Salud 22/02/2018 - 6:23 a.m. jueves 22 de febrero de 2018

Un regreso a clases saludable

Los alimentos que colocamos en la merienda y el peso de la mochila escolar son aspectos relevantes a considerar

Una merienda saludable influye positivamente en el desarrollo del estudiante y su rendimiento escolar. / Shutterstock
Shutterstock

Una merienda saludable influye positivamente en el desarrollo del estudiante y su rendimiento escolar.

Anterior Siguiente

Karen Bernal Marrugo
kbernal@laestrella.com.pa

El próximo 5 de marzo se inicia el calendario escolar 2018 para los centros educativos oficiales y particulares a lo largo del territorio nacional.

Una de las mayores preocupaciones de los padres es cómo hacer loncheras prácticas, variadas y saludables para sus hijos, especialmente para los más pequeños, ya que de ello depende en gran parte su crecimiento sano.

‘Las meriendas escolares son importantes para los niños y adolescentes debido a que se encuentran todavía en etapas de crecimiento y desarrollo. En estas etapas, las necesidades nutricionales están aumentadas, por tanto la cantidad de alimento demandada es y debe ser mayor, comparada a otras etapas de la vida', señala la licenciada en nutrición y dietética Giselle Núñez.

El rendimiento académico también está relacionado con una alimentación equilibrada. ‘No podemos dejar de lado el mayor esfuerzo físico y mental al que están expuestos los estudiantes en las jornadas escolares, por lo tanto, la merienda permite mantener estables los niveles de azúcar en sangre, recargando la energía para continuar con el proceso educativo', indica Núñez. Esto supone gran importancia, especialmente ahora que mayor cantidad de escuelas tendrán el programa de jornada extendida.

ALIMENTOS PARA UNA LONCHERA SALUDABLE

El año pasado, el Ministerio de Educación (Meduca) dictó algunas medidas para la alimentación escolar saludable por medio del resuelto ministerial No.3623 del 17 de julio del 2017, que establece una lista de alimentos permitidos dentro de los centros educativos. Además, en noviembre del mismo año pasado se sancionó la Ley 75 en la cual se refuerzan las medidas de supervisión para hacer cumplir las recomendaciones.

Basada en lo anterior, la nutricionista Núñez opina que entre el grupo de carbohidratos, se pueden incluir alimentos como palitroques, pan integral, pan tipo pita, pan michita, pan flauta, galletas de sal, galletas de avena, palomitas de maíz natural y tortillas de maíz.

Queso, yogur, leche y leches saborizadas pueden hacer parte de los lácteos de la merienda. También se pueden considerar complementos de proteína para emparedados como torta de huevo con vegetales, huevo con trocitos de queso, quesos en rebanadas, quesos untables y tuna.

También se puede incluir algún dulce. ‘No debemos olvidar que son niños', expresa. Sugiere las galletas de pasitas, un trozo de dulce casero preparado el fin de semana en casa, una pequeña porción de mantequilla de maní, duros de frutas o paletas de fruta, barritas de cereal e inclusive, esporádicamente, una bola de helado. Resalta que en ninguna lonchera debe faltar el agua.

‘Todos estos productos aparecen en lista de alimentos recomendados para venta dentro de los kioscos escolares de Meduca. Debemos ser cuidadosos con las cantidades, y en el caso que sean productos ultraprocesados (envasados), debemos mirar el etiquetado de los productos, preferir aquellos que aporten menos de 10 gramos de azúcar, 125-130 miligramos de sodio, de 0-0.5 gramos de grasa saturada por porción y comparar tamaños de porción en base al contenido nutricional', destaca.

Núñez sugiere evitar las bebidas gaseosas (sodas) y las aromatizadas (deportivas, las que tienen un elevado contenido de azúcares como el té frío, con sabor a manzana, melocotón, etc.).

Las golosinas, frutas confitadas, chocolates con adición de azúcares y bombones, también están en la lista de alimentos no recomendados, al igual que las frituras y los snacks dulces o salados envasados, con un alto contenido de sodio, azúcares y grasas.

Para la licenciada en nutrición y dietética, es fundamental que la merienda sea práctica de comer y atractiva. ‘Podríamos jugar con las formas en el pan y las frutas para que sean atractivas a los más pequeños; combinar salado con dulce y utilizar envases atractivos'.

CÓMO ELEGIR LA MOCHILA ADECUADA

Un elemento que a veces los adultos no toman en consideración, y que es determinante para la salud de los estudiantes, es el peso de la mochila escolar, que no debe exceder el 15% del peso corporal, tal como subraya la doctora Vanessa Heilbron, ortopedista y traumatóloga del Centro Médico Paitilla.

La especialista explica que el uso de una mochila escolar muy pesada hace que la espalda trate de compensar ese peso adicional y, con el tiempo, ‘excederá su capacidad de absorber el estrés agregado, causando un desbalance y una distorsión de la curvatura normal de la espalda media y baja', dice.

Lo anterior, deja como consecuencia distensiones articulares y espasmos musculares que se traducen en dolores en el cuello, hombro y espalda.

La doctora Heilbron comenta que en la actualidad se calcula que alrededor del mundo más del 50% de los estudiantes sobrepasan el peso correcto de su mochila, cargando incluso el doble.

Aunque no existen guías específicas a la hora de comprar mochilas a los niños, la doctora sugiere elegir el tamaño adecuado para la edad del estudiante (el ancho del pecho, sería la medida de comparación).

También es menester seleccionar la mochila de materiales ligeros ‘con tiras anchas para los hombros, bien acolchada y ajustable, que tenga varios compartimentos y tiras ajustables en las caderas para distribuir el peso'.

Con respecto al uso adecuado de la mochila, además de vigilar celosamente el peso, propone tener en cuenta:

- Siempre usar las dos tiras de los hombros para cargarla, en vez de una sola.

- Empacar los objetos más pesados primero para que estos queden más cerca de la espalda.

- Ajustar las tiras de la mochila para que esta se ajuste al cuerpo del estudiante, manteniéndola justo por debajo de la base del cuello y dos pulgadas por encima de la cintura.

- Vigilar la postura del estudiante: si se inclina hacia adelante para poder cargarla, quiere decir que está muy pesada.

Heilbron enfatiza que con la maleta de rueditas, el efecto es lo mismo que llevar una mochila muy pesada, ya que al levantarla, de una manera inadecuada, es riesgoso para la espalda, el codo y hombro.

‘Las meriendas escolares son importantes para los niños y adolescentes debido a que se encuentran todavía en etapas de crecimiento y desarrollo'

GISELLE NÚÑEZ

LICENCIADA EN NUTRICIÓN

EJEMPLOS DE MERIENDA

Giselle Núñez sugiere colocar alimentos saludables y variados

Emparedado de jamón y queso (agregar lechuga y tomate) + algún tipo de fruta (guineo, manzana) Y leche saborizada.

Un paquetito de galletas de sal + dip de tuna con una cucharadita de mayonesa + yogur de frutas.

Un pancake + 1 cucharadita de miel o sirope + guineo en trocitos para consumir con el pacake + 200 ml de leche.

Tortilla tipo taco con 1 cucharadita de mantequilla de maní + guineo picado en trozos + leche saborizada.

Palitroques (5 unidades) + queso tipo untable + 200 ml de néctar de fruta + 1 bola de helado.

Emparedado tipo derretido con queso + una cucharadita de mantequilla + 1 yogur de frutas + galletas de pasitas (4 unidades)

Emparedado con mantequilla de maní (1 cucharadita) + guineo en trocitos + 200 ml de leche saborizada.

comments powered by Disqus