Gastronomía 21/10/2018 - 12:56 a.m. domingo 21 de octubre de 2018

Ron, la bebida que une a los latinos

José Luis Gutiérrez, embajador de Santa Teresa 1796 presidió una cena maridaje en la cual destacó las cualidades del ron premium y evidenció su versatilidad para el acompañamiento de comidas

Chuck flat de res braseada con texturas de patata y ensalada con hierbabuena

Chuck flat de res braseada con texturas de patata y ensalada con hierbabuena

Anterior Siguiente Fotos Previas Fotos Próximas

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

‘El tema de los rones o destilados de caña es algo que tiene que enorgullecernos como latinos ya que, ¡La caña nos une!', dice el mexicano José Luis Gutiérrez Ibarra, ‘Pepe Guti', Brand Ambassador de Santa Teresa 1796 para Latinoamerica y el Caribe.

Durante una corta visita a Panamá, Pepe Guti ofreció a los invitados a una cena maridaje en en restaurante Laboratorio Madrigal, algunos consejos para disfrutar de una rica cena acompañada por interesantes cocteles elaborados con Santa Teresa 1796, ron premium venezolano. También respondió algunas preguntas para La Estrella de Panamá .

‘Desde el norte hasta el sur se hacen y producen destilados a base de la caña de azúcar', reconoce Gutiérrez. Y por ello el ron es una bebida que une a todos los latinoamericanos. Sin embargo, no todos los rones son iguales. En el caso de Santa Teresa, asegura Gutiérrez, destacan las cualidades de la tierra donde se da la caña de azúcar utilizada para su elaboración, los hechos históricos que dieron a la familia Vollmer la fuerza para mantenerse en pie desde 1796, la calidad de su elaboración artesanal que se hace con rones de hasta 35 años de edad y el propósito social que acompaña a este emprendimiento, ‘Proyecto Alcatraz' en el cual, se ayuda y brinda una segunda oportunidad a las personas menos afortunadas de familias de delincuentes para que aspiren a un futuro mucho mejor y alejados de una vida delictiva.

Tradicionalmente el ron añejo se ha acompañado de agua o se bebe solo. Estas reglas han cambiado con el paso del tiempo no solo para el ron sino para todas las bebidas premium con las cuales se preparan cocteles del mismo nivel.

‘En gustos se rompen géneros y estoy de acuerdo que, así como el vino, el mejor coctel es el que más te gusta. Pero mí la regla seria ‘menos es más', asegura.

Para el mixólogo, el Old Fashioned es el coctel clásico que sacaría mayor provecho de Santa Teresa 1796. ‘Aprovecha sus sabores tostados y aromáticos y además agrega un toque dulce por el jarabe de azúcar; la piel de naranja nos brinda frescor y toques cítricos que se contrastan bastante bien.

Sobre la mejor manera de disfrutar este ron premium es ‘acompañado, de eso no hay duda', dice. Pepe Guti se ve a sí mismo en una terraza, un balcón o azotea, disfrutando una buena vista ya sea de la ciudad, campos o playa, una buena música que vaya con el ambiente y la ocasión y su ron en las rocas y perfumado con piel de naranja.

‘Eso si, dependiendo del clima agregaría un toque pequeño de agua gasificada, solo un poco', detalla.

En cuanto a las comidas, de acuerdo con el especialista cada una de ellas tiene un porqué. ‘La verdad, he tratado muchos maridajes tanto de armonía como de contraste y han funcionado bastante bien', asegura.

Aunque los postres son una opción deliciosa y a prueba de fallas, como buen carnívoro, Gutiérrez prefiere maridar con una picaña o un bife de chorizo, ‘¿y por qué? Bueno así como los vinos añejos que contienen astringencia por su edad, pues Santa Teresa 1796 al tener entre su mezcla rones de hasta 35 años de edad, funciona perfectamente con estos cortes que contienen algo de grasita y son bastante jugosos', explica.

Es un buen momento para el ron, de acuerdo con Pepe Guti, poco a poco más consumidores se están dando cuenta que no todo se trata de los productos de otros continentes', pero no es cuestión de dejar de consumir lo que nos gusta sino' animarnos a probar destilados y productos de nuestro continente'.

Santa Teresa, así como rones de otros países han llegado gracias a los esfuerzos de sus distribuidores a nuevos mercados, países, ciudades, bares y restaurantes.

‘Al final, una marca no se hace de la noche a la mañana, pero la mejor promoción es la que hace uno mismo, la que se hace de boca en boca, de trago en trago, contando una historia, con los amigos y disfrutando una buena copa', concluye.

EL MARIDAJE

Luego de un trago de bienvenida de Santa Teresa 1796 con agua gasificada y piel de naranja, un aperitivo y pan de la casa, se sirvió el primer tiempo, guacamole, crudites y sus crujientes con un Catatumbo, coctel representa el fenómeno atmosférico propio de Maracaibo con Santa Teresa 1796, jugo de limón fresco, jarabe de miel de abeja, top de ginger beer y bitters de Angostura.

PEPE GUTI

Brand Ambassador de Santa Teresa 1796 para todo lo que es Latinoamerica y el Caribe

Campeón nacional de coctelería en México en el 2014.

Egresado de la Escuela Culinaria Internacional de la Lic. En Gastronomía Chef y especializado en Sommelier.

Chef instructor en universidades gastronómicas privadas, clubes gastronómicos impartiendo talleres tanto en Jalisco como en diferentes estados de la República Mexicana y exterior del país de servicio de alimentos y bebidas, enología, coctelería y diferentes estilos de cocina nacional.

‘La efervescencia del coctel nos va a limpiar las papilas gustativas,

La acidez del tomate en el guacamole se complementa con la del limón en el coctel y la miel ofrece un balance', detalla Gutiérrez.

En el segundo tiempo se sirvió un ceviche al estilo nikkei con fondo de salsa teriyaki, brotes de cilantro cebolla, ajo dulce, maíz y ají amarillo, acompañado por un clásico Daiquirí.

‘Este es un maridaje por complementación: la acidez y sabor del mar en el platillo con la acidez y dulzor en el trago', establece el mixólogo. La mineralidad del pescado contrarresta la acidez del plato, mientras que el dulzor del jarabe del coctel contrarresta el jugo de limón. En este caso particular, el daiquirí, al estar preparado con un ron añejo, tiene notas amaderadas y astringentes por su paso por barrica.

El tercer tiempo, el plato fuerte fue un chuck flat de res braseada con texturas de patata y ensalada con hierbabuena. Se maridó con un Old Fashioned, coctel clásico, preparado con Santa Teresa 1796, jarabe natural, bitters de angostura, bitters de naranja y piel de naranja. ‘Los sabores amaderados especiados y astringentes se van a llevar muy bien con esta pieza de carne cocida durante 12 horas', comenta.

El postre, fresas con nata en una versión propia de Laboratorio Madrigal se maridó con Santa Teresa 1796, puro, haciendo contraste el sabor intenso de especias tostados madera y final seco con un postre cremosos dulce y con sabores a frutos rojos.

comments powered by Disqus