Salud 16/03/2017 - 12:04 a.m. jueves 16 de marzo de 2017

Células que evitan combatir el cáncer

La investigadora Sandra López-Vergès publicó un artículo científico identificando un tipo de linfocitos que obstaculiza la inmunoterapia

La investigadora Sandra López-Vergès es doctora en microbiología y virología. / Archivo
Archivo

La investigadora Sandra López-Vergès es doctora en microbiología y virología.

Anterior Siguiente

Daniel M. Alarco
dmolina@laestrella.com.pa

La Dra. Sandra López-Vergès, investigadora en Salud del Instituto Conmemorativo Gorgas (ICGES) publicó recientemente una investigación sobre células antitumorales en la renombrada revista Nature Medicine .

Luego de varios experimentos, detalla el artículo, los científicos descubrieron que el cáncer provoca una reacción tan fuerte en un tipo de células que estas en lugar de combatir la enfermedad inhiben la respuesta anticancerígena del cuerpo humano, permitiendo que la enfermedad avance.

‘Estos estudios científicos se realizaron durante unos 7 años y se siguieron unas 100 semanas varios pacientes con cáncer de ovario', dice a La Estrella de Panamá la Dra. López-Vergès, autora del artículo titulado ‘Una distinta población de células linfoides innatas regula las células T asociadas al tumor', una investigación transnacional en conjunto con Alemania, Canadá y Estados Unidos.

Según Arturo Rebollón, del Registro Nacional de Cáncer de Panamá (RNCP), en 2013 murieron 60 mujeres por este tipo de cáncer en el país.

CÉLULAS TUMORALES

Para realizar los experimentos de la investigación en la que participó la Dra. López-Vergès, el equipo de científicos extrajo células del tumor en pacientes con cáncer de ovario.

En el tejido que recubre el tumor se encuentran varias células del sistema inmune, entre ellas dos tipos de linfocitos: las células T y las células NK ( Natural Killers ), que los científicos pusieron en cultivo.

60

FALLECIDAS POR CÁNCER DE OVARIO

Según Arturo Rebollón del Registro Nacional de Cáncer de Panamá (RNCP) en 2013 murieron 60 mujeres por este tipo de cáncer en el país (74% de letalidad). Ese año 82 casos fueron diagnosticados.

Este cultivo hizo que las células T antitumorales se multiplicaran, así que los expertos las reinsertaron en las pacientes a fin de combatir las células dañinas que quedan al extirpar un tumor.

Después de este procedimiento llamado inmunoterapia, las pacientes lograron eliminar las células tumorales que habían quedado en su cuerpo y pasaron más tiempo —unos 20 meses— sin que el tumor crezca otra vez.

‘Dos años sin que te regresen los tumores a partir de un solo tratamiento, es buenísimo. No parece mucho, pero cuando padeces de cáncer, la escala es totalmente distinta: cada mes en cáncer es un logro, es ganarle a la enfermedad', indica López-Vergès, quien es doctora en virología y microbiología.

CÉLULAS NK REGULADORAS

Sin embargo, otras pacientes no reaccionaron de igual forma al mismo tratamiento.

Cuando los científicos extrajeron el medio tumoral en este segundo grupo de pacientes, vieron que habían pocas células T antitumorales y muchas células NK.

Al reinsertar la mezcla al paciente, esta no combatía las células tumorales y el tumor volvía a crecer.

Cuando los expertos analizaron qué tipos de células NK eran, se dieron cuenta que habían NK tradicionales —es decir, las que combaten regularmente un mal— y un grupo que identificaron como ‘NK reguladoras', que tenían una reacción peculiar.

En ese momento se dio el descubrimiento del grupo transnacional de científicos: debido al microclima cancerígeno, las células ‘NK reguladoras' reaccionan de una forma tan violenta que destruyen todo; incluso impiden que las células T antitumorales se multipliquen.

¿Qué hicieron? Manteniendo la mezcla in vitro —es decir, fuera del paciente— se separaron las células NK de las células T, para ayudar a estas últimas a crecer.

Eventualmente, las células T crecieron sin ningún problema, pero la mezcla no se reinsertó en las pacientes, ya que esto representaría la primera fase clínica de esta novedosa investigación.

Sin embargo, se trata de un trabajo que marca la pauta para próximos estudios.

FUTURO CIENTÍFICO LOCAL

La Dra. López-Vergès comenta que antes no se utilizaba la respuesta inmune del cuerpo para combatir el cáncer porque solo se hacía quimioterapia o radioterapia para completar la cirugía y se veía si se eliminaban las células cancerígenas.

Pero como muchas personas no respondían a estos tratamientos o los efectos secundarios eran muy fuertes, se introdujo la inmunoterapia, que es más específica y que aún requiere más estudios clínicos.

‘Creo que aunque en Panamá no se están haciendo estudios clínicos, ya tenemos la capacidad para hacerlo: tenemos expertos clínicos en cáncer en el Hospital Oncológico, expertos científicos en ICGES e INDICASAT, PhDs becados por Senacyt que estarían interesados y científicos básicos', advierte la investigadora del ICGES, cuya especialidad es la virología básica y la inmunología de las células NK.

El estudio científico que ella publicó recientemente en Nature Medicine el pasado febrero, lo empezó cuando cursaba su post-doctorado.

‘Como hay muy pocas personas que trabajan sobre células NK humanas, cuando los científicos de Canadá se dieron cuenta que tenían que lidiar con estos linfocitos, nos contactaron. Así que Panamá tiene la capacidad para emprender un estudio clínico', concluye la Dra. López-Vergès, miembro del Sistema Nacional de Investigación (SNI) de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt).

comments powered by Disqus