Familia 15/02/2017 - 12:00 a.m. miércoles 15 de febrero de 2017

El reto del primer día de clases

Tanto padres como hijos sufren el desapego emocional del inicio de clases. Especialistas brindan consejos para superar sanamente la etapa

Días antes del inicio de clases, los padres deben conversar con sus hijos.

Días antes del inicio de clases, los padres deben conversar con sus hijos.

Anterior Siguiente

Keila E. Rojas L.
krojas@laestrella.com.pa

‘En este tema vale hacerse la pregunta, ¿quién de los dos sufre más, el padre o el hijo?

Y es que cuando los niños son llevados por primera vez a la escuela, nos encontramos con padres temerosos, tristes y con mucho pesar de dejarlos solos, según ellos expuestos al peligro' detalla Laura Mendieta, psicóloga infantil.

La especialista añade que frente al panorama antes descripto se hace ‘necesario que, primero los padres se preparen para ese gran día, y así poder brindarle a sus hijos lo necesario para mitigar o hacer mínimo el impacto que siente un niño apegado a sus tutores, cuando es dejado con extraños, por primera vez'.

El ir a la escuela es una etapa obligatoria y no existe una fórmula mágica para que los niños no sientan un grado de tristeza e inclusive ‘en algunos casos presenten síntomas como náuseas, dolores de cabeza y estómago', dice Mendieta.

Sin embargo, el comportamiento positivo de los padres es lo mejor para una rápida adaptación.

‘Como maestra de pre-escolar aconsejo a los padres ponerse en lugar de sus hijos. Siempre les digo, es como cuando usted fue a su primer empleo, habrá nervios, dudas y algo de nostalgia', explica Lourdes de Pinzón. Añade que ‘en esos momentos se necesita alguien que le de apoyo, que lo anime, más no, quien se sienta igual o peor que usted'.

Según explica la psicóloga infantil, para lograr controlar las emociones de ese primer día, el padre debe estar claro que es una etapa de la vida y que su hijo sentirá inseguridades.

‘En esos momentos se necesita alguien que le de apoyo, que lo anime, más no, quien se sienta igual o peor que usted'

LOURDES DE PINZÓN

MAESTRA DE PRE-ESCOLAR

PADRES SEGUROS Y AMOROSOS

‘No se deje ganar del desapego o cuadros de llantos del niño. Muéstrese seguro, firme y con mucho amor. Tenga presente e infórmese sobre la somatización, esos síntomas orgánicos como diarrea, dolores estomacales, de cabeza, que pueden surgir', indica Mendieta.

Por su parte, la docente aconseja, ‘no retirar al niño de la escuela porque esté llorando. Los padres deben retirarse rápidamente de la escuela cuando dejan a su hijo. Antes deben explicarles que los vendrán a recoger y no faltar a esta palabra o llegar tarde, pues genera más inseguridad'.

Una preparación previa es relevante. ‘Es recomendable que días antes empiecen las charlas en el hogar sobre el tema. Compartirles que irán a un aula donde papá y mamá no estarán, pero habrán muchos amigos', aconseja Mendieta.

Las especialistas coinciden en que el proceso de adaptación regularmente dura una semana, aunque depende del temperamento y carácter de cada niño. ‘El lunes pude haber recaída pues el niño estuvo dos días lejos del salón de clases', indica Pinzón.

La adaptación del nuevo estudiante es un trabajo en grupo. ‘En la escuela realizamos diferentes actividades para relajarlos, como llevarlos por los diversos salones, jugar, conversar con ellos, los ponemos a conversar entre ellos, el fin es encontrar la manera de tranquilizarlos e incluirlos en el grupo', indica la docente.

comments powered by Disqus