Cultura 19/07/2018 - 12:01 a.m. jueves 19 de julio de 2018

La sardina, de la mesa de los pobres a símbolo de moda en Lisboa

Las primeras sardinas artísticas se remontan al siglo XIX y salieron de la mano de Rapahel Bordalo Pinheiro

  /

EFE
online@laestrella.com.pa

Grandes, pequeñas, de cerámica, de metal, de corcho, de tela, solas o en lata... Las sardinas se han convertido en los últimos años en un símbolo de Lisboa que se ha puesto de moda como reclamo publicitario y deja suculentos beneficios.

Antaño considerada comida de pobres, la sardina —como el atún o la caballa— era un alimento básico en un país con 950 kilómetros de costa, especialmente en ciudades como Lisboa, donde era, y aún es, tradición comerlas asadas durante las fiestas de su patrón, San Antonio. Pero, además de plato popular, desde hace quince años, la sardina le ha quitado protagonismo al famoso ‘Gallo de Barcelos', el animal de cresta roja y cuerpo negro decorado con vistosos colores que esconde la leyenda de un peregrino gallego que, en el camino de Barcelos a Santiago de Compostela (España), se libró de la horca por el canto de un gallo.

Las primeras sardinas artísticas se remontan al siglo XIX y salieron de la mano de Rapahel Bordalo Pinheiro (1846-1905), pero no fue hasta 2003 cuando se creó el concurso de sardinas de las fiestas de Lisboa, cuando comenzaron a popularizarse hasta convertirse en icono de la cultura y la gastronomía lisboeta. Miles de latas de sardinas adornan las paredes del ‘Mundo fantástico de la sardina portuguesa' —un establecimiento temático frente a la emblemática plaza del Rossio— donde es posible revisar la historia del siglo XX a través de las latas de conserva, que repasan los acontecimientos más importantes ocurridos cada año entre 1916 y 2017, desde las guerras hasta el nacimiento de estrellas de Hollywood.

comments powered by Disqus