Cultura 22/05/2019 - 12:00 a.m. miércoles 22 de mayo de 2019

‘Somos como los Avengers: todos tenemos un nombre y un superpoder'

Leonardo Bruno y Aryel Altamar, dos de los siete magos de ‘The Illusionists', adelantan detalles del espectáculo que, desde hoy y hasta el 26 de mayo, ofrecen en el Teatro Anayansi, del Centro de Convenciones Atlapa


Anterior Siguiente

Lourdes García Armuelles
lourdes.garcia@laestrella.com.pa

Un encuentro esperado y que reúne en un solo escenario a los mejores magos del mundo ya está en Panamá. ‘The Illusionists', el espectáculo de magia más aclamado de Broadway que con su nuevo tour regresa a las instalaciones del Teatro Anayansi, del Centro de Convenciones Atlapa, para hacer alarde de trucos de ilusionismo, levitación, adivinación, desapariciones e hipnotismo. La familia panameña podrá disfrutar, a partir de hoy hasta el 26 de mayo, de cada una de estas presentaciones.

Aryel Altamar (hipnotista), Leonardo Bruno (alquimista), Florian Sainvet (manipulador), Aaron Crow (guerrero), Matt Johnson (escapista), Mark Kalin ( showman ) y Jinger Leigh (hechicera) son los personajes que integran a este famoso grupo.

EL DETRÁS DE ESCENA

Altamar y Bruno visitaron las instalaciones de La Estrella de Panamá para conversar sobre las expectativas de su espectáculo y a la vez exponer detalles de sus trayectorias. Altamar, el hipnotista argentino, expresó que ‘The Illusionists', al ser una producción que viene desde los grandes escenarios de Estados Unidos, cuenta con todo un equipo de trabajo que ‘busca siempre reforzar la calidad y la innovación', afirma. ‘Se arma toda una logística detrás de escena para cuidar cada detalle. En 15 o 20 minutos (tiempo estimado de actuación de cada uno sobre las tablas), demostramos el nivel de profesionalismo y de exigencia que nos proponemos. Estamos conscientes de que en nuestras manos está la responsabilidad de elaborar una exposición de talla internacional', recalcó.

‘Con la magia puedo ilustrar historias sin robarle al público la sensación de asombro y sorpresa',

LEONARDO BRUNO

ALQUIMISTA

Bruno coincide y manifiesta que la vanguardia es la esencia que caracteriza a este evento. ‘No es el típico encuentro de magia tradicional que todos conocen, esto es otra cosa. ¡Es increíble! Y no sería posible sin todas las personas que están detrás del telón', remarcó.

Además, destacó que cada escena lleva semanas de práctica. El también alquimista señaló que montar y crear cada acto es uno de los aspectos más sencillos dentro de todo el guion. Altamar afianzó la premisa de Bruno y describió que han incorporado nuevas técnicas como la tecnología y el uso de fuegos artificiales durante el espectáculo, para que ‘nuestro público, que nos ama, quiera vernos cada año'.

Hoy en día captar la atención del espectador es uno de los mayores retos. ‘Nuestro enemigo directo es el celular. Sabemos de manera instantánea que algo se perdió en el escenario cuando la persona se distrae o decide contestar un wasap durante la proyección. Para tratar de evitarlo, somos más interactivos y hacemos todo a mayor velocidad', indicó. ‘Somos como la liga de Avangers, pero de magos, ya que todos tenemos un nombre y un superpoder', agregó Bruno.

UNO DE LOS SIETE ELEGIDOS

Cada temporada, el grupo abre convocatorias para elegir a los miembros de su nueva generación. ‘Ser seleccionado es un honor, un privilegio. Me enorgullece saber que estoy en uno de los mejores tours de magia del mundo', señaló Altamar.

‘Que, ¿qué sensación da ser uno de estos talentosos magos? Es como esa emoción cuando el Barcelona te pide que juegues para ellos, algo así lo describiría, bueno... esto solo le entenderían los que aman el fútbol', respondió entre risas Altamar.

Además, reveló que para su presentación elegirá a 30 personas del público para hipnotizarlas. ‘Haré un acto que los dejará sorprendidos, pero que también será divertido y cómico', adelanta.

CRECIMIENTO PROFESIONAL

Altamar, con 14 años de carrera profesional, ya tiene en su currículum el reconocimiento como uno de los mejores hipnotistas de Latinoamérica. ‘Cada vez que me subo al escenario, tengo presente esta mención porque me compromete a seguir demostrando a mi público la calidad de mi trabajo. Siempre me gusta innovar, para crear espectáculos originales. Mi mayor recompensa es saber que otros disfrutan de mi talento'.

‘Para mí, la hipnosis es una forma de vida y una manera de programar mi mente. Muchas personas me piden que les hable de alternativas para solucionar algunos de sus problemas; la solución está en la mente de cada uno, les digo',

ARYEL ALTAMAR

HIPNOTISTA E ILUSIONISTA

Desde un inicio, este argentino buscó a expertos y se instruyó con los mejores libros para llevar este conocimiento a la práctica. En su recorrido, ‘cultivado con mucho esfuerzo', ha aprendido que una buena disciplina genera un crecimiento personal y profesional. Su ética lo lleva a estar siempre en contra de aquellos que, buscando visibilidad de manera fácil, solo manchan su carrera. ‘La hipnosis fue durante años un método utilizado para difamar y promover el bullying en el público. Desde mi punto de vista, nunca vi correcto, cómo algunos conocedores de esta habilidad utilizaban a otras personas para hacer el ridículo frente a un escenario. Esta práctica es mucho más que solo dominar la voluntad mental de las personas. Durante mis presentaciones privadas o aquellas que son colaborativas, busco dejar el mensaje claro: esta es una experiencia distinta y que puede ser divertida', recalcó. ‘Para mí, la hipnosis es una forma de vida y una manera de programar mi mente. Muchas personas, después de mis apariciones, me piden que les brinde alternativas para solucionar algunos problemas que padecen, pero les digo que el único que tiene esa voluntad es uno mismo, porque todo está en la mente'.

Desde muy pequeño, el alquimista Bruno ya sabía que esta sería la profesión de su vida. El gran legado que le proporcionó su abuelo, Leonardo Trébole (reconocido mago latinoamericano), fue el impulso que lo motivó a seguir sin miedo en este camino. ‘Si no es por él, no estaría haciendo magia, me dio las bases para seguir sin temor y confiar en mi talento. Crecí en una familia que sentía esto como una razón de ser. A los cinco años, participaba en las actividades de la escuela. La trayectoria siempre me da un motivo para aprender, disfruto lo que hago y siempre doy el cien por ciento', ahondó.

El mexicano admitió que su pasión es la magia, ‘tanto así que se ha convertido en mi estilo de vida. En ella puedo ilustrar historias sin robarle al público la sensación de asombro y sorpresa'.

comments powered by Disqus