Gastronomía 22/04/2018 - 12:01 a.m. domingo 22 de abril de 2018

Nuevos bombones

Oro Moreno presentó nuevas propuestas de sabores, tan tradicionales como inesperadas en un nuevo punto de ventas

  /

Anterior Siguiente Fotos Previas Fotos Próximas

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

Oro Moreno lleva ya cinco años en el mercado panameño como la marca pionera de chocolate artesanal panameño. Su slogan ‘Panamá en un bombón' habla por sí solo, pues ah sabido esmerarse en buscar sabores y mezclas no solo muy propias del país, sino sorprendentes al paladar.

Así se dieron a conocer no tanto por los bombones rellenos de maracuyá, coco o ron, sino más bien por los de ají chombo y, sobre todo, los de culantro.

Una invitación para conocer los nuevos bombones de la marca, pues no es para dejar pasar. La cita fue en Amazonia, un acogedor café - vivero dedicado a las orquídeas que acoge desde esemomento a Oro Moreno como lugar de ventas.

Yoshiris Peña, emprendedora y creadora de la marca atendió a un selecto grupo de invitados especiales y medios de comunicación. Allí, acompañados con una copa de vino espumoso, se inició la degustación.

‘Los bombones de Oro Moreno son pintados a mano uno por uno', dice Peña, llena de orgullo mientras nos ofrece el primer bombón, decorado con tonos amarillos y naranjas con algunas manchas chocolates.

Bombón en mano, todos a la vez lo llevamos a la boca.

‘¿De qué sabor es?', pregunta Yoshiris, mientras los presentes buscamos alguna referencia en nuestra memoria.

‘Pixbae', dice uno de los invitados, mientras los demás no contienen el gesto de sorpresa. con el nombre vienen todas las referencias. Claro, pixbae... , la mezcla tiene un sabor sutil, pero que no pasa desapercibido.

‘Esta nueva colección está llena de emociones, queríamos confundir al cerebro', dice la anfitriona. ‘Si tuviésemos los elementos en un fondue no escogeríamos estos sabores que tenemos, hubiésemos ido por lo tradicional, pero es momento de agregar nuevos sabores al paladar', dice, a medida que recibimos el segundo bombón.

El silencio se apodera de la sala que busca, algunas pistas en su paladar. Tiene sal, pero ¿qué más?...

Del fondo del salón se escucha ¡otoe!, y es cierto. El bombón contiene chips de otoe, un sabor absolutamente inesperado, pero entrañable.

Peña aprovecha para reiterar que sus bombones no están hechos con conservantes ni sabores artificiales. No hay conservantes ni sabores artificiales. ‘Estos bombones son el resultado de los mejores ingredientes y la técnica del chocolatier', asegura.

Un bombón con pintas rosa y lila es el siguiente. Su sabor es dulce, este es más sencillo de ubicar. Tiene canela y una dulzura sutil, del merengue.

Llega el próximo, cuadrado y con pintas amarillas y blancas. Nada más morderlo y reconocer el curry y coco de nuestra cocina afroantillana.

‘Hay que atreverse, abrir los sentidos, darle gusto al paladar pero sin abrumarlo', dice Yoshiris, quien considera que Oro Moreno ha logrado reconocimientos no solo por la calidad de sus productos sino por el cariño que hay detrás.

Una gran prueba de fuego fue la producción de 7,200 bombones para una sola orden. Estos serían entregados a los invitados especiales a la inauguración del canal Ampliado.

Pero la emprendedora está consciente de que no ha sido nada fácil.

‘No queremos hacer bombones con almendras aunque venderíamos mucho más, queremos un producto que hable del país, queremos ser los principales promotores del producto panameño.

Para esta actividad se requiere de toda una plataforma que abarca desde el apoyo a los productores de cacao y la capacitación de profesionales chocolatiers pues buscar uno en Panamá es como buscar ‘astronautas'.

Llega el útlimo bombón de la noche, una canastita con elementos crocantes. Su contenido es más fácil de adivinar. Son salados y crocantes, son chips de plátano.

Lo que impulsa a Yoshiris a presentar estos sabores innovadores es la ‘curiosidad por hacer algo diferente, además, todos los países se diferencian, tienen un bombón que los caracteriza y comienzas a buscar…', dice.

Al principio todos pensaban que un bombón con culantro era una locura. ‘Ahora es un motivo de orgullo, una caja de bombones es una caja llena de sorpresas', asegura.

Y estas sorpresas no acaban, para Yoshiris quedan todavía muchos bombones que crear y muchos otros planes futuros como una escuela de chocolatiers, un museo del cacao o la ruta del cacao, no hay muchas cosas tan populares como el chocolate. A Nueve de cada 10 personas les gusta el chocolate y la décima, casi siempre miente', dice Yoshiris.

comments powered by Disqus