Gastronomía 15/08/2017 - 12:05 a.m. martes 15 de agosto de 2017

Cena en homenaje a Charlie Collins

Para celebrar la trayectoria del chef panameño, se ofreció una cena en el restaurante La Trona. El menú fue inspirado en las recetas del libro T'ach

Pedro Masoliver y Charlie Collins / Ed Grimaldo | La Estrella de Panamá
Ed Grimaldo | La Estrella de Panamá

Pedro Masoliver y Charlie Collins

Anterior Siguiente

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

Son indiscutibles los méritos que ubican a Charlie Collins como uno de los chefs más renombrados en el país. Precursor de la nueva gastronomía panameña, ha elevado los sabores que nos definen desde la niñez a los más refinados salones del país, incluyendo almuerzos y cenas de Estado.

‘Tanto Collins como Masoliver desarrollaron sus propuestas sin perder de vista la esencia de los platos típicos en los que fueron inspirados'.
 

Con el chef Pedro Masoliver, con quien hace dupla como jurado de un concurso gastronómico televisado, prepararon un menú basado en las recetas de T'ach , libro de gastronomía panameña que Collins lanzó el año pasado. Se trata del más completo documento gastronómico panameño, cuya investigación tomó mas de cuatro años.

Tanto Collins como Masoliver desarrollaron sus propuestas sin perder de vista la esencia de cada uno de los platos típicos en los que fueron inspirados y los llevaron a cabo con ingredientes 100% panameños y locales.

El trabajo en mancuerna resultó en una suculenta cena a la que asistieron unas noventa personas y en la que se sirvió como muse-bouche: wantón de pulpo afroantillano con salsa de coco y curry y patacón de plátano chino con mini hamburguesas de chistorras, all i oli de recao verde y cebolla encurtida, acompañados de una copa de Marqués de Riscal Finca Montico

Como primer plato se presentó un Dulemasi con colita de langosta y bagre, maridado con Marqués de Riscal Rosado

De segundo plato, unos ñoquis de fruta de pan con trucha fresca a la crema de queso del país ahumado y polvo de chicharrón de cerdo, acompañado con un Finca Torrea.

Para limpiar el paladar, antes del plato fuerte fue servido un sorbeto de toronja y menta fresca.

El plato fuerte fue una flauta de jarrete de ternera chiricana glaseada con ron abuelo 15 años Oloroso finish y arroz meloso con verduras de Boquete, servido con un vino Barón de Chirel.

La cena finalizó con un postre denominado Boquete, inspirado en las tierras altas.

comments powered by Disqus