Cultura 10/10/2018 - 12:03 a.m. miércoles 10 de octubre de 2018

Sexo tántrico, un placer espiritual y multiorgásmico

‘Es imprescindible comprender cómo la sexualidad pasa de ser algo mundano a algo trascendental', María Lucía Tarazona, terapeuta colombiana

  /

Anterior Siguiente

Ivette Leonardi
ivette.leonardi@laestrella.com.pa

Para María Lucía Tarazona, terapeuta colombiana, ‘detrás de un encuentro sexual hay una conexión con tu ser, una conexión orgásmica y duradera', dice, sobre lo que denomina el sexo tántrico, ‘una disciplina milenaria que todos quieren experimentar'.

‘El tantra no es solamente hacerle el amor a un ser humano, es hacerle el amor a la vida',

MARÍA LUCÍA TARAZONA

TERAPEUTA Y ESPECIALISTA DEL TANTRA

Muchos conocen el sexo como sinónimo de procreación y placer. Ese que está vinculado a la penetración y al orgasmo, como meta. ¿Acaso existe algo distinto? Tarazona lo confirma. El tantra (o tantrismo) es una práctica acuñada en la India, que, según la especialista ‘convierte la pasión en una experiencia mística.

Desde su óptica, ‘el orgasmo corto y convencional' no es el objetivo del sexo. ‘Cuando el hombre tiene una eyaculación, el hombre descarga la energía hacia abajo: se va a la Tierra. Por eso es que termina cansado y le cuesta mucho trabajo volver a recuperar la erección', describe. ‘Es imprescindible comprender cómo la sexualidad pasa de ser algo mundano a algo trascendental y espiritual', añade la mujer que decidió transitar en este camino, tras una crisis existencial.

‘Con el sexo tántrico logras recircular esa energía por todo el cuerpo. Es como si te dieras una ducha de vitalidad. Cuando toda esa energía la traes a todos esos centros de poder (los chacras), ellos se recargan y la persona no quedará cansada, sino revitalizada', especifica.

La especialista destaca que a diferencia del sexo tradicional, en el que la pasión se agota con el tiempo y con lo carnal, en el tántrico el deseo se intensifica. ‘El tantra te regresa al origen de todo y explota tu energía sexual', matiza. ‘En este tipo de sexo se intercambia la energía del amor, y su fin no es el de descargar tensiones, sino buscar la transformación, la armonía...', aclara. ‘El sexo que manejamos hasta ahora es muy básico. Muy animal. No es que esté malo, pero se pierde el 90% de la magia', zanja.

EL MÉTODO

Según Walter Ghedin, médico especialista en el sexo tántrico, esta disciplina ‘valora tener en cuenta la relajación, la respiración, las sensaciones que se despiertan a medida que toco y me tocan, una interacción que tiende a sostener el placer y a controlar la eyaculación', una premisa que Tarazona confirma. ‘Es increíble cómo toda la vida nos la pasamos persiguiendo ese miniinstante (orgasmo ‘tradicional'); así será de pleno que siempre lo queremos perseguir. ¿Te imaginas lograrlo, multiplicado en el tiempo?'.

El también llamado ‘orgasmo del valle' tiene como fortaleza la pausa. Dejar a un lado la urgencia de la penetración, los movimientos bruscos y tomar en cuenta la concentración y la complicidad que se logra con la respiración, susurros y suspiros. ‘Las personalidades ansiosas no se llevan bien con esta técnica, ya que desmerecen otras opciones eróticas', destaca Ghedin y asevera que esta práctica requiere de ‘entrenamiento y tiempo'.

Al igual que las otras disciplinas enfocadas en la sanación corporal, el tantra tiene como bastión mente, cuerpo y espíritu. ‘El tantra que conecta con la fuerza creadora del universo es el único camino para a través del placer, llegar a la espiritualidad', agrega Tarazona.

‘Uno de los estándares del tantra es el artista inglés Sting', acota la especialista. El músico ha dicho en diversas entrevistas que el secreto de su matrimonio es el sexo. ‘He durado hasta ocho horas haciéndole el amor a mi mujer', dice. ‘Está la química, innegable, y todavía la tenemos. La quiero más cada día. Además, nos gustamos', sentencia el cantante.

 

comments powered by Disqus