Tecnología 19/06/2018 - 12:00 a.m. martes 19 de junio de 2018

Una cultura conservadora limita el aprovechamiento de la innovación

Experto chileno considera que con estructuras mucho más flexibles, Panamá podría fungir como un centro de innovación tecnológica


Anterior Siguiente

Yandira Núñez
yandira.nunez@laestrella.com.pa

Jorge Guajardo, gerente general en Panamá de la multinacional tecnológica Altiuz, manifestó que aunque Panamá cuenta con las bases para convertirse en un hub de servicios en Centroamérica y el Caribe, no lo logra porque le sucede como a muchas de las grandes compañías que tienen la intención de cambiar, pero sus estructuras no les acompañan y sus procesos son muy largos.

La firma KPMG, a través de su reporte The Fintech 100, dejó en evidencia que ninguna compañía centroamericana figura dentro de las 100 empresas globales con mejor innovación, crecimiento de capital, tecnologías y prácticas que persigan nuevos modelos comerciales.

Se trata de una realidad que contrasta con la constante apertura de sucursales en el sistema bancario, lo que debería convertirse en una oportunidad para crear nuevas experiencias. ‘Panamá debería ser el centro neurálgico desde donde se innova', destacó, pero la realidad es que la región es conservadora y existen mercados mucho más regulados y estrictos que son más innovadores, ‘acá también son estrictos, pero con una flexibilidad mayor', apuntó.

El ejecutivo con experiencia en desarrollo de negocios internacionales explicó durante una entrevista con La Estrella de Panamá que en la transformación digital lo único permanente es el cambio, visto como un proceso en el que las empresas deben abrirse a la renovación en materia ideológica, en su filosofía de negocio y en el ámbito comunicacional, para lograr el cumplimiento de las metas trazadas mediante el empleo de tecnología.

Según el gerente de la empresa chilena, en mercados más tradicionales, como la banca y las aseguradoras, las empresas suelen esperar a que los reguladores informen y den luz verde para avanzar con nuevas iniciativas, como lo es el caso de la implementación de firmas electrónicas, que aunque están reguladas desde 2012 cuando se concretó la creación de la Dirección Nacional de Firma Electrónica, no han sido aprovechadas.

‘Panamá debería ser el centro neurálgico desde donde se innova',

JORGE GUAJARDO

GERENTE REGIONAL DE ALTIUZ

En la actualidad, la necesidad de adaptarse a la cultura de transformación digital en las empresas parece inminente. Y con ello, es de obligatoriedad comprender que en un entorno con variables que entrelazan las necesidades de usuarios y/o consumidores con la correcta implementación de las tecnologías, quedarse atrás no es opción.

Y si bien los modelos organizacionales definen el funcionamiento de los procesos internos, la transformación digital debe ser el vehículo que permita la optimización de los métodos y la mejora de los resultados, ya que encierra a todas las nuevas oportunidades de estrategia de negocios que nacen con la aparición de las nuevas tecnologías.

NO A LOS SILOS

Las falencias estructurales y la falta de comunicación entre las áreas de negocio repuntan como las principales debilidades en las compañías al iniciar la transformación digital.

Según Guajardo, es fundamental que los modelos sean más horizontales y las áreas de negocio conversen para que no se conviertan en silos o unidades de negocio desconectadas sin la capacidad de entenderse.

Las estructuras demasiado conservadoras jamás serán exitosas; Guajardo reconoce que, aunque Panamá cuenta con un 84% de penetración de Internet, las entidades financieras no están sacando el máximo provecho a la oportunidad de agregar valor incluyendo a la innovación como un elemento clave en los negocios.

LA VÍA

Para el experto, aunque la gente piensa que la tecnología viene a cambiar a las personas, en realidad viene a reestructurarlas y a ‘darles un nuevo desafío'.

En este contexto, es necesario comprender a la transformación digital como un concepto y no como tecnología.

Aunque indiscutiblemente la cooperación interna es fundamental, la primera fase en el proceso de transición hacia la transformación digital es la búsqueda de un experto o partner que pueda determinar cuáles son las necesidades de la compañía, en dónde se encuentra y hacia dónde quiere llegar, hasta establecer qué quiere llevar a cabo. ‘Aunque muchas veces los negocios quieren llegar a tecnologías nuevas, no se hace de la noche a la mañana', indicó Guajardo.

De acuerdo con el ejecutivo, el líder en transformación digital designado, deberá plantear la metodología de trabajo fomentando el engranaje de todas las piezas, unificando el lenguaje y disipando los conflictos internos, además de fungir como el árbitro de todo el proceso y haciendo del colaborador una pieza clave en el cambio estructural.

 

 

comments powered by Disqus