Planeta 22/11/2014 - 12:00 a.m. sábado 22 de noviembre de 2014

Parque Chagres, sitio turístico de Panamá para el mundo

Activistas impulsan el turismo comunitario en Quebrada Ancha #2 con el fin de resaltar los recursos naturales del sitio

Para llegar hasta el proyecto de turismo en Quebrada Ancha #2 hay que atravesar el lago Alhajuelas. / Alvin García | El Siglo
Alvin García | El Siglo

Para llegar hasta el proyecto de turismo en Quebrada Ancha #2 hay que atravesar el lago Alhajuelas.

Anterior Siguiente

Mirta Rodríguez P.
mrodriguez@laestrella.com.pa

El Parque Nacional Chagres (PNCH) tiene una extensión territorial de 129 mil hectáreas, y está ubicado en el sector oriental del Canal de Panamá, entre las provincias de Panamá y Colón. Es una reserva natural creada hace 28 años (1985) con el propósito primordial de conservar los bosques, la biodiversidad y la salud del río Chagres y sus afluentes para garantizar la cantidad y calidad del suministro de agua a miles de panameños para sus distintos usos.

Pero, además de proveer de ese servicio básico a la población panameña, el río Chagres también permite disfrutar de la belleza paisajística, el legado histórico y riqueza cultural del (PNCH) iniguables; bondades que están siendo aprovechadas por las comunidades asentadas a sus orillas, del lado de lago Alajuela, mediante el turismo comunitario.

Quebrada Ancha es una de esas comunidades que apuesta por armonizar los recursos naturales con los pobladores que viven dentro y en los alrededores de las áreas protegidas. Y lo hacen a través de actividades de educación ambiental, ecoturismo, microempresas comunitarias (zoocriaderos, viveros y artesanías con especies nativas (flora y fauna), por mencionar algunas). Esto con el objetivo de obtener beneficios sociales y económicos, con miras a lograr un desarrollo sostenible en la zona, informó Rosamaría Guerra, presidenta de la Fundación Chagres.

El organismo apoya el desarrollo ecoturístico de la región mediante el Fondo Chagres y está integrado por diversas instituciones gubernamentales y privadas del país.

EL RECORRIDO

La comunidad de Quebrada Ancha está localizada a una hora de la ciudad capital. Por ser un área habitada antes de la creación del parque nacional, ha sido divida en tres áreas de uso: La Zona Cultural Activa, la Zona de Uso Intensivo (de uso público y administrativo) y la Zona de Uso Especial (Quebrada Ancha #2), nuestro destino. Se trata un área donde se permite el desarrollo de actividades agrícolas y forestales y pecuarias, pero con la aplicación de técnicas de producción limpia y amigables con el ambiente.

Para llegar hasta allá viajamos aproximadamente una hora por carretera, hasta el puerto Nuevo Vigía. Partimos de la Tumba Muerto a las 8:30 de la mañana y a eso de las 9:30 ya estábamos en el lugar. Allí, los miembros del Comité Turístico del parque esperaban con botes a los más de 60 visitantes que íbamos hacia el sitio ecoturístico para participar de las actividades de la develación de la placa que marcaba el inicio de la puesta en marcha del proyecto y observar los avances de la obra.

NATURALEZA Y TRADICIÓN: LA AVENTURA TURÍSTICA

Ya sentados, los guías nos entregaron salvavidas para mayor seguridad. La mañana estaba poco soleada y el agua verde oliva del lago Alajuela parecía tragarse los follajes de bosques primarios, conformado por especies como cuipo y barrigón entre otros, y cuyas siluetas solo eran distorsionadas por las olas que producían los botes y las gotas de agua que salpicaban nuestros rostos, pero que no nos impidieron disfrutar del hermoso paisaje que esconde este paraje natural. Las golondrinas, las mariposas, las garzas blancas nos acompañaron durante los 25 minutos que tomó la travesía por los 58 kilómetros del lago hasta la orilla de Quebrada Ancha #2.

El río Chagres y sus numerosos afluentes (entre estos el lago Alajuela) constituyen el hábitat de más de 59 especies de peces de agua dulce y en sus aguas vive el gato de agua junto a babillos y cocodrilos. La riqueza de fauna es también notable con 638 ejemplares de vertebrados terrestres, entre ellas 351 aves, destaca un informe de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM).

En el sitio ecoturístico, el sonido de la brisa entre los árboles y de los animales fue invadido por el bullicio de las personas que habitan la zona. —Ellos les darán la bienvenida— dijo Adrián, uno de los guías y miembros de la fundación.

Las voces eran las de un grupo de niños ataviados con sus vestidos típicos y que al unísono gritaron —¡bienvenidos!— mientras se preparaban para compartir sus costumbres, sus bailes típicos, su comida y su cultura.

‘Los bailes típicos y las presentaciones teatrales, representadas por los niños proyectan la conservación de la naturaleza y son uno de los atractivos del lugar’, dijo Guerra, destacando que el calor humano es una de las cualidades que caracteriza a los habitantes de esta región.

‘A estos niños tenemos que felicitarlos por la gran proyección que tienen. Tenemos que llevarlos a Panamá’, agregó Guido Rodríguez, también miembro de la fundación, mientras animaba el evento.

El Comité de Turismo también ofrecen un tour a los visitantes que deseen recorrer los parajes de esa importante reserva natural que contribuye a la preservación del principal afluente histórico y socioeconómico de Panamá: el río Chagres; en cuyos valles se forjaron culturas prehispánicas y fue punto de encuentro para nuestros antepasados de Norte y Suramérica. El 40% del agua para el funcionamiento del Canal de Panamá y el 80% del agua para el uso doméstico de la mitad de la población del país provienen del río.

Agustín Núñez, Esteban y Norma Ballesteros, miembros del comité de turismo, aseguran que la travesía por los senderos es uno de los principales atractivos que ofrece la comunidad a los visitantes tanto nacionales como extranjeros. Entre los más gustados está el sendero del Camino Real, el cual precisamente marcó el inicio de proyectos de turismo sostenible en la comunidad; así como también del Comité de Turismo de Quebrada Ancha #2, conformado por siete estaciones: apicultura, agropecuarias, avistamiento de aves, observación de flora y fauna nativa. El recorrido de ambos senderos suma más de mil kilómetros.

La obra consiste en un local para presentaciones artísticas y eventos, así como también una cocina, iglesia y baños para los turistas que deseen pasar un día o una noche en el lugar. Según Guerra, por el momento no cuentan con infraestructura para alojar a los visitantes pero para los que quieran quedarse los residentes les ofrecen hospedajes o pueden llevar sus tiendas de campañas y colocarlas en el sitio.

Las actividades de la inauguración de las obras construidas con el Fondo de la Fundación Chagres se extendieron hasta casi las tres de la tarde y ni la pertinaz llovizna que calló sobre la zona impidió lo programado. Nuevamente, algunas de las mariposas y las aves nos acompañaron a nuestro regreso, pero en menor número, puesto que la lluvia parecía haberlas obligado a resguardarse más temprano de lo usual entre los bosques de una de las reservas más importantes del país: El Parque Nacional Chagres.

comments powered by Disqus