Gastronomía 19/03/2018 - 12:00 a.m. lunes 19 de marzo de 2018

Consumo responsable de pescado de mar

La iniciativa busca fomentar un mejor manejo y la sostenibilidad de los recursos pesqueros en Panamá

Sierra al escabeche , preparada con un marinado afropanameño. Chef: Hernán Correa. / Erick Marciscano | La Estrella de Panamá
Erick Marciscano | La Estrella de Panamá

Sierra al escabeche , preparada con un marinado afropanameño. Chef: Hernán Correa.

Anterior Siguiente

Yelina Pérez S.
yperez@laestrella.com.pa

Los mares y los ríos del mundo sufren cada día por la sobrexplotación pesquera, el impacto del cambio climático y la contaminación, que ponen en riesgo la estabilidad de estos ecosistemas y la base natural de esta importante actividad económica. De acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 28.8% de la población de especies marinas está sobrexplotada, afirmó el gerente de mercados responsables de la Fundación MarViva Panamá, Vicente del Cid, durante su intervención en el Primer Intercambio Estándar de Comercialización Responsable de Pescado de Mar en Panamá.

Fenómenos que contaminan los mares

Aparte de la sobrexplotación de los peces, existen otras líneas temáticas por las cuales hay que trabajar para proteger el mar y las especies marinas. El cambio climático, debido a la contaminación de la atmósfera causa alteraciones en los patrones del clima y los océanos, trayendo como consecuencia elevación del nivel del mar, masificación del agua perjudicando de tal manera al ecosistema y el comportamiento de las especies. La contaminación perjudica al mar. Alrededor de seis millones de toneladas de basura van a los océanos. ‘El 80% del plástico se acumula sin biodegradarse afectando así a 600 especies marinas. ‘Todo lo que tiramos al mar afecta a las especies por ende nosotros mismos nos estamos contaminando porque las consumimos', señaló Annysamid del Cid de MarViva. Lo positivo es que en Panamá gracias a muchas organizaciones ambientales se creó la Ley 492, que pone fin a las bolsas de plástico y promueve el uso de bolsas reutilizables en los comercios.

‘Es preocupante, porque cerca de 900 millones de personas en el mundo dependen de la pesca como fuente principal de proteína, según la FAO. Igualmente, esta actividad genera unos 200 millones de empleos directa e indirectamente, por lo que su sostenibilidad es de gran importancia', señala Del Cid.

De ahí la iniciativa de la fundación en crear un ‘Estándar de comercialización responsable de pescado', como marco de referencia para la certificación de restaurantes, supermercados y distribuidores de pescado de mar, que busca promover buenas prácticas de consumo y comercialización, las cuales se rigen bajo principios y criterios estrictos orientados a garantizar que el pescado que ha sido capturado y va a ser consumido se presente lo más fresco posible y no congelado.

De esta forma, seis chefs panameños, quienes ya son parte de esta red de apoyo, prepararon variados platillos a los presentes con especies con mayor capacidad de recuperarse ante la presión pesquera, como el bagre, berrugate, dorado, cojinúa, sierra y róbalo, las cuales se presentan como una alternativa que ofrecer en el negocio de la comercialización de pescado de mar, ‘y ahora más, ya que estamos en tiempo de Cuaresma para Semana Santa. Esto abre el abanico gastronómico y evita que la presión pesquera recaiga en unas pocas y siempre las mismas especies. Como dice el refrán: ‘En la variedad está el gusto', y también la sostenibilidad pesquera', acotó la gerente de comunicaciones de MarViva, Magdalena Velázquez.

El gerente de Ciencias de Mar Viva, Juan Posada, comentó que aplaude la existencia de iniciativas como el Estándar, que contribuye con los empresarios para que estos tomen las mejores decisiones a la hora de comprar los productos marinos que comercializan, ‘siendo más exigentes con sus proveedores, a fin de que ellos también apliquen criterios que promuevan una pesca más responsable'.

Sin embargo, hay que señalar que el Estándar no incluye productos pesqueros importados, especies cultivadas, peces de agua dulce o mariscos, añadió Posada.

CONSERVACIÓN DE LAS ESPECIES DE PESCADO

Para garantizar que existan recursos pesqueros a largo plazo, los pescadores, comerciantes y consumidores deben estar conscientes del tipo y la cantidad de peces que se extraen, desde su talla mínima de madurez, de dónde proviene y cómo se obtienen antes de comercializarlos y consumirlos, y todo ello formará parte de una contribución orientada a garantizar su conservación, subrayó Del Cid.

Como apoyo al proceso de concientización, MarViva desarrolló un ‘Semáforo para el consumo responsable de pescado', dirigido a empresas que comercializan pescado marino. Se trata de una guía con tres puntos estratégicos: el verde señala cuáles son los peces ampliamente recomendados para consumo; el amarillo, que señala qué pez es de preocupación menor para consumir; el punto rojo es para los peces que están prohibidos para consumo, ya que están en peligro de extinción.

‘El hombre va sustituyendo las especies de peces a medida que los otros van desapareciendo. Es una actividad social y económicamente muy importante y tenemos que trabajar entre todos para que la pesca siga siendo sostenible', recalcó Del Cid.

La campaña recomienda al consumidor que cada vez que vaya a adquirir un producto pesquero, se informe como mínimo para tomar una buena decisión de compra, sobre las tallas que deben tener los peces para su consumo, garantizando que hayan llegado a su etapa adulta y sobre qué especies están en peligro de extinción.

comments powered by Disqus