abrió el compás del mercado se dio cuenta que hay mucha gente que necesita un mensajero personal. Uno de los grupos grandes dentro de los clientes de Delivery Zone, según Lievano, son mamás que dejan zapatos en casa. Un mercado altamente difícil de intuir si no se tiene como propósito convertirse en un experto en lo que el cliente precisa.

comments powered by Disqus