Planeta 31/07/2018 - 12:55 p.m. martes 31 de julio de 2018

Smithsonian inauguró su sendero del manglar

El sendero del manglar tiene 203 metros de largo y atraviesa un cinturón de mangle negro, otro de mangle blanco y al final una arboleda de mangle rojo

Smithsonian inauguró su sendero del manglar

Anterior Siguiente

Redacción Digital La Estrella
online@laestrella.com.pa

El pasado 26 de julio, en celebración al Día Internacional de los Manglares, el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales inauguró el sendero del manglar, localizado en el Laboratorio Marino de Punta Galeta, Provincia de Colón, en compañía de los donantes Pat y David Jernigan, de Virginia, Martha Locke, de Boston, Antonio Gonçalves, representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y Nilda Quijano de Manzanillo International Terminal, además de invitados, directivos y personal del Smithsonian en Panamá.

El Dr. Matthew Larsen, director del Smithsonian en Panamá dio las gracias a los asistentes por su apoyo a este proyecto. Expresó “Este sendero nos ayuda en la educación ambiental al público”.

Oris Sanjur, directora asociada para la administración de la ciencia en el Smithsonian en Panamá, dio las palabras de bienvenida y explicó a los invitados y asistentes la importancia de los manglares y de cómo esta iniciativa mejorará la calidad de enseñanza de las ciencias naturales a los cientos de estudiantes que visitan Punta Galeta.

El sendero del manglar tiene 203 metros de largo y atraviesa un cinturón de mangle negro, otro de mangle blanco y al final una arboleda de mangle rojo. Este sendero, ecológicamente responsable, fue elaborado con plastimadera, un sustituto ecológico para la madera natural que contiene un componente de plástico reciclado, resistente a los insectos, a los hongos, al calor, es anti resbalante y ha demostrado ser resistente para este tipo de proyectos. La obra estuvo a cargo de Efraín Sanson, supervisada por la Oficina de Ingeniería y Construcción del Smithsonian en Panamá.

Los manglares crecen en zonas costeras y actúan como una barrera protectora entre el mar y tierra firme. Nos protegen especialmente durante eventos climáticos extremos. Tienen una gran capacidad para capturar dióxido de carbono de la atmósfera. Son mucho más eficientes y rápidos en absorber carbono que los bosques terrestres.

comments powered by Disqus