Gastronomía 04/02/2018 - 12:00 a.m. domingo 4 de febrero de 2018

Barú, la nueva barra con café geisha

I Love Panama Chocolate lanzó hace pocos días una nueva barra en colaboración con Café Unido, que mezcla los deliciosos sabores del cacao panameño y el café de especialidad

  /

Anterior Siguiente Fotos Previas Fotos Próximas

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

El chocolate panameño ha empezado a dar de qué hablar. El interés de chocolateros por trabajar con productos locales ha dado pie a que el porcentaje de cacao que permanece en Panamá luego de su cosecha, sea mayor y se comparta con el 'público panameño las bondades de este producto que por años ha ido a la exportación.

ILove Panama Chocolate es una marca que ha apostado por el chocolate panameño, su nombre lo dice. Y ha creado una identidad muy panameña para sus productos Además de su barra de chocolate oscuro sencilla ha incluido una variedad de sabores. Así, su barra con sal se denomina 1914, en homenaje al Canal de Panamá. Diablo, por su parte, tiene el picante sabor del ají chombo. Una receta con raspadura y limón lleva el nombre Congo; Dorada, por su parte, lleva relleno de maracuyá. Siete, lleva un ganache con Ron Abuelo 7 años.

También han hecho un par de propuestas de temporada como la de Navidad, con galletas María, River Down choco Ale, con cerveza y 20, la barra más oscura (cacao 90%) , en homenaje al 20 de diciembre y para celebrar el amor y la amistad, chocolate con fresas.

Días atrás se llevó a cabo el lanzamiento de una nueva barra, esta vez con el delicioso sabor del café geisha, uniendo sabores de dos cultivos muy importantes en el país, con dos empresas que comparten además de buenas ideas, el afán de destacar nuestra tierra.

Así nace Barú, primera barra de I Love Panama Chocolate de chocolate con leche con café geisha tostado por Café Unido.

‘Nos da tristeza que la gente dude de que nosotros seamos panameños. Aunque sea una empresa chica y que tiene solo tres años de existencia, allí vamos, impulsando nuestros productos manteniendo una calidad de exportación'
 

‘Coincidimos regularmente en muchas actividades y teníamos la idea de hacer una barra con café y quisimos unir esfuerzos con café Unido. Era más sencillo que trabajar directamente con las fincas. Le hicimos la propuesta a Benito (Alberto Bermúdez) roaster, barista y gerente de Café Unido, a él le gustó la idea, y dijo vamos', cuenta Jaime Justiniani, uno socio de I Love Panama Chocolate.

De hecho, el anuncio se había hecho hace algún tiempo, pero había que trabajar algunos otros aspectos antes de aterrizar el proyecto.

El café geisha ha logrado un gran reconocimiento en el extranjero y ha establecido récords en subastas a nivel internacional. Qué mejor colaboración.

‘Benito ya sabe que tiene que moler el café un poco más grueso y esto se mezcla con el chocolate y se le somete a un proceso para ue quede crocante', detalla Justiniani.

Con café Unido trabaja con varias fincas variará el café con el que se elabora el chocolate. ‘Esta primera remesa fue hecho con café Morgan', informa Justiniani.

Las barras se estarán distribuyendo a lo largo de esta semana. ‘Veremos si destrona en ventas a 1914, la barra con sal que es la más vendida', dice Justiniani.

CHOCOLATE PANAMEÑO

Aprovechando el lanzamiento de Barú, I Love Panama Chocolate invitó a un grupo de periodistas a su laboratorio, ubicado en Parque Industrial, Costa del Este, para ser testigos de todo el proceso de elaboración de estos productos totalmente panameños.

‘Nos da tristeza que la gente dude de que nosotros seamos panameños. Aunque sea una empresa chica y que tiene solo tres años de existencia, allí vamos, impulsando nuestros productos manteniendo una calidad de exportación', dice el empresario.

Para formalizar el proceso de exportación la empresa debe contar con una certificación de planta que otorga el Ministerio de Salud, por lo cual se mudaron el año pasado a Costa del Este.

‘Es un proceso largo en el que estamos encaminados, tenemos gente interesada en que nuestro producto llegue a Francia y a España, en Barcelona', asevera Justiniani.

Pero a pesar de que las barras de I Love Panama Chocolate no se venden en el extranjero, no significa que no se conozcan en otros países.

‘En el aeropuerto de Tocumen estamos moviendo más de mil barras al mes, y la mayoría son adquiridas por extranjeros', detalla.

Mientras estas gestiones se formalizan, I Love Panama Chocolate ha decidido enfocar sus esfuerzo en el mercado local.

El maestro chocolatero Daniel Martínez realizó a los periodistas una demostración del proceso para la elaboración de las barras de chocolate, explicando cómo reciben la materia prima y procesan el chocolate hasta lograr las barras.

De esta manera conocimos la importancia de contar con un espacio con humedad controlada y una mesa de trabajo fría, preferiblemente de granito, donde se pueda llevar a cabo el proceso de temperado que une las moléculas del chocolate y le ofrece la textura y brillo adecuados.

Para el temperado al chocolate, que se mantiene a una temperatura de 50°, se le baja la temperatura a unos 24°, por ello la importancia de tener una superficie fría. Luego se suben unos cuatro grados manipulándolo constantemente hasta lograr la homogenización debida. Se rellenan los moldes y se refrigeran por entre 15 y 20 minutos, si no se trata de un chocolate relleno, que requeriría de más tiempo.

Este proceso técnico puede ser visto pro grupos de personas pro medio de giras que más adelante serán completadas con otros espacios que se contempla agregar en un futuro cercano, con un museo del chocolate con elementos interactivos y una cafetería donde se puedan degustar bebidas de chocolate, cervezas con infusión de cacao y algunos platos sencillos, además de una tienda donde se podrán adquirir las barras de chocolate y algunos souvenirs.

Actualmente I Love Panama Chocolate produce artesanalmente unas 200 barras de chocolate al día. Estas barras son distribuidas en unos 40 puntos de venta en la ciudad, incluyendo las tiendas libres de impuesto del Aeropuerto de Tocumen y el puerto de Cruceros de Colón.

comments powered by Disqus