Planeta 21/02/2018 - 6:30 a.m. miércoles 21 de febrero de 2018

Tres últimos años han sido los más calurosos de la historia

El año pasado la temperatura media en la superficie del planeta fue 1,1 grados superior a la de la época preindustrial

Expertos señalan que se deben facilitar las políticas ambientales. / Shutterstock
Shutterstock

Expertos señalan que se deben facilitar las políticas ambientales.

Xinhua
online@laestrella.com.pa

Los años 2015, 2016 y 2017 han sido los tres periodos más calurosos desde que existen registros, de acuerdo con datos de la Organización Meteorológica Mundial.

Tan sólo el año pasado la temperatura media en la superficie del planeta fue 1,1 grados superior a la de la época preindustrial, de 1880 a 1900, informó hoy la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Los expertos coinciden en que si sobrepasamos dos grados puede haber cambios irreversibles en el sistema climático, y hay proyecciones de hasta cuatro grados", afirmó Paulina Ordóñez, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

Por ello, dijo la experta, lo más importante de estos datos es la tendencia, que es creciente desde que hay registros. La temperatura es muy superior a la de la era preindustrial, y durante la década actual el calentamiento es bastante fuerte.

En la historia del planeta se tienen registros de cambios climáticos naturales que tuvieron una transición lenta en comparación del cambio climático actual, que es muy abrupto.

Ordóñez destacó que en nuestra época vivimos con la emisión de gases de efecto invernadero como una situación normal, pero no lo es, "es un fenómeno nuevo de nuestra era" .

Pese al escenario, la universitaria consideró que aún estamos a tiempo de revertir la tendencia. "Todo depende de nosotros. Hay ciertos gases que permanecerán en la atmósfera aunque dejáramos de emitirlos, pero pueden para al cabo de los años.

Está en nuestras manos evitar llegar a los dos grados y disminuir las cifras actuales", refirió. Esto depende de facilitar las políticas ambientales, pero también de los ciudadanos, de nuestra voluntad, de poner nuestro granito de arena usando bicicleta y separando la basura, por ejemplo, concluyó Ordóñez.