Salud 05/05/2018 - 11:13 a.m. sábado 5 de mayo de 2018

Juntos es mejor

Uno de los objetivos en la Fundación de Celiacos de Panamá es dar a conocer al público general acerca de las enfermedades ligadas con el gluten. Hoy se celebra el día del celiaco

Juntos es mejor

Vadim Cantón

Hacer ejercicios, un buen dormir, espiritualidad, relaciones sociales y alimentación adecuada son algunos de los pilares para obtener bienestar. Pero qué complicado se vuelve, cuando uno de estos pilares, la alimentación, se torna en contra tuya. O a veces esta alimentación llegue incluso a enfermarte. Esto es lo que ocurre cuando alguien padece algunas de las enfermedades o condiciones ligadas al gluten, que son la enfermedad celiaca, la intolerancia al gluten y la alergia al gluten.

Las palabras “gluten” y “enfermedad celiaca” eran muy poco conocidas en nuestro país, cuando un excelente pediatra gastroenterólogo diagnosticó a nuestro hijo de 2 años, luego de un año de diarreas, dolores abdominales y mucha preocupación. En ese tiempo, era muy difícil hacer el diagnóstico, ya que los médicos no pensaban que hubiera muchos celiacos en Panamá, así que no buscaban la enfermedad. Incluso, las pruebas había que mandarlas al exterior.

Afortunadamente, en estos once años, el conocimiento acerca de la enfermedad celiaca y las enfermedades relacionadas al gluten ha aumentado mucho. Ahora es más fácil hacer un diagnóstico y ya se sabe cómo tratarlas.

Uno de nuestros objetivos en la Fundación de Celiacos de Panamá es dar a conocer al público general acerca de estas enfermedades. La enfermedad celiaca es la más estudiada. Está catalogada dentro de las enfermedades autoinmunes, lo que significa que el cuerpo reacciona contra sí mismo, haciéndose daño. En la enfermedad celiaca, se combinan varios factores: la genética, el microbioma intestinal y la autoinmunidad al comer gluten. El celiaco tiene un gen que lo predispone a padecer la enfermedad; el que no tiene este gen, no será nunca celiaco. El microbioma intestinal está compuesto por todas las bacterias que normalmente forman parte de nuestros intestinos y cumplen funciones muchas veces desconocidas, pero beneficiosas para el cuerpo. Se cree que la persona con la genética de celiaco, puede ser que en algún momento a lo largo de su vida desarrolle la enfermedad, luego de que su flora intestinal sufre un cambio, ya sea luego de alguna infección o por el uso de antibióticos probablemente. Esto explicaría por qué alguien desarrolla los síntomas siendo un niño y otros, en la edad adulta. Cuando se desarrolla la autoinmunidad, el cuerpo produce unas sustancias inflamatorias que van poco a poco afectando al intestino. Las “vellosidades” del intestino que tienen la función de absorber los nutrientes, se van dañando y pueden destruirse totalmente. Esto lleva a los síntomas gastrointestinales de diarreas, distensión abdominal con dolor y síntomas asociados de falta de calcio, hierro, vitaminas y otros nutrientes. Y también se agregan otros síntomas fuera del intestino, como dolores de cabeza, cansancio, mente “nublada”, pérdidas de embarazos y afecciones en la piel, entre otros.

La otra condición importante es la sensibilidad al gluten no celiaca o llamada también intolerancia al gluten. Se parece a la enfermedad celiaca en que la persona tiene síntomas al comer gluten, pero se diferencian en que no tienen una condición autoinmune que afecta sus intestinos. Pero los síntomas pueden ser tan severos como en un celiaco. Por último, está la “alergia” al gluten, que se parece a las otras alergias a los alimentos, como ser alérgico a las fresas, el maní, etc.

Luego de que alguien es diagnosticado, el tratamiento es sencillo, en teoría. Debes dejar de comer cualquier alimento que tenga gluten (en Panamá, principalmente todo lo que esté hecho con harina): pan, pizzas, macarrones, galletas, pollo apanado, Nuggets. O bebidas como la cerveza y otros licores. Por otro lado, el gluten puede estar “escondido” en otros productos, ya que se usa también como un conservante y espesante: productos enlatados, sazonadores, salsa china, chocolates, helados.

Pero afortunadamente, nuestra dieta panameña de arroz, porotos y carnes, no tiene gluten. Ni la yuca, ni el maíz, ni los otoes, ñampí, etc. Ninguna carne de ningún tipo tiene gluten, pero depende de cómo la preparen y qué se le agrega. Por esto es que para los celiacos puede ser complicado comer fuera, ya que alguna comida que no tiene gluten se puede contaminar fácilmente en un restaurante (como unas papas fritas hechas en un aceite donde antes prepararon un pollo apanado).

Cuando la persona es consciente de que debe alejarse de estos alimentos para conseguir su bienestar, verá un cambio increíble en su vida y recuperará su salud.

En nuestra Fundación alentamos a nuestros allegados a seguir una dieta estricta sin gluten y los asesoramos con las dudas que puedan tener.

La Fundación De Celiacos  de Panamá atiende los sábados previa cita en clínica San Fernando norte, piso 4.  fucepa6@hotmail.com, 6618-3019, 6613-8777,.

El próximo 27 de mayo se celebrará una caminata en el Parque Omar que se iniciará a las 7:00 am. 


 

comments powered by Disqus