Planeta 22/07/2017 - 12:06 a.m. sábado 22 de julio de 2017

Panamá, laboratorio de éxito para proyecto de rescate de anfibios

Científicos del Smithsonian y representantes de MiAmbiente constataron y dieron seguimiento al avance de los ensayos de liberación de las ranas en cautiverio 

Los visitantes observaron los ensayos de liberación de las ranas. / STRI
STRI

Los visitantes observaron los ensayos de liberación de las ranas.

Mileika Lasso
mlasso@laestrella.com.pa

Como parte del Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá (PARC, por sus siglas en inglés), científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) y representantes del Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) visitaron la Reserva del Valle del Mamoní para dar seguimiento a los ensayos de liberación e investigación de las ranas ante el contagio del hongo quítrido ( Batrachochytrium dendrobatidis ).

SEGUIMIENTO CIENTÍFICO

La mortandad de anfibios registrada en 2006 fue alarmante

El letal hongo quítrido para los anfibios se detectó en la provincia de Coclé en 2006, ahora este mortal patógeno se ha desplazando a las provincias de Panamá, específicamente en el sector Este y Darién, amenazando los anfibios de estas áreas.

Durante la visita, los especialistas constataron que en la reserva natural se alcanzaron importante hitos en la implementación del plan, señaló el Smithsonian.

El PARC se puso en marcha en 2009, luego de que en 2006 se redujo la población de anfibios en El Valle de Antón, provincia de Coclé, por la mortalidad causada del hongo quítrido.

Este hongo afecta la piel de los anfibios, descompensando sus niveles de sal y ocasionándoles ataques al corazón.

Hasta 2015, el PARC contaba con unas 700 ranas de seis especies distintas, cinco de las cuales ya se están reproduciendo, de manera exitosa, en cautiverio.

HALLAZGOS

Para el primer ensayo, inicialmente los estudiantes panameños de doctorado de Virginia Tech, Daniel Medina y Angie Estrada, mantuvieron las ranas dentro de encierros en la reserva para protegerlas de depredadores, obtener muestras y determinar si estaban infectadas por el hongo quítrido.

En un segundo ensayo de liberación, Blake Klocke, estudiante de doctorado del Smithsonian-Mason School of Conservation de George Mason University, liberó las ranas arlequín limosa, además de otras ranas, para determinar si era relevante mantenerlas en encierros antes de soltarlas.

Antes de su liberación, algunas ranas fueron equipadas con radiotransmisores que permitieron seguir sus movimientos y estimar el tamaño de sus territorios.

Por medio de los radiotransmisores, los representantes de STRI y MiAmbiente constataron la efectividad de la herramienta tecnológica, aplicada a la investigación científica, pues fue posible seguir los movimientos de las pequeñas ranas, mientras que aquellas sin radiotransmisores fueron más difíciles de observar.

Hasta el momento de la visita, las ranas se han mantenido cerca del punto de liberación. Sin embargo, con los datos que se recaban, los investigadores esperan coordinar una futura dispersión, por la supervivencia de las mismas.

Los estudiantes de Virginia Tech demostraron cómo obtienen las mediciones del tamaño y peso de las ranas y cómo colectan muestras de su piel para la detección del hongo quítrido.

Con la visita se constata el alcance de un hito en la implementación del PARC, ya que es la primera vez que Panamá cuenta con un proyecto de conservación de anfibios, indicó Juan Maté, gerente para asuntos y operaciones científicas del STRI.

Roberto Ibáñez, investigador panameño y director del PARC, explicó que el resultado de los ensayos servirá para guiar los esfuerzos futuros tendientes a restablecer las poblaciones de ciertas especies de ranas en sitios donde han disminuido o desaparecido, pues el mismo ha promovido la investigación y el manejo de las ranas en su hábitat, así como fuera de él.

ORIGEN DEL PARC

El PARC cuenta con dos instalaciones, el Zoológico El Níspero, en El Valle de Antón, provincia de Coclé, y en Gamboa, en la Cuenca del Canal de Panamá.

En 2007, la instalación PARC en El Valle recibió las primeras ranas rescatadas, que temporalmente se habían mantenido en el Hotel Campestre.

En 2009, esta instalación en El Valle se incorpora al proyecto marco del PARC, donde su operación se mantiene desde el Zoológico El Níspero.

Ese mismo año surge PARC de Gamboa, en el Parque Municipal Summit, antes de reubicarse a su ubicación actual en 2012, con la finalidad de mejorar y expandir la capacidad existente para la conservación ex situ de anfibios y crear una salvaguarda adicional en un segundo sitio.

El proyecto PARC se caracteriza por ser el resultado del esfuerzo mancomunado de múltiples organizaciones y gran número de personas que, a través de los años, han contribuido a la conservación de los anfibios de Panamá.

comments powered by Disqus