Ciencia 07/11/2017 - 12:00 a.m. martes 7 de noviembre de 2017

Solidaridad india 2.0

Apenas un mes después, en diciembre de 2015, se lanzaba la aplicación móvil Rain Basera

  /

EFE
online@laestrella.com.pa

El espíritu altruista de un país necesitado, donde una de cada cinco personas vive por debajo del umbral de la pobreza, según datos del Banco Mundial, se une a su especialización en las tecnologías de la información.

La India es reconocida mundialmente por su aportación a este sector que supone casi un 10% de su Producto Interior Bruto y que, de acuerdo con la Asociación Nacional de Compañías de Software y Servicios, es el mayor exportador, con un volumen de ventas al exterior de 116,000 millones de dólares.

¿El resultado de la suma de factores?: aplicaciones móviles para llevar la solidaridad a un nivel 2.0.

RESCATANDO SINTECHO

Cuando el ingeniero jefe del Consejo para la Mejora de Albergues Urbanos de Delhi (DUSIB), S.K. Mahajan, descubrió que otro departamento había lanzado una aplicación para que los ciudadanos denunciasen la presencia de basura, no pudo evitar anhelar su propia versión para el rescate de los sintecho.

Apenas un mes después, en diciembre de 2015, se lanzaba la aplicación móvil Rain Basera.

Hoy, 3,000 delhíes ya se han descargado la App, disponible para Android en la tienda virtual Google Play, y pueden reportar la presencia de un vagabundo en cualquier momento y lugar.

‘Cuando estás pasando por una carretera y encuentras a una persona durmiendo, temblando de frío, simplemente te bajas del coche y haces una foto. La App recibe la foto y la envía a las agencias de rescate', explicó a Efe Mahajan.

Rain Basera captura automáticamente las coordenadas del lugar para facilitar todavía más el proceso y permite al usuario hasta trasladar al mendigo al albergue más cercano en su propio coche, gracias a una conexión a Google Maps.

Eso sí, los equipos de rescate, que desde el lanzamiento de la aplicación han recibido unos 700 reportes de usuarios, sólo patrullan durante las noches de los meses de frío, entre enero y marzo.

Anil Verma, coordinador de albergues nocturnos de la ONG SPYM, es uno de los que ocupa sus noches de helada en ayudar a las entre 100,000 y 150,000 personas sin hogar que organizaciones humanitarias calculan existen en la capital india.

Tras cada ‘bip', Verma se sube a su furgoneta blanca junto al resto del equipo.

Al llegar al lugar que les marca la aplicación, dos de ellos trasladan al vagabundo a la parte de atrás del vehículo y el conductor arranca hacia el refugio más cercano.

Esta noche en el albergue de SPYM hay cerca de una docena de inquilos, de los que Ibli Hasan es el más veterano con 60 noches en el centro a sus espaldas.

De mediana edad, Hasan trabaja como peón de carga en bodas y eventos por unos 6 dólares al día, un salario que, dice a Efe , necesita para comer y no llega para alquilar una habitación.

Sangre a domicilio

En la pantalla del teléfono pequeñas gotas rojas salpican un mapa de la capital india, una por cada usuario registrado en la App Donantes de Guardia ubicado en este momento cerca de un solicitante de sangre.

Para formar parte de esta red, hacen falta un teléfono con sistema operativo Android y ganas de romper la brecha entre los 13 millones de unidades de sangre que necesita el país y los menos de 9 millones que, según datos del Ministerio de Sanidad, se recogen cada año.

Tras cumplimentar un formulario, el usuario empezará a ser notificado cuando un miembro de Donantes de Guardia, con su mismo tipo de sangre, requiera una donación y también podrá beneficiarse él mismo y sus familiares.

Con esta aplicación desarrollada en 2014, la ONG Green Shakti Foundation pretende facilitar el proceso de donación y evitar que la sangre caduque antes de ser utilizada.

‘Está mejor almacenada dentro de ti, sacada cuando se necesite', explicó a Efe el directivo de la organización y uno de los padres de este programa informático, Pratap Chandnani.

En apenas un par de meses, la iniciativa ha recaudado ya cerca de 1.6 millones de dólares entre su aplicación y su página web.

comments powered by Disqus