Tecnología 19/04/2017 - 8:00 a.m. miércoles 19 de abril de 2017

La fiebre de la ciberliteratura en China

Durante un largo período, las revistas literarias desempeñaron un papel clave, pero estas perdieron protagonismo e internet tomó fuerza

La fuerza de internet surgió a finales de la década de 1990. / Shutterstock
Shutterstock

La fuerza de internet surgió a finales de la década de 1990.

Xinhua
online@laestrella.com.pa

¿Por qué la ciberliteratura tiene tanto éxito en China, y en Occidente solo ocupa una pequeña parte del mercado? ¿Qué factores permiten a esta nueva forma expresiva ganar el favor de los lectores y los comerciantes? Para responder a estas interrogantes es necesario estudiar el desarrollo de la literatura china después de la aplicación de la política de reforma y apertura al exterior.

Durante un largo período, las revistas literarias desempeñaron un papel clave en China. Eran consideradas el único medio para que la literatura convencional tuviera acogida entre los lectores y sirvieron de trampolín para que autores jóvenes talentosos alcanzaran reconocimiento.

La tendencia de la reforma y apertura ofreció nuevas oportunidades y las revistas literarias fueron perdiendo poco a poco su protagonismo. La fuerza de internet, que surgió a finales de la década de 1990, cubrió esta brecha.

La ciberliteratura, con su fácil acceso y nuevas formas de expresión, ofreció reglas inéditas para los escritores jóvenes poco conocidos y los numerosos aficionados a la literatura.

Fundado en 1997, Rongshuxia.com fue el primer sitio web de literatura en línea de China en el que los cibernautas podían publicar sus obras literarias y leer gratis. En esta plataforma crecieron muchos escritores jóvenes, como Han Han, Ning Caishen, Jin Hezai o Murong Xuecun, entre otros. Más tarde, la ciberliteratura entró en una época dorada.

Su desarrollo ha pasado de la etapa experimental y de búsqueda de identidad a una nueva de creciente mercantilización y de fundación de editoriales en línea. Este cambio no ha reducido el gran entusiasmo de los lectores.

Las obras son más apreciadas por jóvenes que viven en grandes ciudades como Beijing y Shanghai. La encuesta de Sootoo.com demuestra que el 85 % de los lectores tienen menos de 40 años, y que la mayoría de los escritores nacieron después de los años 70 u 80. Todos pertenecen a la clase media emergente.

Para los aficionados, el encanto de la ciberliteratura consiste en el pleno aprovechamiento de la interacción de los nuevos medios de comunicación. El vínculo directo entre el escritor y los lectores empieza con el proceso de creación de una obra, que no se limita a dejar comentarios a la obra publicada.

Han surgido nuevas formas literarias como, por ejemplo, la escritura colaborativa (obra creada con la participación de varios escritores, o que es continuada por un cibernauta).

En China, la microficción es otra forma literaria que goza de mucha popularidad. Igual que en Twitter, el autor debe limitar su escrito a menos de 140 carácteres. En 2012, el escritor de microficción Chen Peng se destacó con su obra Life of eilikochen.

Su colección de piezas literarias alcanzó gran éxito en internet. La forma más común de ciberliteratura china sigue siendo el estilo narrativo clásico, por ejemplo, la novela. Los cibernautas jóvenes tienen especial preferencia por las novelas de la Corte Imperial, las policíacas, las fantásticas y las de ciencia ficción.

También por las que hablan de la vida de los estudiantes, de aventuras de robo de tumbas o de asuntos históricos, entre otros temas. La cadena industrial Quien tiene éxito en internet tiene la oportunidad de explorar el mercado literario tradicional. La típica trayectoria de una obra exitosa es alcanzar primero popularidad en línea y luego tener una edición impresa.

Al final se adapta al cine, la televisión, a cómics o a juegos en línea. En pocos años, la ciberliteratura china ha formado una cadena industrial desarrollada, y el ciclo desde el éxito en la red hasta la gran promoción en el mercado es cada vez más corto.

comments powered by Disqus