Gastronomía 08/04/2018 - 12:00 a.m. domingo 8 de abril de 2018

Una barra sostenible

Rafael Reyes, Embajador de marcas Reserve de Diageo, en el marco del programa Worldclass explicó cómo se puede lograr una barra ecoamigable

  /

Anterior Siguiente

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

Worldclass, el concurso más importante de coctelería inicia su programa de actividades este año con una charla a cargo del embajador Embajador de Marcas Reserve Rafael Reyes quien explicó a un grupo de comunicadores e invitados especiales cómo se pueden lograr beneficios económicos y a la vez tener un negocio amigable con el medio ambiente.

La sostenibilidad y la eficiencia son herramientas fundamentales para tener una barra ecoamigable, esto, más qeu una tendencia, de acuerdo con el embajador de marcas, es un cambio que no tiene vuelta atrás.

‘No creo que sea algo muy complicado de lograr, Panamá tiene tierra fértil, tiene buen clima para cultivar, lo más difícil es cambiar la mentalidad del negocio'.
 

‘Esto viene ya desde hace algunos años', asegura Reyes. ‘Por parte de Diageo hace unos cuantos años que ha buscado formas de ser más eficiente en el consumo de agua y electricidad en la elaboración de sus productos. Pero a nivel de industria de bares, es un movimiento que empieza en los años 2000, en Londres y se ha ido extendiendo', informa.

Inicialmente hubo una resistencia, porque es un cambio radical de pensamiento y de hacer el trabajo del día a día, pero el movimiento ha ido creciendo y ha tenido resultados favorables para el negocio. ‘Goldman Sacks ha demostrado que los negocios que son sostenibles tienen mejor rendimiento que los competidores que no. Y esto ha representado una buena oportunidad para el negocio de ser diferentes y sacar el mejor provecho de sus productos', asegura.

De hecho, ya no hay que pensar en Londres o en ciudades de Estados Unidos.

‘En República Dominicana ya se están empezando a ver muchos bares que cultivan sus propios productos, también en Guatemala; en Costa Rica ya no se ve el uso de carrizos de plástico, no solo en los bares sino también en los supermercados', detalla Reyes.

Y el cambio en Panamá no debe verse como algo muy lejano.

‘No creo que sea algo muy complicado de lograr, Panamá tiene tierra fértil, tiene buen clima para cultivar, lo más difícil es cambiar la mentalidad del negocio, el sistema', asevera.

‘Lo hemos hablado con los muchachos, Acá no están están reciclando las botellas de vidrio porque no hay una empresa recicladora, pero lo que no empieza arriba, pues empieza pro otro lado. Hay que crear una demanda, una conciencia y los demás se unirán', asegura.

Para el embajador ‘el desperdicio es el resultado de la falta de imaginación', hay muchísimas otras oportunidades, como el consumo consciente de nuestros productos, recordemos los tres pilares fundamentales reducir, reusar, reciclar... si no podemos hacer uno, hagamos el otro', insiste.

Algunas opciones que presentó Reyes en su charla fueron el trabajar con pequeños productores cercanos, para reducir costos de transporte; utilizar productos de temporada, hacer los cultivos en el propio negocio, reciclar la cristalería, los envases plásticos y el cartón; evitar el uso de desechables no reciclables como carrizos, regular el consumo de electricidad y de agua utilizando equipos eficientes y apagándolos cuando no están en uso, así como utilizando bombillos ahorradores.

Por último, reutilizando algunos ingredientes.

comments powered by Disqus