Planeta 13/07/2017 - 7:39 p.m. jueves 13 de julio de 2017

Proyecto de rescate de manglar de David  va por premios  verde

El proyecto panameño Bosques y Flora se encuentra entre los 30 finalistas del premio Latinoamérica Verde

Se ha capacitado a un grupo de familias de pescadores en las diferentes técnicas de restauración de manglar. / Proyecto Bosques y Flora
Proyecto Bosques y Flora

Se ha capacitado a un grupo de familias de pescadores en las diferentes técnicas de restauración de manglar.

Anterior Siguiente

Mirta Rodríguez P.
mrodriguez@laestrella.com.pa

El proyecto  Bosques y Flora, enfocado en la restauración y recuperación de los manglares de las ciénegas  en el distrito de David,   provincia de  Chiriquí,  se encuentra entre las 30  iniciativas que  compiten por los premios Latinoamérica Verde 2017 y ayer se encontraba en  la posición 10 como finalista. 

 Los premios Latinoamérica Verde, que recibió 500 propuestas, reconoce las mejores  iniciativas ambientales y sociales de la región. Además del proyecto Bosques y Flora hay otras cuatro propuestas de Panamá, pero que están por  debajo de la posición 300.

 Los 30 finalistas compiten por el primer lugar en cada una de las 10 categorías: Agua, biodiversidad, fauna, bosques y flora; desarrollo humano, inclusión social y reducción de la desigualdad, energía, finanzas sostenibles, gestión urbana, manejo de residuos sólidos, océanos, producción y consumo responsable.

La votación online concluye el 27  de julio y los interesados pueden emitir su voto en el sitio: http://www.premioslatinoamericaverde.com/.

José Alberto Berdiales es el impulsor del proyecto Bosques y  Flora, que busca  recuperar  los  bosques de ciénaga de  los alrededores del puerto Pedregal, en el distrito de David,  que entre  1960 y 1970, fueron deforestados para diferentes usos.

En la zona desembocan los ríos platanal, Chiriquí nuevo, estero Filomena y río Chico, que tienen aproximadamente unas 1,800 hectáreas, pero un 70% se encuentra plagado del helecho negra jorra  (Acrostichum aureum), luego de la deforestación del manglar. 

“Debido a la deforestación de estos árboles de mangle piñuelo y alcornoque, el ecosistema del bosque de ciénaga se desequilibró ecológicamente, permitiendo que la especie de negra jorra tuviera un desarrollo más agresivo repoblando todo la  ciénaga tanto en claro como debajo del dosel del bosque. El desarrollo de esta planta, no permite que las demás especies de árboles puedan crecer y desarrollarse, debido a que su crecimiento es más rápido”, explicó Berdiales. 

De acuerdo con el especialista en manglares, a la fecha se han restaurado unas 50 hectáreas, localizadas al frente del río Platanal. “La recuperación de las  50 hectáreas es solo una punta de lanza de la cual se ha tenido muy buenos resultado hasta la fecha”, manifestó el líder conservacionista.

No obstante señaló, que como parte del proyecto, en  la comunidad de Pedregal también se ha capacitado a un grupo de pescadores  conformados por unas 13 familias de diferentes edades (20 a 70 años) entre hombres y mujeres,  en las diferentes técnicas de restauración de manglar, con el fin de recuperar este ecosistema de bosque de ciénaga. 

Entre las diferentes actividades realizadas se pueden mencionar: la recolección de semillas, selección de rodales semilleros, clasificación de las semillas, confección y construcción del vivero de mangle.

Dentro del vivero se realizan labores como:  selección del fango apropiado para las especies que se van a sembrar, siembra de las semillas, seguimiento y manejo del crecimiento de los plantones, entre otras.

 Para la reforestación de la zona se ha estado usando la especie de mangle piñuelo, que demora unos 45 días en creer en el vivero desde la siembra de la semilla hasta convertirse en una planta de 30 centímetros.

Antes de llevar las plantas de mangle piñuelo, indica, los pescadores del área limpian con machete la zona de manglar, afectado con la negra jorra, ya que vuelve a crecer al mes aproximadamente. 

Para Berdiales es  muy difícil este trabajo debido a que no se sabe con exactitud cuándo y en qué lugar hay nidos de avispas. Durante la limpieza,  no se  cortan algunos arbolitos que se encuentran vivos producto de la regeneración natural.

“Estos guerreros pescadores limpian una hectárea por día debido a es muy agotador, ya que las mareas crecen y se presentan condiciones de humedad y desplazamiento del lodo. La hoja del helecho se deja en el suelo con la finalidad de que sirva de nutriente”, expresó Berdiales.

Los arbolitos de mangle piñuelo son transportados en bote al sitio seleccionado. Se llevan aproximadamente unas 700 plantas por viaje y es la  cantidad, que se necesita para sembrar una hectárea.

Las plantas son introducidas en bandejas plásticas para facilitar su desplazamiento en el manglar. 

La reforestación se realiza cuando las mareas están bajas subiendo o altas bajando.
Los trabajos de reforestación tienen aproximadamente tres años, los árboles de mangle piñuelo han alcanzado alturas de tres metros aproximadamente, contó Berdiales.

Se ha controlado la  negra jorra y durante los tres años la regeneración natural de las diferentes especies de árboles y arbustos han crecido normalmente.

“El grupo de pescadores se encuentran bien comprometido con estas actividades debido que al proteger la ciénaga se mantiene el equilibro ecológico donde se reproducen y crecen diferentes especies de peces, cangrejos, mamíferos, aves, reptiles, entre otros”, dijo Berdiales.

Considera  que sería de gran importancia que el Ministerio de Ambiente incluyera la zona   como parte de la Alianza del Millón, el programa de reforestación que impulsa el Gobierno.

Gustavo Manrique - presidente de Soluciones Ambientales Totales (Sambito), organizadora de los premios Latinoamérica Verde- dijo que los  proyectos finalistas  serán exhibidos en Guayaquil, Ecuador, del 22 al 24 de agosto, este último día será la fecha de premiación.

comments powered by Disqus