Gastronomía 24/06/2018 - 12:01 a.m. domingo 24 de junio de 2018

La dulzura de nuestra biodiversidad

LUnos cuarenta perfiles de sabor pueden ser apreciados en las Miel Boqueteña. La diversidad de vegetación y microclimas son los cómplices de las abejas

Emily Haworth en su local en Boquete

Emily Haworth en su local en Boquete

Anterior Siguiente Fotos Previas Fotos Próximas

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

Hace unos cinco años atrás la botánica escocesa Emily Haworth fue atraída a Boquete por la promesa de su café. En busca de formas de mejorar los rendimientos de sus cafetales se interesó en el papel que las abejas tienen como polinizadoras y decidió criar algunas colmenas de abejas, cosa que no le era ajena.

‘Persuadí a un apicultor que me vendiera un par de colmenas. Fui muy ingenua, en ese momento no sabía que se trataba de abejas africanizadas, y eventualmente tuve que contratarlo para que me ayudara porque nadie solo puede manejar una colmena de africanizadas', revela.

Hoy cuenta esta anécdota desde la sala de degustaciones que tiene su negocio Miel Boqueteña by Boquete Bees, espacio desde donde clientes lugareños, panameños y turistas, animados por sus hermosas orquídeas, su mariposario y una interesante explicación de cómo la biodiversidad boqueteña hace posible que en un radio de acción no tan grande, se puedan producir mieles con perfiles de sabor tan diferentes y exóticos, llegan a su local.

Todavía recuerda la primera miel que probó de sus abejas ‘era de un amarillo muy espléndido, pero que dejaba ver unos rayos verdosos a través de la luz'. cuando la probó, su asombro fue mayor. Su sabor era muy dulce, extraordinario, pero cuando probé las de otras colmenas me di cuenta que el sabor era muy diferente, a pesar de que provenían de la misma granja', detalla.

El interés de Emily creció y decidió establecer colmenas en distintos lugares, a alturas diferentes teniendo en mente que en Boquete es fácil hallarse en ecosistemas muy diferentes con biodiversidades únicas.

‘Puse algunas de mis abejas en lugares muy altos, algunas en elevaciones medianas y en elevaciones bajas, lugares secos , prados con diferentes tipos de árboles en muy diferentes tipos de lugares', explica.

El resultado no dejó de ser asombroso. Hace un par de años Haworth contaba con mieles de unos 20 perfiles distintos de sabor. Este año, asegura haber diferenciado unos 40, aunque el resultado depende mucho del año y cómo el clima y los cambios en el medioambiente influyen en el comportamiento de las abejas.

‘Desafortunadamente el clima ha hecho variar los patrones de las flores, se ha vuelto mucho más complicado que como solía ser, pero nos las arreglamos para lograr una miel increíblemente dulce y alta en fructosa', asegura.

Haworth ha desarrollado una rueda de perfiles de sabor de sus mieles exóticas que ayudan a identificar sus características y cada una de sus mieles tiene un nombre que las identifica.

Algunas son cítricas, mientras que otras tienen toques florales, unas incluso cuentan con sabores especiados. y como para los gusto, son los sabores, les aseguramos encontrará su favorita.

LA MIEL Y LA COMUNIDAD

Los usos medicinales de la miel son conocidos desde hace siglos, y en ambientes rurales es común su uso. Las colmenas no son algo ajeno en poblaciones dedicadas a la agricultura. ‘La miel con limón y aloe vera es un remedio utilizado por los lugareños para combatir el cáncer. La usas también para los resfriados, protege contra las bacterias, ayuda a cicatrizar las heridas. Mucha gente viene aquí a comprar miel cruda y siguen regresando porque les funciona', dice Haworth.

Su uso es también frecuente por curanderos, y no es de extrañarse pues dependiendo de su procedencia, trae consigo sustancias de los árboles y flores que hay alrededor. Otro detalle es que la miel se compone en gran porcentaje de fructosa y glucosa, sustancias que las células humanas siempre tienen en demanda, lo que hace que cualquier sustancia que esté incluida en la miel tendrá un efecto potenciado.

Adicional a las mieles puras, Haworth ha desarrollado algunos productos con agregados como jengibre, lavanda y camomila, cacao o ají picante.

Otro producto que tiene una gran aceptación es la miel en crema, que es un producto de cristales más pequeños y que es batida. Por último, está la miel con panal, perferida para decorar o para comer como si fuese un trozo de caramelo.

El uso de la miel es tradicional en culturas como la china, la judía y la musulmana, lo que hace a estos grupos humanos unos ‘excelentes clientes'.

Para los seguidores del islam, la miel es muy importante ya que el Coran dedica varios versículos a este remedio natural que además encuentran en Boquete de colores y sabores diversos:

‘Tu Señor le ha inspirado a la abeja: ‘Construye moradas en las montañas, en los árboles, y también en las estructuras que erige el hombre. Luego, come de todo tipo de frutos y anda dócilmente por los caminos de tu Señor'. De su vientre sale un jarabe de color diverso que contiene una cura para los hombres. Ciertamente hay en ello un signo para gente que reflexiona' (Corán: 16:68-69).

UNA ACTIVIDAD DEMANDANTE

Haworth asegura que al año sus abejas producen entre 10 y 12 toneladas de miel, cantidad que quisiera incrementar porque ‘este es un producto tan bueno que lo que se produzca, lo puedo vender', aunque reconoce que para mantener la calidad y los buenos resultados no se puede descuidar, debe estar al frente ella misma y se trata de un trabajo muy pesado.

En estos años la experiencia le ha demostrado que no puede confiar en cualquiera, y que no todos tienen buenas intenciones y que probablemente las abejas son mucho más perceptivas que las propias personas.

‘Las abejas pueden percibir fácilmente a la gente problemática y son quienes usualmente se llevan más piquetes', sostiene.

El papel de las abejas en la naturaleza es trascendental. Son las principales polinizadoras, muy importantes para la reproducción de flores y plantas que son la base de nuestros alimentos y del aire que respiramos. Si no tuviésemos esos distintos tipos de abejas, con su especialización,no podríamos tener los árboles, pulmones de la Tierra y generar oxígeno para poder vivir.

Para conocer más sobre las abejas ha tenido que leer e investigar mucho, así como observar y, sobre todo, tomar notas de todo.

Por ello, Emily se siente muy orgullosa de contar con unas 30 millones de abejas en pleno verano, repartidas en todo el distrito de Boquete.

Pero está consciente de que hay que cuidar mucho la salud de las abejas y el medioambiente. ‘Por el momento la salud de las abejas en Boquete está bien, por trabajar con abejas africanizadas las colmenas no deben estar cerca de las poblaciones, sin embargo, es cada vez más común que los bosques se conviertan en granjas agrícolas y con ellas lleguen los pesticidas.

‘Hay que cuidar a las abejas', dice Emily. ‘Espero que estos problemas todavía no nos afecten', concluye.

Miel Boqueteña está disponible en Boquete y en Panamá, en tiendas gourmet.

comments powered by Disqus