Salud 27/09/2017 - 12:04 a.m. miércoles 27 de septiembre de 2017

Beneficios emocionales de una vida activa

La actividad física contribuye al desarrollo social de los jóvenes. Especialista apunta también las ventajas físicas del ejercicio

  /

Keila E. Rojas L.
krojas@laestrella.com.pa

Obesidad, enfermedades del corazón y colesterol alto, en el aspecto físico, y en el área emocional una vida inactiva puede ocasionar el aumento de sentimientos de depresión y ansiedad entre otras secuelas.

‘La actividad física se ha asociado a efectos psicológicos beneficiosos en los jóvenes',

ERIC J. DÍAZ PINO

MÉDICO PEDIATRA

Ante la continua amenaza de los efectos de una vida inactiva, no solo en los adultos, si no también en infantes y adolescentes, Eric J. Díaz Pino, médico pediatra y Presidente de la Sociedad Panameña de Pediatría explica los beneficios emocionales que esta ofrece, además de los niveles recomendados de actividad física para la salud.

La tendencia actual en la infancia y la adolescencia es a moverse cada vez menos. Si se suman las horas de clase en el colegio, las de sueño nocturno, las que se emplean en los deberes y viendo la televisión o jugando con pantallas de ordenador, celulares o video juegos, los niños pasan muchas más horas en un estado de inactividad física que en movimiento.

Así que, lo primero, es reducir al mínimo las actividades sedentarias a menos de dos horas diarias.

ACTIVIDAD FÍSICA RECOMENDADA

Para los niños y jóvenes entre 5 y 17 años, la actividad física representa juegos, deportes, actividades recreativas y ejercicios programados en un contexto escolar, familiar o comunitario, detalla Díaz, presidente de los Consultorios Médicos San Judas Tadeo.

Si la persona busca mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea además de reducir el riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles, el profesional recomienda que entre las edades de 5 a 17 años (niños y adolescentes sanos) se inviertan como mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa.

Asegura que ‘la actividad física por un tiempo superior a 60 minutos diarios reportará un beneficio aún mayor para la salud'.

En el caso de los niños y jóvenes inactivos, recomienda el médico pediatra, un aumento progresivo de la actividad para alcanzar finalmente el objetivo.

‘Lo ideal es iniciar con una actividad ligera y aumentar gradualmente con el tiempo la duración, la frecuencia y la intensidad', dice.

BENEFICIOS EMOCIONALES

‘La actividad física se ha asociado a efectos psicológicos beneficiosos en los jóvenes, gracias a un mejor control de la ansiedad y la depresión', dice Díaz.

Añade que ‘también contribuye al desarrollo social de los jóvenes, pues les da la oportunidad de expresarse y fomenta la autoconfianza, la interacción social y la integración'.

El médico explica que estudios sugieren que ‘los jóvenes activos pueden adoptar con más facilidad otros comportamientos saludables, como evitar el consumo de tabaco, alcohol y drogas, y tienen mejor rendimiento escolar'.

comments powered by Disqus