Familia 29/03/2015 - 12:00 a.m. domingo 29 de marzo de 2015

Para sacarlos de la casa

Inmersos como estamos en una sociedad cada vez más sedentaria, es de gran importancia que los niños adquieran hábitos de realizar ejercicios

La natación es la disciplina deportiva más completa. / Shutterstock
Shutterstock

La natación es la disciplina deportiva más completa.

Fernando Revuelta
frevuelta@cwpanama.net

Casi todos los que tenemos hijos en la pubertad o adolescencia luchamos actualmente contra un mismo fenómeno: verlos en la casa literalmente absortos frente a la TV, computadora, consola o celular. El sedentarismo es un fenómeno que afecta a la mayoría de los grupos etarios, pero es especialmente preocupante en el caso de los menores de edad.

Adicional a las numerosas horas que pasan sentados en la escuela, al llegar a casa generalmente no les provoca otra cosa que pasar su tiempo de ocio interactuando con sus aparatos digitales. Atrás quedaron las épocas en las que la diversión y el juego se asociaban a la realización de actividades al aire libre con los amigos, como montar bicicleta o armar un improvisado partido en cualquier espacio poco transitado.

Los padres tenemos una enorme responsabilidad: incentivar, desde temprana edad, a nuestros hijos para que realicen ejercicio físico. Será un hábito adquirido al momento de arribar a la madurez.

EJERCICIO Y DEPORTE

El ejercicio y la actividad deportiva ayudan a que los niños y jóvenes crezcan más sanos y se desarrollen mejor física y mentalmente. Aunque muchas veces se utilizan como sinónimos, no todo ejercicio supone la práctica de una modalidad deportiva.

Hay diferentes actividades, sobre todo cuando el niño es menor de 10 años, que conllevan la realización de un ejercicio saludable y beneficioso, sin enmarcarse necesariamente en el concepto estricto de deporte. La simple actividad de correr y saltar mientras se juega, caminar por el bosque, nadar en el mar o en la piscina, montar bicicleta para ir a hacer recados, o ayudar en las tareas domésticas (como sacar al perro), cumplen con la función de mantener activo y en movimiento al menor, desarrollando sus capacidades motoras y de coordinación.

BENEFICIOS DEL DEPORTE

En el plano físico, el deporte contribuye al crecimiento óseo-muscular, y al desarrollo de su sistema cardiovascular en los niños. Aunado a una dieta saludable, será fundamental para evitar el sobrepeso y la obesidad a futuro.

En el terreno psicológico, el deporte es un medio idóneo para socializar con otros niños de similar edad, así como para interactuar con adultos, bien sean entrenadores, árbitros, u otros padres. Infantes que inicialmente eran introvertidos, han desarrollado a través del deporte una gran capacidad de socializar y de trabajo en grupo, convirtiéndose incluso en líderes.

A través del ejercicio los niños y jóvenes también dan rienda suelta a su energía, descargando esa enorme vitalidad en una actividad saludable, en vez de, por ejemplo, practicar juegos violentos de computadora. Un niño o joven que practique ejercicio físico de manera regular, por lo general también tendrá un mejor rendimiento a nivel académico, y estará en mayor capacidad para afrontar los desafíos de una sociedad tan competitiva como en la que vivimos.

DISCIPLINAS RECOMENDADAS

Se aconseja que el niño dedique tiempo a la actividad física lo más pronto posible, que esté obviamente acorde con su edad y condiciones. Practicar un deporte no significa necesariamente competir en actividades, aunque el medirse en competencia aporta beneficios extras en cuanto a aprender a seguir reglas y obedecer órdenes, respetar el juego limpio, y saber enfrentar tanto el éxito como el fracaso.

Los niños siempre van a optar por modalidades que le resulten divertidas, sobre todo de equipo. Los padres obviamente pueden orientarles hacia algunos juegos o deportes específicos, pero en edades tempranas lo mejor es que el niño pruebe y practique todos los deportes posibles, adquiriendo desde corta edad conceptos y gestos técnicos que nunca va a olvidar.

SUEÑOS FRUSTRADOS

Más adelante el niño podrá optar por las modalidades que sean más de su preferencia y adecuadas a sus capacidades. Un error muy frecuente es que los padres quieran inculcar en sus hijos el deporte que a ellos les gusta, o quieran que alcancen el éxito que ellos no pudieron en su momento tener.

Hay consenso en que la natación sería la disciplina más completa. Sus conceptos básicos se pueden comenzar a practicar desde la temprana edad de dos años. Alrededor de los cinco o seis años, la gimnasia, danza, judo, o juegos de pelota y balón constituyen también excelentes alternativas. A medida que el joven vaya creciendo puede incorporar deportes que conlleven un ejercicio de mayor duración y exigencia física.

PRECAUCIONES

No hay duda de que la actividad física moderada es beneficiosa para el crecimiento de niños y jóvenes, sobre todo si comprende varias disciplinas. Sin embargo, dado que el cuerpo está en crecimiento y pleno desarrollo, no es recomendable que los menores de edad incurran en grandes esfuerzos.

Un consumo excesivo de calorías, aunado a una deficiente alimentación, podría tener un efecto negativo en el desarrollo de la musculatura y la fortaleza del sistema óseo. Adicionalmente, niños y jóvenes —por encontrarse en fase de desarrollo— se aclimatan más lentamente a las variaciones de temperatura, ya que pierden menos calor por sudar menos que un adulto.

Los padres y entrenadores deben tener mucha vigilancia con la hidratación y las horas en que los menores vayan a realizar la práctica deportiva. Por último, aunque hay que ser firmes, es importante no presionar a los niños y jóvenes para alcanzar objetivos antes de tiempo, sino permitirles tener una progresión acorde con su edad y capacidades.

==========

DISCIPLINAS COMPETITIVAS

Hacer deporte no significa necesariamente competir, aunque ésto enseña a seguir reglas, respetar el juego limpio y saber enfrentar el éxito y el fracaso.

comments powered by Disqus