Familia 12/07/2017 - 12:04 a.m. miércoles 12 de julio de 2017

Los estragos del mal humor de los padres

El estrés mal manejado de los adultos puede causar problemas de inseguridad, angustia y estrés en los infantes

Durante los primeros años , losinfantes son más vulnerables al estrés de los padres.

Durante los primeros años , losinfantes son más vulnerables al estrés de los padres.

Keila E. Rojas L.
krojas@laestrella.com.pa

Es como un ‘enemigo silencioso', cuyo efecto puede afectar la niñez, adolescencia y vida adulta de los hijos.

El mal humor de los padres no solo evidencia la ‘falta de madurez' de estos, si no que también provoca secuelas negativas en el desarrollo de los hijos.

‘A pesar que el mal humor, sea de la madre o del padre, se caracteriza por generar discusiones, gritos y un ambiente tenso en la familia, yo diría que es un enemigo silencioso, pues regularmente sus efectos no se notan enseguida en los hijos si no cuando estos ya están marcados y dan muestra de que algo los está afectando', señala Kristell Duarte, psicóloga infantil.

‘Esto afecta el desarrollo emocional y cognitivo de los infantes'

KRISTELL DUARTE,

PSICÓLOGA INFANTIL

La especialista agrega que la situación ‘es el reflejo de falta de madurez de los adultos a la hora de manejar y controlar sus emociones'.

‘Esto afecta el desarrollo emocional y cognitivo de los infantes. Los hijos de padres malhumorados regularmente presentan problemas de inseguridad, angustia y estrés, les cuesta socializar. El impacto negativo llega hasta su rendimiento escolar pues deben lidiar con la presión propia de los deberes escolares más la angustia ocasionada en el hogar', dice Duarte.

Un estudio de la Universidad del Estado de Michigan, Estados Unidos publicado en revistas de investigaciones revela que existe un fuerte vínculo entre el estado de ánimo y la salud mental de padres e hijos. ‘El desarrollo mental y el comportamiento de los niños está vinculado al estado de ánimo de los padres', dice el estudio.

Para realizar el estudio se observó a 730 familias. Los investigadores determinaron que cuando los padres estaban más estresados, mostraban señales depresivas y los niños se sentían afectados por su lenguaje y comportamiento diario.

Ante el estrés y mal humor de los padres la etapa más vulnerable ‘son los primeros años de vida, desde que nacen hasta los 4 años, aunque esto no quiere decir que los infantes fuera de este rango no son afectados', afirma Duarte. Agrega, que ‘en estos años (0-4) ellos están formando su personalidad'.

RECOMENDACIONES DE LA ESPECIALISTA

Los estados de ánimo como el enojo, la tristeza y el estrés, son normales en toda persona. ‘El punto está en saber manejar estas manifestaciones de emociones', dice la especialista, para lo cual cita algunas recomendaciones.

Lo primero es tener una relación sana de pareja donde se desarrolle la comunicación y confianza, para poder hablar abiertamente de cualquier tema, pero sobretodo de las situaciones que podríancausar estrés.

Ante lo agitado de la rutina se debe tomar un tiempo, hacer un alto y determinar o reconocer qué situación está alterando las emociones y puede causar estrés o mal humor. También es importante reservar un tiempo para relajarse a solas y en familia, y así recargar energías.

comments powered by Disqus