Tecnología 16/05/2017 - 12:04 a.m. martes 16 de mayo de 2017

Laboratorio panameño ingresa a red del MIT

El taller equipado con herramientas de alta tecnología está en Ciudad del Saber y posee alianzas con iniciativas privadas y gubernamentales

El año pasado, en este laboratorio se desarrolló un tablero de ajedrez para personas invidentes. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

El año pasado, en este laboratorio se desarrolló un tablero de ajedrez para personas invidentes.

Anterior Siguiente

Daniel M. Alarco
dmolina@laestrella.com.pa

El laboratorio creado en Ciudad del Saber por la Asociación Ecostudio, se convirtió el pasado fin de semana en el primer taller de fabricación digital (fablab) panameño aprobado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

El espacio, ubicado en Clayton desde agosto de 2016, reúne todos los requisitos solicitados por el Center for Bits and Atoms (CBA), que forma parte del MIT e impulsor de la red global de ‘fablabs': lugares dedicados a la innovación y la invención para estimular la iniciativa empresarial local.

‘Cualquier estudiante o persona que tenga una idea, puede tener acceso a herramientas como impresoras 3D y cortadoras láser, sin tener que salir del país para capacitarse o pedir el producto ya fabricado en China', dice el arquitecto Matthew Hotsko, cofundador de Ecostudio, en una entrevista telefónica con La Estrella de Panamá .

‘Cualquier estudiante o persona que tenga una idea, puede tener acceso a herramientas como impresoras 3D y cortadoras láser, sin tener que salir del país para capacitarse o pedir el producto ya fabricado en China',

MATTHEW HOTSKO

COFUNDADOR DE ECOSTUDIO

Lo más importante, continúa el emprendedor, es que los jóvenes estén expuestos a tecnología de alta calidad y conozcan el potencial que tienen para poder crear sus propios proyectos.

‘Iniciamos este laboratorio por las constantes noticias sobre la falta de trabajadores capacitados o profesores idóneos, un problema que realmente el gobierno panameño ha tratado de cambiar pero, por varias razones, aún existe', comenta Hotsko. ‘Nuestra organización nació para apoyar estos esfuerzos', añade el arquitecto.

LA INNOVACIÓN COMO HERRAMIENTA

Ecostudio, organización creadora del primer ‘fablab' panameño —donde las personas se reúnen para compartir recursos y conocimientos, crear proyectos o hacer contactos— colabora actualmente con tres instituciones del gobierno.

El Ministerio de Educación la ha reconocido como una fundación sin fines de lucro que trabaja para el desarrollo de la educación, permitiendo la visita de estudiantes al laboratorio, localizado en el edificio 245 de Ciudad del Saber y que colabora con el Centro de Innovación (CI).

Además, el grupo posee una alianza con el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), a través de una capacitación para personas invidentes.

‘El programa ‘Visión de Esperanza' es un proyecto local que entrena a personas con discapacidad visual para que puedan trabajar como joyeros. La iniciativa es del joyero estadounidense Vernon Wilson y se lleva a cabo en nuestro fablab', detalla Hotsko.

PANAMÁ COMO PUNTO DE INVESTIGACIÓN

Una tercer alianza de Ecostudio con el Ministerio de Ambiente pretende convertir al país en un centro de investigación científica, que motive a jóvenes y expertos de todo el mundo a estudiar la biodiversidad panameña.

‘El plan de crecimiento incluye el desarrollo de ciencias para el clima específico de Panamá. Las plantas son herramientas también y si tomamos en cuenta las miles de especies que hay aquí, podemos llevarlas al laboratorio y, quizás, alguien descubra algo que no se había descubierto todavía', plantea Hotsko.

Asimismo, la organización planea trabajar con el reconocido artista Al Sprague, quien regresará al país en agosto y ha ofrecido donarles su maquinaria para fundir cobre y metal.

‘Esto significa que artistas que viajan a Colombia o México para producir su arte, podrán tener acceso a una fundición de escala comercial y podrán hacer sus obras aquí mismo', revela el cofundador de Ecostudio.

Hotsko resalta que en Panamá existen muchas iniciativas locales y grupos de talleres colaborativos de jóvenes para crear objetos o artefactos vinculados con la sociedad más que con la industria.

‘Hay muchas personas con la experiencia y la capacidad y han estado esperando o tratando de empujar el movimiento de ‘makers' en el país. El reconocimiento del CBA y el MIT, la institución que lo fundó, definitivamente alienta al movimiento aquí en Panamá', concluye el arquitecto.

comments powered by Disqus