Salud 06/04/2018 - 12:08 p.m. viernes 6 de abril de 2018

Pausa activa para mantenerse en forma en la oficina

Una rutina corta de ejercicios desde el lugar de trabajo conlleva beneficios positivos para la salud del empleado y la economía de la empresa

Los ejercicios activan el metabolismo y ayudan a prevenir enfermedades cardíacas; además que evitan el  estrés. / Shutterstock
Shutterstock

Los ejercicios activan el metabolismo y ayudan a prevenir enfermedades cardíacas; además que evitan el  estrés.

Anterior Siguiente

Karen Bernal
kbernal@laestrella.com.pa

Implementar actividades físicas en el día a día se ha transformado en una tarea difícil de realizar. El horario laboral, las largas horas en tráfico o, simplemente, las tareas del hogar, se convierten en barreras que impiden que las personas realicen y se involucren en una vida más sana por medio de movimientos físicos. 

Pero lo anterior no es una excusa. Con la pausa activa, una rutina que incluye movilizaciones y estiramientos para el cuello, los hombros, la espalda, las manos y las piernas, así como ejercicios de respiración, fortalecimiento y gimnasia cerebral, las personas pueden ejercitarse desde su lugar de trabajo. Solo se necesitan ganas y una silla para realizar los movimientos.

Según la fisioterapeuta de Emi Panamá, Maribel Ortiz, la pausa activa ayuda a reducir el riesgo de lesión y tensión muscular, recupera la felxibilidad y la fuerza muscular y disminuye la fatiga física y mental. Además, activa la circulación saguínea y la oxigenación cerebral y muscular.

Realizar ejercicios sencillos y prácticos en el trabajo también previene el ausentismo y las incapacidades laborales, mejora el rendimiento y la productividad, al igual que previene y evita lesiones osteo-musculares. Lo anterior redunda tanto en beneficios de salud y bienestar para el empleado, como en beneficios económicos para las empresas.

Ortiz sugiere realizar un programa básico en grupo, que incluya movimientos de todo el cuerpo. y elegir un líder que se encargue de dirigir la actividad, lo cual afianzará lazos y ayudará a un mejor ambiente laboral. La rutina se debe hacer como mínimo tres veces a la semana, de 10 a 15 minutos, dependiendo de la cantidad de ejercicios, "para tener un efecto positivo y preparar el cuerpo para las tensiones musculares".

¡A levantarse del puesto!

"Las empresas cada vez más están tomando en cuenta la importancia de la actividad física entre sus colaboradores. Levantar al empleado de su puesto es lo más importante”, comenta el fisioterapia Eduardo Hernández del Centro Médico Paitilla.

Cambiar la posición constante del  lugar de trabajo (sentarte de diferentes formas), realizar estiramientos de piernas, brazos y cuello, son las recomendaciones de Hernández, indicando que hacerlo no tomará  más de 5 minutos, y evitará que acudas al  medico por problemas como rectificación del cuello, disco abombado o disco cervical herniado. 

Ortiz agrega que es necesario que dentro de la jornada de trabajo la persona pueda ponerse de pie cada hora y movilizarse, para ayudar a la circulación y a liberar las tensiones. También es fundamental mantenerse hidratado y llevar una dieta balanceada para evitar subir de peso.

Otra recomendación de Hernández para implementar las actividades físicas a la  rutina diaria incluye caminar. "Si no se cuenta con tiempo para hacer una larga caminata después del trabajo, puedes estacionar el auto a una distancia prolongada, lo cual te obliga a realizar una caminata diaria antes y después de iniciar la  jornada laboral", expresa.

Inscribirse y participar de las actividades deportivas de la empresa es otra sugerencia de Hernández. "La participación en estas actividades creará un compromiso con su  equipo de trabajo, que ayudara a forzarse a practicar, entrenar y llevar una vida saludable, sin mencionar que creará un mejor ambiente laboral", subraya. 

Otro aspecto importante es el movimiento constante de las piernas. "Estar sentados frente al computador por más de ocho horas ocasiona que el individuo tenga dificultades al momento de levantarse. El primer paso lo realiza con un molesto cojeo, producto de la inactividad", dice, advirtiendo que las personas adoptan este reflejo como algo normal sin contemplar que  es que es el primer paso para el desarrollo de problemas corporales. 

Moverse por salud

La doctora Ángela Gutiérrez, médico general del Centro Médico Paitilla, comenta que hacer actividad física, en general, no sólo contribuye a desarrollar y conservar en buen estado huesos, músculos y articulaciones, sino que también estimula el metabolismo y el sistema inmunológico, retrasa el envejecimiento y mejora el aspecto físico.

De igual forma, hacer ejercicios ayuda a regular la tensión arterial y los índices de glucosa y grasas en la sangre; además, "genera una sensación de placer, debido a que provoca una liberación de endorfinas por parte del sistema nervioso central; reduce la ansiedad y el estrés; mejora la calidad del sueño y ayuda a prevenir numerosas enfermedades", afirma la galena.

La doctora insiste en que la frecuencia recomendable es entre 3 a 5 días de la semana, por un lapso de 30 a 60 minutos al día, combinándolo con una dieta balanceada e hidratación. "Siempre, en función de las necesidades, disponibilidad de tiempo y capacidad funcional de las personas", asevera.

“Es inevitable el estrés y cansancio que generan las jornadas laborales, pero poner en práctica las actividades físicas en la rutina diaria, ayudará a disminuir estos problemas”, reflexiona.

 

 

comments powered by Disqus