Salud 30/11/2014 - 12:00 a.m. domingo 30 de noviembre de 2014

¿A qué hora debe uno ejercitarse?

La mayoría de los deportistas y personas que se ejercitan en nuestro país acostumbran escoger los horarios de sus prácticas

Hacer ejercicio es saludable.

Hacer ejercicio es saludable.

Fernando Revuelta
frevuelta@cwpanama.net

En nuestro país, la alta temperatura y grado de humedad que se mantienen casi constantes a lo largo del año, obligan a los deportistas que practican al aire libre (especialmente en disciplinas de fondo) a madrugar en exceso con el objetivo de realizar la mayor parte de sus prácticas sin la presencia de sol.

Siguiendo esta tendencia, muchas competencias así mismo tienen horarios de inicio en la madrugada, como las maratones y carreras de fondo que tradicionalmente comienzan a las 4.30 o 5.00 a.m., en plena oscuridad. Ello provoca que los participantes tengan que levantarse con un mínimo de tres horas de antelación para ingerir y digerir los alimentos que les proporcionen una carga adicional de energía.

Si un deportista, por ejemplo, va a participar en un maratón que arranca a las 4:30 de la madrugada, debería interrumpir su fase de sueño y entrar en vigilia a la 1:30 a.m.

Obviamente, una persona que no esté acostumbrado a esa rutina, se sentirá desubicado. Su cerebro no podrá activar eficientemente su organismo, debido a la alteración tan drástica de los ritmos circadianos. Por eso es recomendable adoptar el hábito del ejercicio con aterioridad, de tal manera que el organismo se vaya adaptando paulatinamente a desprenderse de su periodo de vigilia horas antes de lo habitual, para que dos o tres horas después pueda estar lo más activado posible.

CUANTO ANTES MEJOR

Las horas de la madrugada, entre 5 y 7 a.m., son las preferidas mayormente por los deportistas panameños para el inicio de sus rutinas. Ello permite entrenar cuando el sol está oculto o comenzando a despuntar, con una temperatura inferior a cuando el mismo ya se coloca en el horizonte.

Obviamente hay que tener fuerza de voluntad para levantarse de noche, sobre todo durante los fines de semana, pero diversos estudios señalan que en la mañana el organismo está más descansado y con energía.

Por experiencia propia, el cumplir con la rutina de ejercicio programada temprano suscita una sensación similar a la del estudiante que ‘ya ha hecho sus deberes’, y uno se deja de preocupar el resto del día de si su jornada de trabajo se alargará, de si aparecerá la típica tormenta vespertina, o de si otros eventos le harán alterar o tener que suspender su entrenamiento.

MÁS VALE TARDE QUE NUNCA

La mayoría de los deportistas que, por lo general, entrenan en horas de la tarde y de la noche, lo hacen debido a la imposibilidad de realizarlo a otras horas más tempranas, aunque siempre hay personas que, si bien podrían hacerlo de madrugada, se sienten más activas y con energía una vez que el cuerpo ya alcanzó su funcionalidad máxima. Ciertos fisiólogos afirman que es a las 5 o 6 p.m. cuando un deportista tiene capacidad para desarrollar su potencial físico a la máxima expresión, pero son todavía pocos los eventos deportivos en Panamá que los organizadores programan en horas vespertinas.

Adicional, hay que tener en cuenta que después de realizar ejercicio físico, y más si este es intenso, el cuerpo va a demorar varias horas en reducir su nivel de tensión y poder entrar en una fase satisfactoria de sueño.

LOS DEPORTISTAS HABLAN

El atleta Anel Grimaldo prefiere entrenar de madrugada, pero las obligaciones familiares y laborales generalmente se lo impiden salvo los fines de semana. ‘Me gusta entrenar comenzando la mañana porque consumo mejor el día. Me da la impresión de que el día se pasa más largo, y por ende siento que vivo más. Salgo de eso temprano y tengo la noche para poder hacer otras cosas, como cine, teatro, fiestas, reuniones, o ver tv. No lo hago tanto como me gustaría por no tener tiempo, pero creo en el 2015 podré mudarme más cerca de mi trabajo y así hacer ejercicio temprano’, comentó.

‘Yo entreno temprano en la mañana, cerca de las 5:30 a.m., porque si el día presenta cosas inesperadas ya se hizo el trabajo; si te ejercitas a esa hora no importa lo que suceda después de las 8.00 a.m., ya entrenaste’, afirma el empresario de medios de prensa deportivos Iván Rodríguez. ‘Además el degaste del día de trabajo hace que me sienta bastante cansado después de las 6.00 p.m., y no me dan ganas de ejercitarme a esa hora’.

Para el fondista Davis Sánchez en cambio la noche es su aliada. ‘Correr por la noche para mi es un gran beneficio extra para la salud. El hacerlo impacta de forma completa en mi cuerpo, y me siento en plena energía a esas horas, incluso suele ser un liberador de estrés. Correr de noche no significa un castigo por no tener oportunidad de hacerlo en otro horario, al contrario, es una ayuda para liberarnos de las tensiones que se acumulan por nuestras tareas diarias, en especial para las personas que tenemos un horario laboral de 8.00 a.m. a 5:00 p.m. Correr de noche te brinda energía, bienestar físico y mental, pero sobre todo, al terminar de correr, obtienes también otro beneficio placentero: un sueño profundo’, indica.

comments powered by Disqus