Familia 28/12/2016 - 12:00 a.m. miércoles 28 de diciembre de 2016

Los niños también deben tener metas

Cumplir con objetivos fortalece la autoestima. Profesionales explican las ventajas y cómo guiar a los hijos en el proceso

  /

Keila E. Rojas L.
krojas@laestrella.com.pa

‘Si no lo hacen por escrito, lo hacen en su mente. La realidad es que la mayoría de los adultos nos planteamos metas para un próximo año', señala el psicopedagogo Alberto Mora.

‘Esto es una acción positiva y necesaria para obtener lo que se desea', dice Mora. El error está, añade el profesional, en que regularmente, no se guía a los hijos a hacer lo mismo.

‘Definir, trabajar y lograr a cierto nivel o en su totalidad las metas establecidas es bueno para todos incluyendo los niños, adolescentes y jóvenes. Eso les creará el hábito de trabajar y esforzarse con disciplina hasta lograr lo deseado', detalla el psicopedagogo.

‘ES NECESARIO LA PERSEVERANCIA Y LA DISCIPLINA, UNA VEZ QUE UN NIÑO APRENDE Y PONE ESTO EN PRÁCTICA, PODRÁ APLICARLO EN LAS DIFERENTES ÁREAS DE SU VIDA, COMO LA ESCUELA Y EN CASA'

ALBERTO MORA

PSICOPEDAGOGO

El profesional asegura que tener el hábito de ponerse metas y lograrlas ‘es una habilidad muy importante que alcanza diversos aspectos en la vida. Mientras más temprano lo aprenda la persona, mayores serán los beneficios'.

LA PRACTICA SE DEBE INICIAR A CORTA EDAD

Por su parte, la psicóloga Mireya Benitez manifiesta que ‘desde que el niño tiene la capacidad de decir frases completas, de poder explicar o transmitir deseos, el padre puede empezar la educación, en cuanto a establecerse metas'.

‘A esta edad, entre 3 y 4 años, su mundo gira entorno a jugar y por allí podemos trabajar', dice Benitez. Añade que ‘ahorrar la mesada para comprar un juguete es una alternativa'.

‘Al tener claro el objetivo, se planea cómo se alcanzará. Es necesario la perseverancia y la disciplina, una vez que un niño aprende y pone esto en práctica, podrá aplicarlo en las diferentes áreas de su vida, como la escuela y en casa', apunta Mora

TEORÍA DE LA FIJACIÓN DE OBJETIVOS

El profesor Edwin A. Locke (1938) psicólogo estadounidense y pionero en la teoría de la fijación de objetivos, reconoce un papel motivacional central a las intenciones de los sujetos al realizar una tarea. ‘Son los objetivos o metas que los sujetos persiguen con la realización de la tarea los que determinarán el nivel de esfuerzo que emplearán en su ejecución', afirma en uno de sus escritos.

La teoría del establecimiento de metas u objetivos supone que las intenciones de trabajar para conseguir un determinado objetivo es la primera fuerza motivadora del esfuerzo laboral y determina el esfuerzo desarrollado para la realización de tareas.

‘Los niños y jóvenes, al igual que los adultos necesitan una motivación para obtener algo. Los adultos deben guiar a sus hijos a tener claro cual es esa motivación. Para que los hijos se fijen la meta dependiendo de su edad, el padre puede preguntarle qué es lo que desea lograr y en qué tiempo', afirma Mora, quien explica que una vez fijada la meta se conocerá qué tanto esfuerzo se requiere para llegar a su final.

El psicopedagogo asegura que ‘establecerse la meta es solo el comienzo de una serie de pasos que se deben seguir'. Las pequeñas metas, o metas a corto plazo alcanzadas para lograr lo deseado, agrega Mora, forman parte de este proceso que fortalece la autoestima, da seguridad en sí mismo y hace a la persona responsable, entre otras ventajas'.

comments powered by Disqus