Salud 11/05/2017 - 12:06 a.m. jueves 11 de mayo de 2017

Psoriasis, su impacto físico y mental en el paciente

Se estima que en Panamá hay unas 60 mil personas que padecen psoriasis. 

Gracias a la evolución de la medicina actualmente hay una amplia gama de tratamientos para los pacientes con psoriasis.

Gracias a la evolución de la medicina actualmente hay una amplia gama de tratamientos para los pacientes con psoriasis.

Anterior Siguiente

Yelina Pérez S.
yperez@laestrella.com.pa

La Federación Internacional de Asociaciones de Psoriasis (por sus siglas en inglés IFPA) señala que actualmente existen 125 millones de personas en todo el mundo con esta enfermedad, aproximadamente un 3% de la población mundial. Por su parte, la Fundación Psoriasis de Panamá, indica que en el país podría haber alrededor de 60 mil personas que padecen de esta dolencia.

La psoriasis con frecuencia aparece por primera vez, entre los 15 y 25 años, pero también se puede desarrollar a cualquiera edad, y se presenta tanto en hombres como en mujeres, y en todos los estratos socioeconómicos hasta llegar a impactar de manera física como mentalmente en la calidad de vida de quien la padece.

El doctor José Antonio Herrera detalla que la psoriasis es una enfermedad crónica de la piel, caracterizada principalmente por descamación e inflamación de la dermis. ‘En las personas con psoriasis, las células de la piel se renuevan mucho más rápido de lo normal (5 veces más), por lo que se acumulan en la superficie, formando lesiones costrosas, gruesas, enrojecidas, que en muchos pacientes producen picazón intensa y a veces dolor y sangrado especialmente al rascarse.

TERAPIA BIOLÓGICA

La terapia biológica consiste en usar sustancias producidas por organismos vivos –generalmente anticuerpos– para bloquear la actividad de las células inmunes involucradas en los síntomas de la psoriasis.

Según Herrera, una de las terapias biológicas más innovadoras es la molécula ustekinumab, cuyo mecanismo de acción le permite ‘reconocer', unirse e inactivar las citocinas causantes del proceso inflamatorio de la piel, impidiendo la formación de las placas y eliminando las lesiones de la psoriasis.

‘Esta alternativa de tratamiento es recomendada para pacientes con psoriasis de moderada a severa. Con más de tres mil pacientes tratados (en estudios clínicos) durante cinco años, los datos de seguridad y eficacia obtenidos demuestran que el tratamiento es bien tolerado, eficaz y seguro', añadió.

El impacto de la psoriasis influye notablemente en la calidad de vida y esto se ve reflejado en el aumento de diferentes patologías psicoactivas y sociales, y en la adquisición de hábitos perjudiciales como el tabaco o el alcohol, favorecidos por la baja autoestima y el aislamiento al que sienten sometidos los pacientes.

‘Actualmente esta enfermedad no tiene cura, sin embargo, los tratamientos para la psoriasis tienen dos objetivos principales, el primero es controlar el proceso inflamatorio de la piel para evitar la formación de placas y el segundo, es remover las costras para mejorar la condición de la piel', detalla Herrera.

SUELE CONFUNDIRSE

Por su parte Ana Teresa Meneses, directora ejecutiva de Fundación Psoriasis de Panamá, señala que se trata de una enfermedad que puede llegar a ser muy discapacitante si no es tratada a tiempo.

Meneses asegura que el 20% de los pacientes con psoriasis desarrolla artritis psoriásica, la que puede ser moderada o severa. En las formas moderadas el diagnóstico se vuelve a veces difícil porque puede confundirse con Artritis Reumatoide.

‘La artritis psoriásica puede iniciarse de forma lenta y con síntomas moderados que se controlan muy bien con antiinflamatorios pasando desapercibido su diagnóstico. En ocasiones sigue un curso progresivo que puede llevar a la incapacidad funcional', señala.

Esta enfermedad se presenta entre los 30 y 50 años y afecta por igual a hombres y mujeres. ‘Sin embargo se están presentando casos de psoriasis en los adolescentes', explica Ana Teresa Meneses.

Asegura que el paciente además de recibir tratamiento también debe ser apoyado psicológicamente y en el entorno familiar porque las personas se deprimen y a muchos les cuesta relacionarse con otras personas.

En Panamá a través de la Fundación realizan varias actividades para crear conciencia y así apoyar al paciente, detalla Meneses.

NO ES CONTAGIOSA

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria del sistema inmunológico, no contagiosa, que se caracteriza por el crecimiento anormal de las células epiteliales llamadas queratinocitos. La enfermedad se puede clasificar en leve, moderada y grave.

‘Se trata de una dolencia que tiene un impacto negativo en el bienestar emocional y físico de los pacientes', agrega Meneses.

Las personas llegan a tener hasta vergüenza asociados a las lesiones cutáneas y es un impacto muy negativo para realizar actividades sociales y laborales. Los efectos físicos y mentales de la psoriasis se han comparado a los de otras enfermedades como el cáncer, la artritis, la hipertensión, la enfermedad cardiaca, la diabetes y la depresión.

El miedo al rechazo social puede tener efecto en los pacientes con psoriasis, haciendo surgir una mala imagen de sí mismos y preocupación psicosexual, concluye meneses.

¿CÓMO AYUDAR A UN AMIGO O FAMILIAR CON PSORIASIS?

El primer paso es obtener toda la información posible acerca de la psoriasis para poder entender por lo que está pasando esa persona. Animarlo a acudir al dermatólogo para una valoración y seguimiento o solicitar ayuda a la fundaciones.

comments powered by Disqus