Familia 05/06/2018 - 12:00 a.m. martes 5 de junio de 2018

Violencia infantil, un flagelo que no da tregua

Save the Children publicó el informe ‘Las múltiples caras de la exclusión'. Homicidio, desnutrición, embarazo y matrimonio precoz son las causas que impiden que los niños alcancen su máximo potencial

  /

Keila E. Rojas L.
krojas@laestrella.com.pa

La violencia es una de las amenazas más graves para que los niños y adolescentes de América Latina y el Caribe (ALC) puedan gozar plenamente de su infancia, de acuerdo con el nuevo informe de Save the Children, realizado en 175 países.

‘El estudio busca darle seguimiento en detalle a los flagelos que privan a la niñez de su desarrollo pleno', señala Lyda Guarin, especialista regional de protección contra la violencia.

El informe ‘Las múltiples caras de la exclusión' describe un panorama desalentador para la región.

Las tasas de homicidio más altas en el mundo se encuentran en América Latina y el Caribe , donde cerca de 75 niños, niñas y adolescentes (de 0 a 19 años de edad) mueren cada día debido a la violencia interpersonal, apunta el estudio.

‘A pesar de los avances en materia legislativa para proteger a la niñez, todavía vivimos en un contexto sumamente violento, donde decenas de niños y niñas son asesinados cada día',

VICTORIA WARD

DIRECTORA REGIONAL DE SAVE THE CHILDREN

‘Tenemos un panorama latinoamericano nada alentador. La tasa de homicidios entre las adolescentes de la región es notablemente alta en comparación con el resto del mundo. Los datos actualizados de homicidios infantiles muestran las tasas más altas en Honduras, Venezuela, Colombia y El Salvador', indica Guarin.

Estos cuatro países, más Brasil, tienen las cinco tasas más altas de homicidio en la región y el mundo. De hecho, en ALC están los 12 principales países con las tasas más altas de homicidio infantil en todo el mundo; listado en el que Panamá ocupa la décima posición.

A Brasil le siguen Guatemala, Trinidad y Tobago, República Dominicana, Belice, Panamá, Haití y Jamaica.

Victoria Ward, directora regional para América Latina y el Caribe de Save the Children, explica que si bien hay avances en muchos indicadores, la violencia sigue siendo la principal amenaza para los niños y adolescentes.

‘La región no está progresando lo suficientemente rápido. A pesar de los avances en materia legislativa para proteger a la niñez, todavía vivimos en un contexto sumamente violento, donde decenas de niños y niñas son asesinados cada día', dice.

En su segundo año de edición, el informe también aborda problemas vinculados a la salud, desnutrición, exclusión de la educación, trabajo infantil, matrimonio precoz, embarazo precoz y violencia extrema.

DESNUTRICIÓN INFANTIL

‘Guatemala tiene una tasa extremadamente alta de desnutrición, la mitad de niños menores de cinco años tienen retraso en el crecimiento', asevera Guarin.

Igualmente, otra amenaza es la prevalencia de embarazos entre las adolescentes, ‘que parece estar disminuyendo en todas las regiones, excepto en América Latina y el Caribe', refirió Ward.

Datos del informe de Save the Children reflejan que en América Latina y el Caribe, el 11% de las niñas de entre 15 y 19 años están actualmente casadas o en unión.

La mayoría de los países (22 de 27 con datos disponibles) tienen tasas relativamente bajas de matrimonio infantil.

Las tasas son más bajas en las Bahamas y Barbados, donde solo el 2.4% de las niñas están actualmente casadas o en unión. Esto está a la par con las tasas que se encuentran en muchos países en desarrollo, incluidos Bélgica, Canadá, Austria y Francia. Jamaica, Brasil y Trinidad y Tobago también tienen tasas muy bajas (es decir, inferiores al 5%).

Por el contrario, las tasas son moderadamente altas en cinco países de ALC. En Ecuador y Belice, una de cada cinco niñas está actualmente casada o en unión. En Honduras y Nicaragua está más cerca de 1 en 4. Y en República Dominicana, donde las tasas son más altas en la región, el 27.5% de las adolescentes están actualmente casadas o en unión.

NATALIDAD ENTRE ADOLESCENTES

Si bien las tasas de matrimonio son relativamente bajas en la mayoría de los países de ALC, las tasas de natalidad entre adolescentes son moderadamente altas en 2 de cada 3 países (20 de 31).

En toda la región, más del 7% de las niñas entre 15 y 19 años (1 en 13) dan a luz cada año. A este ritmo, las niñas de la región están dando a luz 1.5 veces más bebés que el promedio mundial.

Las tasas de natalidad adolescente son más bajas en las Bahamas y Granada, donde menos de 30 niñas por cada 1,000 dan a luz cada año.

‘El matrimonio y embarazo precoz en algo están asociados a la cultura, pero también tienen que ver con legislaciones. Hay varios países que están avanzando en la disminución de matrimonios de menores de 18 años y es algo en lo que hay que seguir pensando', indica Guarin.

La especialista regional de protección contra la violencia agrega que los embarazos en menores de 14 años ‘hay que verlos con detalles y con una mirada crítica', porque gran parte de estos embarazos están relacionados con la violación sexual.

El estudio concluye que se hace necesario que los gobiernos tomen medidas para que ningún niño o niña muera por causas evitables o tratables ni sufra violencia extrema, o se vea privado de un futuro debido a desnutrición, matrimonio precoz o forzado, embarazo precoz o trabajo forzado.

‘Los países tienen que acelerar compromisos con la prohibición de toda norma de violencia, tienen que avanzar hacia la generación de oportunidades para jóvenes, además de acompañar a la familia en el proceso de crianza positiva para crear un ambiente más seguro y favorable para la niñez', puntualiza Guarin.

 

comments powered by Disqus