Salud 11/12/2017 - 12:05 a.m. lunes 11 de diciembre de 2017

La cirugía restrictiva vence la diabetes por obesidad

Esta sería la nueva alternativa de tratamiento para quienes padecen esta enfermedad crónica. Para someterse a ella es necesario cumplir una serie de requisitos previos

  /

Anterior Siguiente

Yelina Pérez S.
yperez@laestrella.com.pa

La obesidad es considerada como la epidemia del siglo XXI, así como también la responsable de un gran número de enfermedades crónico-degenerativas como la diabetes mellitus tipo 2, una enfermedad que se caracteriza por la incapacidad de las células del cuerpo de utilizar el azúcar en la sangre.

‘Cada día hay más pacientes operánandose, ya que la mayoría de los países de la región tienen programas accesibles',

ROBERTO RUMBAUT

MÉDICO

Al respecto, el presidente de la Sociedad Panameña de Endocrinología, el doctor Pablo Enrique Fletcher Vásquez, comenta que nueve de cada cien panameños tiene diabetes y cuatro de ellos no saben que tienen la enfermedad. Así mismo, el Censo de Salud Preventiva de Panamá detalla que alrededor del 13% de la población mayor de cuarenta años padece diabetes 2, la responsable de producir enfermedades cardiovasculares y más muertes prematuras en los afectados.

Aunado a este problema, el doctor Fletcher resalta que tan sólo en Panamá fallecen 1,040 personas a causa de la diabetes, además de que al Estado le cuesta entre $1,000 y $1,500 la atención de cada paciente con esta dolencia y los casos en los que se presentan otras complicaciones, como hospitalización o tratamientos renales, le cuesta al Estado unos $20,000 anuales cada uno.

Sin embargo, surge una luz al final del túnel, puesto que la medicina ha evolucionado y ha permitido a los médicos desarrollar mecanismos para que el paciente diabético obeso pueda tener una mejor calidad de vida.

Una de esas alternativas es la cirugía gástrica con grapas (restrictiva), también conocida como gastrioplastía, un tratamiento que según el doctor Roberto Rumbaut, ayuda a contrarrestar la diabetes 2, que está cobrando la vida de unos 415 millones de personas en el mundo. No obstante, los médicos aclaran que esta opción terapéutica no es para todos los pacientes que padecen la enfermedad, ya que una persona delgada con diabetes no podría someterse a este tipo de cirugía, cuya finalidad es reducir el estómago para limitar la cantidad de alimento que la persona puede ingerir.

‘Actualmente, existen dos técnicas quirúrgicas: la cirugía gástrica restrictiva, un tipo de cirugía bariátrica o cirugía para bajar de peso que limita la cantidad de alimentos que puede comer. Esta cirugía puede usarse para tratar la obesidad grave cuando la dieta, la actividad física y los medicamentos no han dado el resultado esperado', explica Rumbaut.

También está la cirugía malabsortiva, que no es más que un procedimiento mixto restrictivo-malabsortivo que, además de reducir la capacidad gástrica, altera la continuidad gástrica normal e interrumpe la absorción de los nutrientes y alimentos ingeridos. El bypass gástrico es uno de los procedimientos más usados actualmente a través de esta técnica, resalta Rumbaut.

ES SEGURA Y CONFIABLE

Rumbaut añade que la cirugía con grapa es la más segura, así como también las técnicas anestésicas que se implementan durante el procedimiento quirúrgico en pacientes obesos —con un índice de masa corporal (IMC) mayor de 30— y con menos de diez años de ser diabéticos. ‘Cada día hay más pacientes operánandose, ya que la mayoría de los países de la región tienen programas accesibles en los sistemas de salud estatal para realizar este tipo de cirugías', apunta el médico mexicano.

‘En muchos países se contempla la aplicación de la cirugía gástrica como una alternativa para prevenir la diabetes 2, puesto que antes se reservaba sólo como una cirugía cosmética en hospitales privados, pero todo eso ha cambiado', dice.

Agrega que se trata de una cirugía que ayuda eficazmente al paciente obeso con diabetes. ‘Sabemos que las personas con obesidad mórbida tienen pocas probabilidades de bajar con dietas saludables o ejercicios y es por ello que esta alternativa los puede ayudar a tener un peso normal y una calidad de vida mejor a la anterior'.

Coloca como ejemplo que él mismo (Rumbaut), hace quince años se hizo un baypass gástrico, bajó unas 106 libras (48 kilos) y puede comer de todo, pero en cantidades pequeñas.

La Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda la cirugía bariátrica para el tratamiento de pacientes con IMC mayor de 35 kg/m2sc.

En el estudio Stampede publicado en febrero del 2017 en la revista New England Journal of Medicine se compararon los resultados que tuvieron en el control de la glucosa los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 con tratamiento médico intensivo (dieta, ejercicio e hipoglucemiantes orales) contra los pacientes con tratamiento quirúrgico (manga gástrica y bypass gástrico) en donde el 45 % de los pacientes que recibieron tratamiento quirúrgico tuvieron una remisión total de la enfermedad comparado contra menos del 2% de los pacientes que recibieron tratamiento médico intensivo.

OTROS TRATAMIENTOS Y PREVENCIÓN

Para quienes llevan un tratamiento controlado y quizás no puedan someterse a una cirugía restrictiva también tienen una buena noticia porque la Dirección Nacional de Farmacia y Drogas del Ministerio de Salud de Panamá aprobó recientemente la comercialización de empagliflozina, un tratamiento de prescripción médica que controla los niveles de glucosa o azúcar en la sangre y reduce las hospitalizaciones y la mortalidad de pacientes con enfermedades cardiovasculares causadas por la diabetes mellitus tipo 2, enfermedad cuyo tratamiento asciende a los $673,000 millones, lo que representa un 12% del gasto global en salud, destacó Fletcher.

Rumbaut concluye que si esta epidemia continúa, para el 2022 habrá más niños obesos que niños con desnutrición en el mundo y la única forma de evitar o retrasar la aparición de esta dolencia y sus complicaciones es la prevención. Pero, ¿de qué forma? Comiendo alimentos saludables y altos en fibra, evitando alimentos altos en carbohidratos como refrescos y bebidas azucaradas, realizando actividades físicas y, por supuesto, visitar al médico periódicamente.

comments powered by Disqus