Salud 22/08/2019 - 12:00 a.m. jueves 22 de agosto de 2019

Una ruptura sin traumas y sin resentimiento

Todas las rupturas amorosas son difíciles y dolorosas, principalmente cuando se ha compartido con esa persona por mucho tiempo. Los expertos recomiendan a las parejas tratar la situación con madurez, respeto y tranquilidad

  /

Anterior Siguiente

Yelina Pérez Sánchez
yperez@laestrella.com.pa

Amar y ser amado es lo que busca todo ser humano dentro de una relación afectiva, pero no siempre todo es felicidad. En una relación siempre habrá malos entendidos, conflictos, sufrimientos, lo que al final desencadena en una separación, así lo explica el psicólogo de familia y pareja Eliecer Pérez Rivera.

Pero, ¿por qué se termina el amor?, ¿cómo terminar una relación sin que el otro salga lastimado?, ¿cómo evitar que los hijos, si los hay, salgan afectados? Según Rivera, con estas interrogantes llegan a diario miles de pacientes a los consultorios de psicología en el mundo.

Agrega que existen diferentes variables del porqué se termina el amor. La primera es que uno de los integrantes de la relación perdió o nunca sintió realmente amor por el otro. En segundo lugar está la pérdida de confianza, respeto, comunicación, empatía y tolerancia, los cinco pilares fundamentales para mantener una buena relación.

‘Pero la razón más determinante para acabar con la relación es cualquier tipo de violencia, desde la verbal, sicológica, física y sexual, ya que son aspectos que no se deben permitir y es mejor ponerles un alto desde que se detectan pequeños detalles que rompen con el respeto', acota Rivera.

‘Así como evoluciona el mundo, las parejas también, eso explica por qué muchas no llegan a tener el mismo sentimiento (mariposas en el estómago) que cuando se conocieron',

ELIÉCER PÉREZ RIVERA

PSICÓLOGO DE FAMILIA

‘Cada situación es diferente. No hay un enfoque único para todos los casos de ruptura y no sería justo abandonar una relación de años si una verdadera causa, principalmente cuando hay niños de por medio, ya que serían los más perjudicados si la ruptura no se hace de forma civilizada. La idea es evitar manipular a los hijos para no causarles un mayor sufrimiento', puntualiza Rivera.

El psicólogo aclara que ‘la ruptura en sí no tendría por qué ser traumática para ellos, pero muchos padres no saben hacerlo'. Además, advierte a los padres de no discutir delante de los hijos, porque absorben estos conflictos, que luego llevarán a la escuela.

‘Así como evoluciona el mundo, las parejas también, eso explica por qué muchas no llegan a tener el mismo sentimiento (‘mariposas en el estómago') que cuando se conocieron', enfatiza.

El momento de decir adiós sin lastimar

Según Rivera, terminar una relación es una de las situaciones más estresantes, agotadoras y conmovedoras desde el punto de vista emocional porque no hay manera de romper con alguien sin el riesgo de lastimar a esa persona, el que diga lo contrario está mintiendo.

‘El miedo a la soledad es otro asunto. Existen muchas personas que prefieren seguir manteniendo una relación de pareja infeliz antes que verse solas. Es una actitud inmadura, pero pasa con frecuencia', afirma.

Como dijo una vez la escritora chilena Isabel Allende: ‘El sentimiento de soledad arrastrado desde la infancia se hizo aún más agudo, pero me consolaba la vaga esperanza de estar marcada por un destino especial que se me revelaría algún día'.

Por otro lado, está la inseguridad. Las parejas en estos casos no tienen bien claro si realmente quieren terminar con la relación. ¿Qué hacer en estas situaciones?

Para terminar una relación de pareja de modo saludable, es necesario ‘hablar de la situación cara a cara con la otra persona, pero antes, organizar mentalmente todas las ideas que se vaya a exponer y algunos argumentos ante cualquier pregunta que él o ella pudiera plantear', expone Rivera.

‘En estas situaciones todo fluye. Respira profundo antes de conversar y trata de expresarte con sinceridad. Es posible que surja alguna discusión y hay que ir preparado. Demuestra que sabes muy bien lo que quieres y que es lo mejor para los dos', enfatiza el psicólogo.

Hay que estar consciente del modo en que des por finalizada la relación porque es algo que se recordará para siempre. Por ello, es necesario que suceda del mejor modo posible, aconseja.

Detalla, además que si la relación termina con gritos, reproches, rabia y sentimientos negativos, será muy difícil para ambos superar lo ocurrido. Se requiere de más tiempo para asumir esa ira, para calmarla y para poder avanzar, solo hay que hacerlo con seguridad.

‘No cambies de opinión por mucho que él o ella diga y prometa', comenta el psicólogo. Seguramente, si ya has llegado a estas alturas es porque le diste una segunda, tercera y cuarta oportunidad.

Como lo señaló una vez el dramaturgo brasileño Pablo Coelho, ‘el miedo a sufrir es peor que el propio sufrimiento'.

Hay que distanciarse

Alejarse luego de la ruptura es el paso más difícil de todos. ‘Una vez terminada la relación, es normal que al inicio surjan las dudas sobre cómo estará la otra persona o echar de menos aspectos positivos de la relación. Por ejemplo, las conversaciones por WhatsApp o el mensaje de buenos días y buenas noches que ambos se enviaban', describen el portal Psicología y Mente de España .

Es probable que la persona, aunque la relación haya terminado, quiera mantener una amistad. Sin embargo, no es sano que continúe habiendo el mismo nivel de contacto que antes hasta que no se haya superado la etapa de duelo. ‘Ello generará dolor en la persona que ha sido dejada y una posible confusión respecto a las intenciones (¿quiere volver?, ¿hacerme daño?, ¿debo esperar?)', reza en el sitio web.

comments powered by Disqus