Salud 26/02/2018 - 12:00 a.m. lunes 26 de febrero de 2018

La participación de los infantes en decisiones alimenticias

Profesionales aconsejan involucrar a los menores en actividades cotidianas para motivar el consumo de alimentos saludables

La formación alimenticia que se da en el hogar es la base para cuando los niños estén fuera del nido familiar.

La formación alimenticia que se da en el hogar es la base para cuando los niños estén fuera del nido familiar.

Keila E. Rojas L.
krojas@laestrella.com.pa

La obesidad y sobrepeso en niños y adolescentes continúa siendo un problema de salud en este grupo etario.

En todo el mundo, el número de lactantes y niños pequeños (de 0 a 5 años) que padecen sobrepeso u obesidad aumentó de 32 millones en 1990 a 41 millones en 2016, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ante la amenaza persistente, profesionales aconsejan a padres y tutores moldear estrategias a favor del crecimiento saludable del menor.

Involucrar a los niños en las decisiones alimenticias a tomar es una herramienta para lograr que estos consuman una dieta adecuada para su edad, evitando el sobrepeso u obesidad.

PADRES INFORMADOS

‘Ante el rechazo de los infantes por consumir alimentos con nutrientes necesarios para su edad, los padres deben informarse primero y luego tomar acciones estratégicas para motivarlos a ingerir una dieta saludable', señala la nutricionista Guadalupe M. De Gracia.

Durante la infancia los niños orientan sus preferencias dejándose llevar por sabor y placer antes que salud, por lo tanto ‘se debe llevar el mensaje de que la alimentación en ese grupo etario es esencial para un correcto crecimiento y también importante en función de prevención ante muchas enfermedades a desarrollar en edad adulta', indica Ana Lorena Cortés, dietista nutricionista.

Sea infante o adolescente, la comunicación, al igual que en otros temas, es importante. Uno de los puntos clave para que el infante comience a experimentar distintas experiencias sensoriales positivas con los alimentos, pero que regularmente no se pone en práctica, es hacerle notar que su interés y opinión son importantes para la toma de decisiones con respecto a su alimentación.

‘Se debe iniciar con enseñarle los distintos tipos de alimentos. Cuáles son los que mi cuerpo necesita, por qué los necesita, la frecuencia con la que se debe consumir y cuáles son las desventajas de consumir alimentos o productos con ‘calorías vacías' (generalmente son aquellos productos altos en calorías que no proveen ningún beneficio en cuanto a nutrientes), dice Cortés, nutricionista del Metropolitan School Of Panama.

Enfatiza que ‘es importante como padres documentarse antes de iniciar este tipo de retroalimentación para evitar alguna confusión o información errada'.

La formación alimenticia que se da en el hogar es la base para cuando los pequeños estén fuera del nido familiar, sea en el colegio, residencia de familiares u otro sitio.

‘La enseñanza debe comenzar desde que estos empiezan a comer comida sólida. En ocasiones los padres cometen el error de pensar que los niños pequeños, de uno o dos años, no comprenden lo que se les dice', indica De Gracia, en referencia al diálogo que se debe tener con los infantes sobre los alimentos que deben o no consumir.

UNA TAREA DIFÍCIL, PERO POSIBLE

Lograr que los niños consuman una dieta que aporte los nutrientes necesarios para su debido desarrollo y crecimiento resulta una tarea complicada, pero no imposible. Existen estrategias y herramientas que facilitan esta faena diaria.

La dietista nutricionista Cortés aconseja crear una lista de supermercado con los infantes.

Este primer paso es medular. ‘Aquí es donde iremos conociendo los intereses y preferencias de ello... es un momento ideal para proponer algunos cambios positivos como incluir algunas frutas y vegetales que les llamen la atención y excluir algunos alimentos calóricamente vacíos, explicándole el daño que iremos provocando a nuestros organismos si abusamos de su consumo', dice.

Preparar las comidas juntos es otra herramienta con resultados positivos. ‘En función de esta estrategia el infante conoce cómo se prepararon los alimentos, qué condimentos se utilizan (preferiblemente naturales); hasta llegan a preguntar cómo se logran ciertas texturas y presentaciones', detalla Cortés.

Evidentemente se debe evitar todo contacto con objetos o aparatos que puedan provocar un accidente (estufas encendidas, cuchillos, etc.)

Por último, Cortés aconseja comer en familia. ‘Durante la comida, el menor presencia que todos los miembros de la familia se están alimentando de la misma manera que él, de esta manera evitamos que sienta que está comiendo algo extraño'.

‘Se debe llevar el mensaje de que la alimentación en ese grupo etario es esencial para un correcto crecimiento',

ANA LORENA CORTÉS

DIETISTA NUTRICIONISTA

comments powered by Disqus