Salud 15/03/2015 - 12:00 a.m. domingo 15 de marzo de 2015

El vestuario adecuado para hacer ejercicio

Aunque cada disciplina tiene implementos específicos, debemos tomar en consideración nuestra climatología extrema y adaptar el vestuario

Nuestro equipo debe ajustarse a la temporada climática. / Shutterstock
Shutterstock

Nuestro equipo debe ajustarse a la temporada climática.

Fernando Revuelta
frevuelta@cwpanama.net

Nuestro país cuenta con un clima caracterizado por tener una temperatura elevada de manera constante, y un alto grado de humedad durante el periodo de verano, que comprende al menos nueve meses.

La práctica de ejercicio se ve condicionada por estos presupuestos climáticos, y la elección que hagamos de nuestra vestimenta y accesorios podrá hacer la gran diferencia entre que el ejercicio sea placentero o se convierta en desagradable. Por ello, para nuestro vestuario preferiremos tejidos técnicos que nos ayuden a mantenernos frescos y eliminar el sudor, ya que las prendas de algodón absorberán gran parte de nuestra sudoración, se nos pegarán al cuerpo sintiéndose pesadas, y favorecerán la aparición de abrasiones y rozaduras. Debemos evitar así mismo prendas de plástico y buzos completos que no aumentarán el consumo de calorías y la pérdida de peso, sino que solamente provocarán una mayor deshidratación y sensación de agobio. Si tenemos que convivir con el sol, lentes oscuros y una visera son muy recomendables, así como ropas de color claro para reducir el impacto de los rayos.

CON LLUVIA

Cuando el cielo permanezca cubierto amenazando una posible lluvia, se recomienda a modo de prevención llevar un impermeable plástico con capucha. Doblado convenientemente, un impermeable deportivo ocupa muy poco espacio, es muy liviano, y se puede meter fácilmente dentro de un bolsillo o cangurera. Si cae una lluvia muy liviana, realmente no es necesario ponerse un impermeable porque con las altas temperaturas de Panamá, algo de agua siempre es refrescante y se agradece. Pero si sentimos que se va a tratar de una lluvia fuerte y constante, nos lo podemos colocar rápido sin cerrar hasta arriba la cremallera para facilitar la transpiración.

PROTECCIÓN SOLAR

El sol emite rayos ultravioleta, los cuales no pueden ser percibidos por nuestra vista, pero sí pueden causarnos enfermedades y problemas derivados de una prolongada o frecuente exposición. El algodón es el material que tendría un mejor índice de protección ultravioleta (UPF), seguido del polyester, y por último las licras y la seda.

Respecto de los colores, los más oscuros, como los negros y azules darían mayor protección contra los Rayos UV, pero por el contrario serían menos frescos que los colores claros como el blanco. Del mismo modo una prenda gruesa bloquearía más este tipo de rayos, pero definitivamente aumentaría la temperatura corporal del usuario. Hay que tener presente que casi todos los materiales al estar húmedos pierden en torno a un 50% de su protección UPF.

CLIMAS FRÍOS

Cuando se va a realizar ejercicio físico al aire libre con temperaturas bajas, hay que partir de que más ropa no es siempre sinónimo de mejor protección, ya que la ropa sobrante solo causará pesadez, incomodidad, y posiblemente extra sudoración. Se recomienda seguir la técnica de vestirse como ‘una cebolla’, por capas.

Así, la primera prenda del cuerpo sería una camiseta térmica o de algodón. Después se irían incorporando otras prendas dependiendo de la temperatura y la existencia o no de lluvia, prefiriendo tejidos transpirables.

La vestimenta se puede culminar con un cortavientos pero no es recomendable usar materiales sintéticos como el nylon directamente sobre el cuerpo, porque, además de que no es recomendable su uso como aislante, provocará sudoración excesiva. Respecto de las piernas y los brazos, si están en movimiento tendrán un mayor flujo sanguíneo y por lo tanto no estarán tan expuestos al frío como el resto del cuerpo. Si la temperatura no es tan desagradable, una buena opción en vez de llevar manga larga son los manguitos de brazo, que se pueden enrollar o volver a estirar dependiendo de la necesidad del momento. En las piernas podemos ir con pantalón largo o tipo capri que cubren solo hasta debajo de la rodilla.

Las mallas 100% de lycra se adaptan muy bien al cuerpo pero no otorgan casi protección contra el frío, siendo preferible que en su composición haya también tejidos aislantes transpirables. La cabeza y las manos suelen ser las partes del cuerpo por donde se pierde más calor si van descubiertas, y donde se puede sentir el frío con mayor intensidad. La cabeza la cubriremos con visera y, si fuera necesario, con un gorro de lana o similar.

Las manos, así mismo, con guantes de algodón o de lana fina. Como protección de la garganta, e incluso de la boca y nariz, podemos servirnos de un pañuelo de cuello tipo tubular, el cual es muy práctico y funcional.

comments powered by Disqus