Salud 05/06/2018 - 12:01 a.m. martes 5 de junio de 2018

Disfunción eréctil , ‘reconocerla es el primer paso'

Se prevé que para el año 2025, el número de hombres con DE en todo el mundo aumentará a más de 300 millones. La comunicación entre parejas juega un papel fundamental

  /

Anterior Siguiente

Yelina Pérez S.
yperez@laestrella.com.pa

La disfunción eréctil (DE) es un trastorno sexual que no le permite al hombre alcanzar o mantener una erección adecuada para un desempeño sexual satisfactorio.

Un estigma que acompaña al problema es que quienes la padecen no acuden al médico por pena o vergüenza, a tal punto que se aíslan, se deprimen y esto termina afectando su autoestima e incluso empeorando el problema.

Se trata de un problema común en América Latina y que puede presentarse a toda edad, explicó el urólogo José Ardón Acosta, durante el foro educativo ‘Salud, conocimiento e innovación SCI Pfizer' 2018, realizado en Costa Rica.

En este caso, Ardón Acosta recomienda al afectado que acepte que tiene una enfermedad, deje el machismo de un lado y busque ayuda de un profesional, que es quien le brindará el tratamiento adecuado para poder llegar a una satisfacción sexual plena.

‘El sexo no tiene edad. Hoy podemos encontrar a parejas de más de 80 años que siguen disfrutando de una plenitud sexual completa, producto sencillamente de que vencieron los tabúes y no se limitaron a ideas tradicionales —de que a cierta edad esto se acaba— sino que siguen disfrutando de su vida sexual a plenitud', indicó el médico.

¿QUIÉNES LA PADECEN?

El doctor Ardón Acosta describió los factores de riesgo que influyen o impiden lograr una erección. ‘Los pacientes con hipertensión arterial, diabetes y problemas de colesterol alto se caracterizan por tener los mayores índices de DE en relación con la población general, con una prevalencia que se incrementa en función de la edad y de la duración de la enfermedad', mencionó el galeno durante el foro.

‘Los pacientes con DE y que tienen problemas de diabetes e hipertensión deben buscar medicación o hacer esfuerzos para hacer ejercicios y dieta para evitar aumentar de peso',

JOSÉ ARDÓN ACOSTA

URÓLOGO

Otros problemas que también influyen son fumar, la ingesta de bebidas alcohólicas y la falta de ejercicios que afectan directa o indirectamente los nervios y los vasos sanguíneos responsables de la erección.

‘Hay pacientes que le dicen al médico en la consulta: ‘Yo era hipertenso, pero la verdad es que dejé de tomar las pastillas porque siento que no las necesito'... Esto es un error grave, puede ser que no presente problemas en el momento, pero la persona tiene que aceptar que tiene una enfermedad y, por lo tanto, debe medicarse. No se trata del sentimiento que tenga ese día, el paciente tiene que aprender a convivir con su enfermedad y sacarle provecho', señala Ardón Acosta.

‘Los médicos especialistas en enfermedades de riesgo deben hacer eco entre sus colegas y hablar con sus pacientes de los riesgos de padecer DE, porque, al día de hoy, casi 18 años después del lanzamiento de la viagra, sigue siendo un tema tabú, que no se maneja de la manera que uno quisiera y con la celeridad que debe de tratarse', detalló el urólogo.

La pareja en este caso juega un papel fundamental, añade Ardón Acosta. ‘La mujer no debe cohibirse y debe ayudar a estimular al hombre porque la confianza es muy importante en estos casos. Las parejas deben apoyarse mutuamente', aseguró.

PROBLEMA PSICOGÉNICO O FÍSICO

La disfunción eréctil de origen psicógeno es más frecuente de lo que se cree en la actualidad y es posible que aumente en el futuro, sobre todo en hombres jóvenes, en relación con el actual estilo de vida, explicó en una monografía José María Pomerol Monseny, del Instituto de Andrología y Medicina Sexual de Barcelona, España.

Agregó que la causa más frecuente en los jóvenes es la ansiedad de rendimiento ligada a diferentes circunstancias. Otras causas vienen dadas por una mala educación sexual, por experiencias sexuales traumáticas durante la infancia, por conflictos en la relación de pareja, por situaciones estresantes de cualquier naturaleza o por trastornos psiquiátricos como la depresión, entre muchas otras.

‘La DE psicógena puede asociarse con otros trastornos de la esfera sexual, suele presentarse de forma brusca y es fácil de diagnosticar cuando existen erecciones normales de tipo involuntario o en determinadas circunstancias', agregó el médico español.

Ardón, por su parte, coincide en que este trastorno en el ámbito psicológico afecta más a los jóvenes, ya que está relacionado a la ansiedad de desempeño durante el acto sexual y por lo tanto se bloquea la erección.

LOS HOMBRES CON DE PLANIFICAN

Hay estudios que han demostrado claramente que el desempeño sexual del individuo se limita a causa de la enfermedad y respuesta sexual. ‘El paciente que no responde de forma natural sabe que va a necesitar ayuda para su respuesta sexual, por lo que comenzará a programar su vida sexual, aquí me refiero a que determina momentos, decide los días, antecede el momento sexual tomado la medicación de tal manera que al momento que sepa que va a enfrentar una relación sexual, está preparado para ello', puntualizó Ardón.

La encuesta Global sobre Hábitos Sexuales, en la que participaron 1,458 hombres que tomaban un medicamento para tratar la DE entre 40 y 70 años en Brasil, China, Italia, Japón, Rusia, Taiwán y Turquía, fue publicada en The Journal of Urology el 9 de mayo de 2016 y arrojó los siguientes resultados.

Los hombres encuestados no restringían sus actividades sexuales, sino que las planificaban de manera proactiva; cuatro de cada cinco encuestados siempre o algunas veces planificaron con anticipación un tiempo específico para tener relaciones sexuales.

Siete de cada 10 de los hombres encuestados normalmente tuvieron relaciones sexuales dentro de la hora de haber tomado el medicamento y casi todos los hombres (96%) tuvieron relaciones sexuales dentro de las cuatro horas posteriores a la administración del mismo.

La mayoría de los usuarios de medicamentos para la DE que fueron encuestados planearon un día específico de la semana (55%) y un momento específico del día (60%) para tener relaciones sexuales; además, el 71% de los usuarios de la medicación suele planear un tiempo para tener relaciones sexuales, con hasta varias horas de antelación.

Según Ardón los resultados de esta encuesta revelaron que este grupo de hombres no necesariamente busca ser sexualmente espontáneo, sino que disfrutan planificando el acto sexual y sabiendo qué esperar.

Aunque se han publicado numerosos estudios sobre el tratamiento de la disfunción eréctil, se dispone de limitada información sobre los hábitos sexuales de los hombres con este padecimiento, razón por la cual la encuesta tuvo como objetivo entender los hábitos sexuales de los pacientes y con base en ellos, ofrecer a la comunidad médica información que les permita seleccionar el medicamento que brinde la óptima atención del paciente, ya que la DE es una condición muy común y se estima que la mitad de todos los hombres entre los 40 y 70 años la tendrá en algún grado.

TRATAMIENTOS ACTUALES

Recientemente, la agencia EFE publicó que el aumento de ciclos en la terapia con ondas de choque y la embolización endovascular son dos de las novedades en los tratamientos contra la disfunción eréctil, un trastorno sexual en aumento que en 2025 afectará a unos 321 millones de hombres.

Según esta publicación, en 1996 la disfunción eréctil afectaba a unos 152 millones de hombres.

‘Las terapias de ondas de choque hasta ahora se hacían en ciclos aislados, pero con dos o tres ciclos consecutivos se logra una gran mejoría y magníficos resultados en disfunción eréctil', expuso el cirujano José Benítez, de acuerdo con EFE .

‘Son ondas de baja frecuencia e intensidad que mejoran la vascularización y los vasos sanguíneos de los cuerpos cavernosos del pene afectados por dificultades en la circulación; las ondas consiguen un caudal sanguíneo mayor para lograr una erección', explicó.

comments powered by Disqus