Gastronomía 18/02/2018 - 12:00 a.m. domingo 18 de febrero de 2018

La despedida del año del gallo de fuego

Con una cena de gala se dio inicio a las festividades del Año Nuevo Chino en Panamá. El plato principal de la noche fue el pato laqueado pekinés

Prosperidad en la mira: vieiras fritas

Prosperidad en la mira: vieiras fritas

Anterior Siguiente Fotos Previas Fotos Próximas

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

El jueves 15 de febrero marcó su final el año del Gallo de Fuego. Ese día tuvieron inicio las actividades de celebración del nuevo año, el año del Perro Tierra. Con una cena de gala que se llevó a cabo en el restaurante Golden Unicorn, a la que asistieron el embajador de China en Panamá, Wei Qiang, una delegación de funcionarios, cocineros y artistas invitados de China, personalidades del gobierno de Panamá y líderes de la comunidad china en Panamá, empezó la celebración de la fiesta de Primavera, festejo con más de 4 mil años de tradición.

‘El punto más importante en la celebración del año nuevo es la cena con la familia en la víspera del año nuevo', dijeron los anfitriones de la cena, además, ‘no hay mejor manera para comprender la cultura y la historia de un pueblo que entrar en su cocina'. La cena del jueves estaba revestida de una mayor importancia, siendo esta la primera celebración luego del inicio de las relaciones diplomáticas con la República Popular de China.

Una exquisita selección de los mejores platos de la gastronomía china.

El menú fue preparado enteramente por chefs de famosos restaurantes centenarios utilizando técnicas culinarias únicas.

‘La comida de esta noche no es la comida cantonesa sino de la región de Beijing', dijo el embajador. ‘En Panamá he disfrutado enormemente de la cocina cantonesa, pero extraño los platos del norte', reconoció.

La cena empezó con ‘Flocercer bajo la a la luna llena', una degustación de entradas frías en las que destacaron los camarones, pechuga de pollo, salmón ahumado, pepinos a la vinagreta, brócoli y algas.

Seguimos con ‘Doble fortuna en salsa dorada', sopa de calabaza china desmenuzada en salsa de vieira seca. El caldo se elabora con gallina, vieira seca y codillo de cerdo, con una cocción de 3 a 4 horas para logar la textura requerida.

La comida continuó con ‘Prosperidad en la mira', una selección de vieiras australianas frescas, apanadas con pan rallado y ajo triturado y fritas en aceite. El manejo del tiempo de cocción es muy importante para que las vieiras estén crujiente por fuera y tiernas en el interior.

Seguimos con ‘El toro rojo de la felicidad', carne guisada en cazuela. Los ingredientes principales son carne de res y papa, con las que se elabora un estofado a fuego lento y cerrado. Al destapar la cazuela se siente el intenso y rico aroma, mientras que la carne queda muy tierna.

El siguiente plato fue ‘Que la buena suerte nos acompañe', camarones en salsa agridulce. Aunque la salsa tiene sabor a pescado, su sabor no se obtiene de ningún pescado sino de azúcar vinagre y salsa de soya.

La cena continuó con ‘Triple cordero de la prosperidad', cordero asado al estilo Beijing. El asado se prepara con 26 condimentos diferentes a través de 6 complicados procesos de cocción.

El siguiente plato, antesala del final fueron los ‘Vegetales arcoiris', una selección de vegetales de la temporada.

El plato principal de la noche fue el pato laqueado pekinés, con más de 150 años de historia y nombrado patrimonio cultural intangible de China.

La cena finalizó postres dulces típicos de Beijing al estilo antiguo, cuatro de los ocho aperitivos más reconocidos del Dim Sum Imperial y frutas frescas.

comments powered by Disqus