Gastronomía 08/01/2017 - 12:00 a.m. domingo 8 de enero de 2017

Vestidos para cenar

Así que... suprimamos los manteles. Y se suprimen, Y la gente no dice nada, seguramente porque tampoco los usa en casa

EFE
online@laestrella.com.pa

En los tiempos en que Rudyard Kipling, primer inglés galardonado con el Premio Nobel de Literatura (1907), era el destacado cronista de la India británica, los funcionarios ingleses destinados allí, cuando era la hora de cenar, se ponían su esmoquin aunque el compatriota más cercano estuviese a 200 millas.

Vamos, que en su tienda de campaña se vestían para cenar casi como si lo hicieran en Buckingham Palace. Ellos representaban al Reino Unido, y lo hacían veinticuatro horas al día, full time. Y, por supuesto, si ellos se ponían de gala para cenar, todo lo demás corría la misma suerte.

Quiero decir que también se vestía de gala la mesa para la cena del mensahib. Mantelería, vajilla, cubertería y cristalería debían estar a la altura que merecía el representante de la Corona. Probablemente fuese la cena en sí lo que no estuviese a esa altura, pero era algo anecdótico.

Antes, y no hace tanto tiempo, la gente se vestía según las normas de la elegancia para ir a la ópera, al teatro... y para cenar, entre otras cosas. Las formas se cuidaban muchísimo. El vestido de las mesas, también. Incluso excesivamente.

Todos hemos visto mesas que nos recuerdan aquel ‘éstos son mis poderes' que espetó el cardenal Cisneros, regente de Castilla, a los nobles castellanos que osaron pedirle cuentas. Solo que, en estos casos, esos ‘poderes' no son piezas de artillería, sino copas, vasos, cubiertos, manteles...

En aquellas cenas (o comidas, llámenlas como quieran) con elevado número de comensales sería imposible cambiar el servicio plato a plato, así que sobre el mantel se exhibían todos los platos, cubiertos y copas necesarios para todo el menú. Naturalmente, la cosa tenía consecuencias.

Todavía en tiempos no muy lejanos se enseñaba a quien temía azorarse ante la exhibición de cubertería que debía ir usando los cubiertos ‘de fuera adentro', así como se le explicaba qué copa correspondía a cada vino. Ya decimos: excesivo, seguramente.

Pero de eso a lo de hoy, cuando ni el comensal ni la mesa se visten... No diré nada, aunque me encantaría, de cómo procede cada cual en su casa. Pero sí de la, al parecer, imparable tendencia de los restaurantes a prescindir del atrezzo de mesa.

Empezando por el mantel. Yo entiendo que este es un capítulo caro. Una mantelería como es debido, de hilo o de algodón, tiene un precio... y un solo uso. Cada día ha de ir a la lavandería, sea propia (raro) sea ajena. Eso también cuesta dinero. Y hoy se trata de recortar gastos.

Así que... suprimamos los manteles. Y se suprimen, Y la gente no dice nada, seguramente porque tampoco los usa en casa. Como mucho, un mantelito individual, de plástico. O de papel. Desechable, en cualquier caso.

Ahora la tendencia es promocionar lo que se ha dado en llamar finger food , comer con los dedos. Hay cosas que hay que comer sin cubiertos, es verdad; pero son las menos. Por otro lado, las culturas en las que se come con la mano han establecido un protocolo para ello tan rígido como el de un comedor londinense de la época victoriana: no vale agarrar la comida a mano llena. Hay normas.

A mí me gusta una mesa vestida. Con muletón, mantel y servilletas. Todavía no se me ha olvidado qué cubierto es para qué, ni qué copa va con éste u otro vino. Y me gusta comer sentado a la mesa, no ante la tele con una bandeja. En suma: me sigue gustando mucho ese savoir faire. Lástima que esté en riesgo de extinción.

ESPECIALISTA GASTRONÓMICO

comments powered by Disqus