Gastronomía 23/09/2018 - 12:00 a.m. domingo 23 de septiembre de 2018

Una cena cerca del cielo

Disfrutar de una cena a 45 metros de altura, con una vista privilegiada, en la entrada del Canal de Panamá, incluye registrar esas bellas imágenes y compartirlas

Caprese de los cielos

Caprese de los cielos

Anterior Siguiente Fotos Previas Fotos Próximas

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

No es raro que emblemáticos restaurantes hayan decidido establecer sus espacios en el último piso ola azotea de un alto edificio. Las vistas son fascinantes, dignas de acompañar un excelente menú.

Pero en los últimos años, una nueva modalidad se ha sumado a la oferta gastronómica y es la experiencia de una comida desde las alturas, prácticamente en el cielo.

Se trata de Dinner in the Sky, una mesa suspendida desde una grúa, concepto estrenado en 2006 y que ya se ha apoderado de los más emblemáticos lugares en las grandes capitales del mundo.

Así, se han preparado las más exóticas cenas de las manos de afamados chefs como el propio Joel Robuchon en una cena en Mónaco para el príncipe Alberto, Pierre Gagnaire, Marc Veyrat, Heston Blumenthal, Anton Mosimann, Dani García, Paco Roncero, Alain Passard y Yannick Alleno.

Y además de veladas gastronómicas se han celebrado interesantes encuentros como partidas de poker, bares de playa, y noches de ópera. Los escenarios han variado desde El Strip de Las Vegas, las colinas de Villa Borghese y la playa de Copacabana, por mencionar solo algunos.

Actualmente Dinner in the Sky ha suspendido sus mesas en 50 países alrededor del mundo en las principales ciudades de Europa, Asia, Oceanía y América.

LA EXPERIENCIA EN PANAMÁ

La experiencia Dimmer in the Sky seha disfrutado en Panamá desde junio de este año y en uno de sus más hermosos escenarios: la calzada de Amador.

Desde su inicio de operaciones la empresa ha llevado a volar a casi mil participantes.

Allí, tuvimos la oportunidad de probar las características del teléfono P20 y P20 Pro de Huawei.

El Huawei P20 Pro tiene una cámara triple, Leica con un sensor RGB, otro Mono y uno Telefoto, que juntos ayudan a que el dispositivo ofrezca una gran cantidad de opciones al momento de capturar una fotografía. Una de las grandes novedades es el modo ‘noche', que pudimos probar desde las alturas y que cuenta con un software de estabilización que permite hacer capturas de larga exposición con muy buenos resultados.

Las cámaras de estos dispositivos identifican automáticamente más de 500 escenas en 19 categorías, además cuentan con un enfoque predictivo 4D para predecir el movimiento de los objetos y capturarlos con gran detalle. Su cámara frontal de 24 MP posee iluminación de retrato 3D y modo belleza para selfies con ajustes de tono de piel y resultados más naturales.

Pero el más usado de los modos fue ‘comida', que permite que destaquen mejor todos los platos degustados desde las alturas. El teléfono tiene también un modo escenario, mascota, flor o vegetación y puesta de sol.

Armados con los teléfonos nos dispusimos a disfrutar de un hermoso atardecer. Superados los nervios iniciales y con una ‘tripulación' experta en romper el hielo, llegamos a los 45 metros de altura desde donde tuvimos una privilegiada vista de toda el área de Amador, la entrada del Canal de Panamá, el Puente de las Américas, y al fondo, los rascacielos del centro de la ciudad.

Y frente a nosotros, una deliciosa cena de tres tiempos, que se inició con un Caprese de los cielos como entrada. Se trata de una variación de la ensalada caprese, con tomate fresco de tierras altas relleno de burrata con stracciatella, reducción de vinagre balsámico con cranberry y mostaza dijon y una hoja de albahaca para limpiar el paladar.

El plato fuerte tuvimos un Ossobuco salvaje, con una pieza de carne Angus importada, acompañada de arroz salvaje y unas zanahorias baby de colores a la barbacoa con aceite ahumado, miel y pimienta cayena.

La cena finalizó con un Dinnernoli, variación del canoli italiano, rellano de crema pastelera, chocolate blanco, chocolate oscuro y pepitas de marañón.

La cena fue preparada por el chef ejecutivo Javier Espino y su equipo Romina Robledo, Ángel Abouganem y Luis Gómez, que siempre estuvieron atentos al servicio, y llenando las copas para mantener muy altas las notas de alegría. Semanalmente el equipo de Chefs preparan el menú dependiendo la temporada y los productos que se consiguen frescos. ‘Esta es una de las partes mas divertidas de la experiencia, el poder relacionarse con nuestro chef ejecutivo que el les explique por qué el plato de la semana y de donde sacó la inspiración', asegura el equipo de Dinner in the Sky. Pero si un cliente no disfruta el menú o es alérgico, pueden hacerse arreglos para modificar el menú de ese participante. Adicionalmente se cuenta con menús kosher, halal y vegetariano.

comments powered by Disqus