Planeta 25/02/2018 - 12:01 a.m. domingo 25 de febrero de 2018

La tenencia de perros agresivos, a regulación

Una iniciativa legislativa promueve imponer multas de entre $50 y $500 a propietarios de perros potencialmente peligrosos que no acojan medidas de seguridad. Contempla, además, normas de protección para estos canes

Doberman

Doberman

Anterior Siguiente

Marlene Testa
mtesta@laestrella.com.pa

La muerte de una enfermera en el distrito de Agualdulce, en Coclé, por lesiones causadas por un pitbull motivó la creación de una iniciativa legislativa para regular la tenencia permanente y transitoria de perros considerados ‘potencialmente peligrosos'.

El diputado Noriel Salerno, proponente del Proyecto de Ley 281, era vecino de la víctima. ‘Yo me quedé con eso en la cabeza', dijo el político. Así que se dedicó a desarrollar este proyecto usando referencias legales y consultas con organizaciones relacionadas con los canes.

La exposición de motivos del proyecto asegura que esta raza es inmune al dolor. Y cuando se le castiga por mordeduras no obedece, por el contrario continúa haciéndolo con más tenacidad. Su comportamiento implica una especie de sevicia frente a la sangre. Los pitbull cuando muerden sienten la sangre y se ensañan hasta ocasionar la muerte, continúa el documento.

Los propietarios de estos perros deben ser comprometidos con su crianza y adiestramiento para evitar que produzcan daños y lesiones graves a terceras personas y hasta a sus propios dueños. ‘No saber cómo controlarlos puede causar problemas a su dueño y a terceras personas y generar lesiones graves e incluso la muerte a una persona atacada', añade la exposición de motivos .

Estos canes, al deambular sin correas y sin bozal en sitios de recreación pública, provocan riesgos a la vida e integridad de las personas, la salud pública y hasta el bienestar de los propios animales. Esto es consecuencia de la irresponsabilidad de los propietarios y de las autoridades, asevera el documento que se encuentra en la agenda de discusión legislativa desde el pasado miércoles.

LOS PITBULL

Por sus condiciones genéticas, un perro de la raza american pitbull terrier tiende a la agresividad. Es peor aún uno acostumbrado a cohabitar en un departamento porque en su tiempo de salida desbordará la energía acumulada. Este escenario provocará situaciones de agresividad contra otros animales y hasta con su propio dueño, sustenta la exposición de motivos del Proyecto Ley 281.

Por su potente mordida, un ejemplar de esta raza puede causar graves lesiones, más aún si son manejados por personas que no le han proporcionado un debido adiestramiento, corrobora el veterinario de la clínica Knino, Miguel González. ‘No todos tienen la capacidad para tener este tipo de perros', añadió el médico.

Los perros ‘potencialmente peligrosos' son aquellos que tienen una estructura y masa corporal capaz de infundir daños graves a otros seres, pero esta cualidad no es solo de una raza en particular. Entre las razas consideradas potencialmente peligrosas, el médico menciona al mastín napolitano, pitbull, braco, pastor alemán, chow chow, doberman y rottweiler, entre otros. El proyecto, además, contempla a los akita inu, american staffordshire, bullmastif, dogo argentino, dogo de burdeos, fila brasileño, gran perro japonés, presa canario y staffordshire bull terrier.

Los pitbull, en particular, no son perros malos, aunque tengan la capacidad de producir lesiones graves, aclaró el veterinario. Los problemas de esta raza provienen de su origen. Por su aspecto físico, fueron creados para peleas, para cuidar rebaños, cazar jabalíes, y animales de gran tamaño.

‘Ese era su fin. Pero, fueron evolucionando y sus criadores han intentado que ese gen recesivo de agresividad vaya desapareciendo', aseguró el veterinario.

Pero, además, señala que es más letal la mordida de un perro con esas características que la de uno más pequeño. ‘No es lo mismo que un pitbull, rottweiler o pastor alemán muerda a una persona que un chihuahua, salchicha o poodle', advierte el médico.

Esto, sin embargo, no quiere decir que este tipo de perros no pueda vivir en sociedad. González asegura que no considera ‘descabellado' el proyecto, ya que la Ley debe contemplar cursos obligatorios para saber cómo manejar a estos perros para que puedan vivir en sociedad.

REGISTRO DE PROPIETARIOS

Este proyecto también consagra medidas para proteger a los perros de maltratos domésticos. La propuesta busca crear un registro de propietarios de ‘perros potencialmente peligrosos '.

La tenencia de perros entonces estaría sujeta a su inscripción —antes de los tres meses de vida— en un registro municipal.

El Ministerio de Seguridad, por su parte, deberá exigir la inscripción e identificación de los perros de la Fuerza Pública y de otras instituciones estatales.

Los municipios donde sean registrados los canes entregarán un instructivo de crianza y prevención de accidentes para su adiestramiento y sociabilización.

Cualquier incidente producido por un perro que sea conocido por las autoridades administrativas o judiciales debe constar en su hoja de registro.

Al mismo tiempo, los responsables del registro deben notificar de cualquier situación adversa que se haya registrado con el perro para que las autoridades puedan valorarlo en caso de adopción de sanciones u otro tipo de medida.

La pérdida, cesión, robo o muerte del perro también debe ser reportada en su hoja registral. Se debe también identificar mediante un chip o tatuaje al perro.

SEGURIDAD PÚBLICA

En los espacios públicos, ese tipo de perros debe usar correa, cadena, collar y bozal. De esta última regla estarán exentos los canes usados como guardias en explotaciones agrarias, para manejo de ganado y para actividades cinegenéticas. Excluidos estarán, asimismo, los perros que participen en pruebas deportivas autorizadas y supervisadas por autoridades competentes.

El propietario debe tomar medidas de seguridad y prevención que impidan que su perro se escape o sobrepase el hocico del inmueble donde se aloja. Queda, además, prohibido el abandono de las razas consideradas como ‘potencialmente peligrosas y agresivas'.

El perro cuyo lugar de residencia habitual no esté dentro del territorio nacional igual quedará sujeto a esta legislación.

La inobservancia de las normativas establecidas implicarían multas que van desde $50 hasta $500. La reincidencia será penada con el doble del máximo de la multa. A los propietarios que no cumplan con lo establecido en esta normativa se les podría incluso decomisar el perro.

El dueño de un perro es responsable de los daños que cause aunque se haya soltado o extraviado salvo que no pueda imputársele la culpabilidad.

Las gobernaciones y los municipios serían autoridades que darían cumplimiento a la presente Ley, en caso que sea aprobada.

El Órgano Ejecutivo, por su parte, deberá efectuar las adecuaciones presupuestarias necesarias para la aplicación en caso de que sea aprobada.

‘La Ley debe contemplar cursos obligatorios para saber cómo manejar a estos perros para que puedan vivir en sociedad',

MIGUEL GONZÁLEZ,

MÉDICO VETERINARIO

comments powered by Disqus