Salud 19/06/2018 - 12:00 a.m. martes 19 de junio de 2018

Alternativas para el control integral del dolor

Controlar el dolor en un 50% significa que el tratamiento es un éxito. En muchos de los casos, las personas retoman sus actividades que antes no podían realizar

El 2.4% de la población está predispuesta a tener dolor crónico. / Shutterstock
Shutterstock

El 2.4% de la población está predispuesta a tener dolor crónico.

Anterior Siguiente

Yelina Pérez S.
yperez@laestrella.com.pa

Años atrás, los signos vitales en medicina solo se medían a través de la presión arterial, el pulso, la frecuencia respiratoria y la temperatura. Sin embargo, hoy por hoy el dolor es considerado como el quinto signo vital y, por ende, debe ser considerado, medido y registrado. ‘El dolor hay que manejarlo de forma integral porque no sólo es físico, sino que implica otras dimensiones que van desde lo psicológico, emocional, social, familiar, espiritual... por lo que hay que buscar más allá de un simple dolor', afirmó la médica fisiatra Nelva E. Vallarino B., durante el Foro Salud Conocimiento e Innovación de Pfizer realizado en Costa Rica.

TERAPIAS ALTERNATIVAS

Las terapias complementarias y alternativas son aquellas que se utilizan conjuntamente con la medicina convencional

Estas son herramientas que pueden desempeñar alguna función en un programa de tratamiento integral diseñado por el paciente y el profesional de la salud. Algunos ejemplos de terapia complementaria son: masajes, musicoterapia, técnicas de reducción de estrés, acupuntura, meditación, relajación, aromaterapia, yoga, terapia de arte.

Estas terapias son comúnmente usadas por los pacientes oncológicos para mejorar su calidad de vida, reducir los efectos adversos derivados del tratamiento e incrementar la sensación de control y manejo sobre su enfermedad, así como aumentar su bienestar general.

A través de terapias alternativas se aplica también la educación como una herramienta fundamental para ayudar al paciente a entender el problema del dolor y a comprender que su intensidad se puede modular con su aporte emocional y psicológico.

La doctora agrega que el dolor es una experiencia personal y por lo tanto cada persona lo siente de manera particular. ‘A pesar de que muchos pacientes sufren dolor, son pocos los profesionales de la medicina que emplean de manera sistemática escalas de medición del dolor para su mejor abordaje terapéutico y, por tanto, ese dolor puede llegar a ser un síntoma mal diagnosticado', expresó la galena panameña durante el foro.

ESCALA NUMÉRICA PARA MEDIR EL DOLOR

Es sabido que el dolor no surge por sí solo, sino que implica una serie de factores como el estrés, sueño no reparador, ansiedad, fatiga, baja autoestima, depresión, aislamiento social, todos ellos provocan que aumente el cortisol (hormona esteroidea) y provoque una baja en la autoestima. De ahí la necesidad de realizar una valoración integral del dolor a toda persona con presencia o riesgo de padecer dolor mediante un enfoque sistemático y con el uso de herramientas validadas como la escala numérica para medirlo.

‘La escala numérica juega un papel fundamental a la hora de valorar el dolor, porque existen casos en los que el paciente no puede expresar o decir lo que siente, ya sea que se encuentre en una ciudad donde no puede comunicarse adecuadamente con el médico tratante porque no hablan el mismo idioma, entonces a través de la señalización el paciente ayudará al médico localizar ese dolor, y a medida que el paciente va diciendo dónde le duele se llega a la causa de fondo', expresó la fisiatra, quien anotó que ‘a los niños, el adulto mayor e incluso una persona analfabeta le cuesta decir exactamente dónde tiene el dolor y a través de señas se puede llegar a él, porque el dolor es una alarma de que puede existir una enfermedad'.

La especialista recomienda a los médicos en general y a todo el personal de la salud que se eduquen sobre el tema porque de esta forma podrán atender o dar los primeros auxilios a una persona que llegue con alguna patología con las preguntas adecuadas como: ¿cuándo comenzó ese dolor?,¿dónde está localizado? Si el médico le brinda toda la importancia a ese síntoma como tal, podrá hallar la causa y así evitar complicaciones futuras del paciente.

Una escala que mide el dolor de manera efectiva es la llamada escala visual analógica (EVA), creada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). ‘Es una herramienta muy sencilla que evalúa el dolor del 1 al 10 para, así, cuantificar la intensidad y el tipo de dolor de cada paciente. Una de las mejores escalas que mejorará la atención de muchos enfermos en el mundo', sentenció la galena.

‘Hay que aclarar que así como los seres humanos no somos iguales, nuestro dolor tampoco',

NELVA E. VALLARINO B.

FISIATRA

La fisiatra indicó que el 80% de las consultas médicas por algún tipo de dolor crónico es atendida en el ámbito de la atención primaria y no en unidades especializadas de dolor. La especialista agregó que se han visto casos de pacientes que han llegado a suicidarse porque no se les trata a tiempo.

‘Hay que hablar desde el principio cuando hay dolor porque existen casos en los que se dan mal los diagnósticos. Sin embargo, el 10% de los pacientes que llegan a un hospital con dolor crónico utilizan la escala EVA', acotó.

También resaltó que la queja de muchas personas que acuden a los hospitales con dolor es que son tratadas por sus patologías, pero no por su dolor.

La doctora añadió que afortunadamente existe un arsenal terapéutico para un manejo digno de estos pacientes, desde terapias sencillas orales y manejo de terapia multimodales hasta terapias mínimamente invasivas en pacientes con dolor severo.

 

comments powered by Disqus