Gastronomía 22/07/2018 - 12:01 a.m. domingo 22 de julio de 2018

Del Perú casero y el internacional

El restaurante Gran Inka ofrece de la cocina peruana los sabores que se recuerdan en casa y aquellos que ha sumado en e tiempo y la han hecho brillar fuera de sus fronteras

El bar ofrece todo tipo de licores

El bar ofrece todo tipo de licores

Anterior Siguiente Fotos Previas Fotos Próximas

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

El peruano Juan Diego Merkt y el español Adolfo Alonso han unido esfuerzos para abrir en Panamá el restaurante Gran Inka, ya conocido en Costa Rica, Guatemala y Colombia —en las ciudades de Bogotá y Cartagena— y Miami.

Se refieren a su cocina como peruana-fusión, aunque los sabores que marcan su gastronomía pudiesen llamarse absolutamente tradicionales.

‘Mantenemos platos tradicionales como el ají de gallina, el lomo saltado y el chupe de camarones, pero en nuestro menú encontrará especialidades propias del restaurante como un asado de tira al horno , un magret de pato y tiraditos de salmón y atún ‘, afirma Merkt.

Aunque sostienen que su especialidad son los pescados y mariscos, su carta es muy variada, abarcando desde carnes hasta arroces y pastas.

‘Mantenemos platos tradicionales como el ají de gallina, el lomo saltado y el chupe de camarones, pero en nuestro menú encontrará especialidades propias del restaurante',

JUAN DIEGO MERKT

En pocas semanas de haber abierto sus puertas, el pulpo a la parrilla se ha convertido en uno de los platos más populares, sin embargo, no es el único que ha dejado huella en los comensales.

Y es que con una oferta tan variada de restaurantes peruanos en la ciudad de Panamá, hay que diferenciarse de forma contundente. ‘Brindamos una excelente calidad y servicio a un precio razonable', dice Merkt. Pero la prueba de fuego está en el sabor.

Asistimos a una degustación que tuvo inicio con una causa de pulpo al olivo que nos demostró por qué el pulpo es el favorito de los comensales: suavecito y con mucho sabor. Seguidamente degustamos un ceviche peruano, muy fresco, con su respectivo choclo, camote y cebolla morada. Ni muy picante, ni muy ácido. En su punto.

Continuamos con un magret de pato acompañado de un arroz al cilantro,chalaquita y huancaínas, con los sabores de casa, según una paisana.

La degustación continuó con un cordero a la norteña, cocinado a baja temperatura en cilantro y especias , cerveza negra y ajíes peruanos servido con risotto al ají amarillo y chalaquita. El cordero se deshace con el tenedor, el risotto hace un interesante balance con la intensidad de la carne.

El siguiente plato fue un atún sellado con mermelada de ají y puré de yuca.

El atún, muy consistente, no perdió protagonismo alguno luego del pato y el cordero. El puré de yuca contrasta por su suavidad y además compensa el picor de la mermelada.

Llegó el turno de los postres: un tradicional suspiro limeño y un vanguardista jardín de nutella y frutos del bosque, una deliciosa crema cuya dulzura alcanza el balance con la acidez de las frutas.

Gran Inka cuenta con un completo bar que ofrece cervezas nacionales e importadas, incluyendo peruanas, deliciosos cocteles, claro está incluyendo los preparados con pisco como el clásico pisco sour y vinos, con interesantes opciones, sobre todo españolas.

Además de estos platos, el restaurante cuenta con una variada carta en las que podemos destacar entradas como yuquitas, jalea, anticuchos, conchitas a la parmesana, el buscado pulpo a la parrilla y un rico tartar acevichado preparado con cortes de atún, aguacate, wantan frito y mayo acevichada.

Además de la causa de pulpo al olivo, están las de pollo, cangrejo, camarones y la anticuchera.

Ofrecen algunos platos para compartir, como la causa sampler, la trilogía Fujimori y la parrilla Inka.

El restaurante ofrece una completa barra cevichera que parte con el ceviche clásico, pero también presenta el nikkei, a la brasa, el carretillero , al ají amarillo y el gran Inka.

No faltan los tiraditos, como el de pulpo l olivo, el tuna ginger y el salmón meditrerráneo.

La oferta continua con ensaladas, sopas como la parihuela, un chupe de camarones y el aguadito de pollo, arroces y un gran apartado para platos del horno y la parrilla con cerdo nikkei, lomo gran inka, entraña inka asado de tira y fettuccine a la huancaína con lomo.

En mariscos, un wok de camarones, el atún chutney, el pargo nikkei, el salmón Mancora y elpescado a lo macho, entre otros.

No faltan clásicos como el pollo agridulce, el ají de gallina y el lomo saltado.

Gran Inka está ubicado en la Avenida Samuel Lewis, Obarrio, y cuenta con 100 puestos en un ambiente cómodo y agradable. A corto plazo proyectan acondicionar una terraza que permitirá la atención a 40 comensales más y una barra cuyo fuerte serán las tapas.

 

comments powered by Disqus