Familia 23/08/2017 - 12:03 a.m. miércoles 23 de agosto de 2017

Inclusión de poblaciones rurales en universidades

En días pasados se celebró un conversatorio con el fin de trazar la ruta de desarrollo del programa ‘Hacia la U'

Participantes en la mesa de trabajo organizada por la Senacyt.

Participantes en la mesa de trabajo organizada por la Senacyt.

Keila E. Rojas L.
krojas@laestrella.com.pa

La participación de jóvenes residentes en áreas rurales indígenas en estudios universitarios es ‘muy baja, casi nula y si logran llegar a un centro regional universitario, lo hacen con muchas desventajas', señala Diana Candanedo, jefa de la Oficina de Planificación de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt).

‘El objetivo es obtener insumos fundamentales para diseñar un programa de apoyo a la formación académica de jóvenes de áreas vulnerables',

DIANA CANDANEDO

JEFA DE LA OFICINA DE PLANIFICACIÓN DE LA SENACYT

Las declaraciones de Candanedo surgen a razón de la mesa de diálogo de desarrollo inclusivo sobre la ‘Inclusión de poblaciones rurales en las universidades', organizada por Senacyt y donde participaron universidades, gremios, directores nacionales de ONGs y representantes de la zonas indígenas en Panamá.

La actividad se celebró en el marco del Programa de Ciencia Investigación, Desarrollo Tecnológio e innovación para el Desarrollo inclusivo del Plan estratégico Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2015-2019.

JÓVENES SIN ACCESO A EDUCACIÓN SUPERIOR

La baja participación de la población rural indígena en estudios superiores tiene su razón en aspectos sociales, culturales y económicos.

Sin embargo, ‘el reto más grande es el económico. La economía que tienen es de subsistencia, lo que ellos puedan sembrar o hacer en la localidad que no es mucho', afirma Vanessa Valdés, profesora y coordinadora de la Facultad de Ciencias y Tecnología del centro regional universitario de Bocas del Toro, Universidad de Panamá.

La profesora asegura que frente a esta situación, el Gobierno ha implementado un programa de becas para los jóvenes interesados en continuar estudios universitarios. Sin embargo, aquello (becas) que debió contribuir a mejorar la calidad de estudio y de vida de moradores de áreas rurales se ha convertido en un ‘problema'.

‘El problema que nos están causando en la Universidad de Panamá esas becas, aunque son un beneficio, es que tenemos demasiados estudiantes por grupos, por ejemplo en el anexo de Kankintú comarca indígena de Ngäbe-Buglé, hay 70 estudiantes por salón', afirma Valdés.

Según explica la coordinadora en el centro regional universitario de Bocas del Toro, a pesar que siempre ha existido un interés por parte de los jóvenes de continuar estudios universitarios, ‘el 'boom' se ha dado ahora, porque los estudiantes saben que al entrar a la universidad tienen becas, y esto es otra situación no favorable que se crea, ¿quieren entrar a la universidad por la beca o porque desean estudiar?' dice Valdés.

Ante los diversos desafíos que enfrentan las comunidades rurales con relación al acceso de estudios universitarios, se presenta el proyecto ‘Hacia la U', el cual fue desarrollado en la mesa de diálogo ‘Inclusión de poblaciones rurales en las universidades'.

‘Esta mesa intenta ver qué necesitamos para empezar a ejecutar el proyecto. El objetivo es obtener insumos fundamentales para diseñar un programa de apoyo a la formación académica de jóvenes de áreas vulnerables, que atienda las necesidades económicas y personales de los jóvenes con el fin de brindar oportunidades y ampliar los horizontes de los estudiantes y de las comunidades de procedencia', señala la jefa de la Oficina de Planificación de la Senacyt.

El evento también contó con la ponencia de dos invitados internacionales especialistas en desarrollo de áreas rurales y equidad educativa Alejandro Mamani y Freddy Del Villar profesores en la Universidad Católica Boliviana ‘San Pablo', Unidad Académica Campesina de Carmen Pampa.

Una vez culminada la mesa de diálogo con una duración de dos días, el ‘siguiente paso es diseñar el programa e iniciar a implementarlo en un área específica como plan piloto posiblemente en la comarca con la comarca Ngäbe-Buglé, apunta Candanedo, esto con el fin de ‘cerrar la brecha entre los estudiantes que vienen de áreas rurales y no tienen la calidad de educación para entrar a la universidad y los demás'.

Detalla que ‘el programa prevé un acompañamiento permanente hacia cada uno de los jóvenes por parte de un investigador, profesional o becario que ha recibido beneficios de Senacyt , para que a su vez sean mentores en este proceso hacia la universidad'.

comments powered by Disqus