Planeta 10/04/2019 - 12:01 a.m. miércoles 10 de abril de 2019

Plaga acaba con los árboles de marañón

Un extraña enfermedad ha llevado al mínimo la producción de los árboles frutales, que es muy codiciada durante la estación seca. Técnicos del Idiap intentan identificar la plaga

Desde hace un par de años, una extraña enfermedad está acabando con los árboles de marañón. / IDIAP
IDIAP

Desde hace un par de años, una extraña enfermedad está acabando con los árboles de marañón.

Anterior Siguiente

Marlene Testa
mtesta@laestrella.com.pa

Con la llegada de la temporada seca en el interior del país, era común encontrar marañones de varios colores en las orillas de las carreteras y en los patios de las casas y huertos familiares. Para la Semana Santa, el dulce y la chicha de marañón con raspadura eran parte de la tradición gastronómica de la época y qué decir de la cocada con pepitas de la codiciada fruta tropical.

Este año, muchos hogares no podrán contar con los recursos económicos que les generaba la comercialización de la fruta. La producción no solo es escasa, sino que corre el riesgo de desaparecer de los campos panameños.

Desde hace un par de años, una extraña enfermedad está acabando con los árboles de marañón. Los científicos han catalogado los síntomas que presentan los árboles como de una ‘muerte descendente' porque se inician en la copa de los árboles y terminan llegando a la raíz.

El mal puede afectar a los árboles desde sus primeras etapas, porque muchas veces se encuentra en la semilla. El problema fitosanitario se extiende a las hojas, ramas, tallos, frutos y a las almendras que se generan con el fruto y se comercializan como ‘pepita' de marañón.

En un periodo de tres años, el mal puede provocar la muerte del árbol, indicó Rito Herrera, microbiólogo del Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá (Idiap).

La infección ataca a las plantas en una época en que están muy sensibles. A finales de año, cuando ocurre la floración del marañón, después de que suelta las hojas viejas para darle paso a las nuevas. Así aparece uno o varios hongos que generan manchas con pigmentos amarillos.

‘Los síntomas que presentan los árboles son los de una muerte descendente porque el mal inicia en la copa y termina en la raíz',

RITO HERRERA

MICROBIÓLOGO DEL IDIAP

Melvin Jaén, investigador agrícola del Idiap especialista en frutales, explicó que las altas temperaturas y mucha humedad están favoreciendo el desarrollo de patógenos que están afectando a los marañones. Y, aunque, concretamente no se puede establecer que las variaciones climáticas influyen o son responsables directos del desarrollo del hongo o de los hongos que está causando la muerte de los frutales, el investigador está convencido de que es un factor determinante.

La ‘muerte descendente' ha sido observada en el Pacífico de Panamá, en Chiriquí, Veraguas, Los Santos y Coclé. En Panamá Oeste existen grandes cantidades de árboles enfermos, mientras que en otras áreas, como Veraguas, donde se existía una gran producción de marañones, ahora hay campos con una gran cantidad de árboles cadáveres.

‘La enfermedad tiene una distribución muy alta en todo el país', advirtió Herrera. El Caribe aún falta por evaluar, agregó Herrera.

En el laboratorio de microbiología agrícola se aislaron organismos asociados a la patología que presentan los árboles del marañón, por ejemplo, lesiones en las hojas o en los frutos. Esto permitirá tener una idea más precisa de los organismos o microrganismos involucrados en el desarrollo de la enfermedad, explicó Herrera.

Una vez que se aíslan, los hongos son colocados en otros plantones. Hasta el momento, las investigaciones no indican que la enfermedad pueda contagiarse a otras especies de la misma familia de anacardiaceae , a la que pertenecen el marañón, el mango, el ciruelo o el espavé.

Los investigadores buscan establecer con certeza cuál o cuáles son los hongos que causan la enfermedad para implementar una estrategia que permita atacar la plaga y conservar este recurso. Los científicos tienen pistas, pero sería muy prematuro revelar esa información, señaló Herrera.

El Idiap creó un banco de plantones que han resultado más resistentes al mal y que, por el momento, representan la esperanza de preservar la especie en suelo panameño. Las estadísticas del Idiap indican que existen por lo menos 950 mil árboles de marañón en el país, de los cuales 900 mil están en huertos familiares y a orillas de las carreteras.

ORÍGENES

El mal no solo ha llegado a Panamá. Brasil, el mayor productor de marañones de la región, y África Ecuatorial, también han sido afectados.

ORÍGENES Y BENEFICIOS

Es originario del nordeste de Brasil y del sur de Venezuela

Mantiene el apodo de ‘la fruta de la memoria', porque entre todos sus beneficios está el ayudar a las funciones del cerebro.

El fruto real es la almendra, localizada en la parte externa del fruto falso y adyacente a éste.

El verdadero fruto del árbol del anacardo se asemeja a un pequeño guante de boxeo,

Las semillas contienen grandes cantidades de vitamina C y tiene múltiples usos medicinales.

El marañón es también conocido por los nombres de anacardo, caguil o merey.

Es originario del nordeste de Brasil y del sur de Venezuela. Mantiene el apodo de ‘la fruta de la memoria', porque entre todos sus beneficios está el ayudar a las funciones del cerebro. Su nombre original en portugués brasileño es ‘caju', pronunciado ‘cashú', palabra que deriva del ‘tupí' ‘acajú'. De ‘cashú' se deriva su nombre en inglés ‘cashew'.

La fruta está compuesta de dos partes: el fruto falso y la almendra. El primero es el resultado del desarrollo del pedúnculo, en una estructura carnosa característica de esta planta.

El fruto real es la almendra, localizada en la parte externa del fruto falso y adyacente a éste. El verdadero fruto del árbol del anacardo se asemeja a un pequeño guante de boxeo, un depósito de doble concha con una resina tipo panal de abejas que encierra la parte comestible: la semilla, un núcleo en forma de riñón de unos 3 a 5 centímetros, dura y seca de color gris.

Tiene una gran demanda a nivel mundial por sus propiedades nutricionales, además se utiliza en repostería y es muy recomendada en la dieta alimentaria. Sus semillas tostadas son altamente nutritivas y, al decir de muchos, tienen propiedades afrodisíacas.

Las semillas contienen grandes cantidades de vitamina C y múltiples usos medicinales. Es rico en fibra, proteínas y diversos ácidos grasos ideales para reducir el colesterol. Entre algunas de las propiedades podemos encontrar las vitaminas B1 y B2, la vitamina E, el calcio y el magnesio.

Una característica especial es que fortifica la memoria y es excelente para disminuir algunos trastornos renales.

comments powered by Disqus