Cultura 07/07/2019 - 12:00 a.m. domingo 7 de julio de 2019

Renace la ‘Casa de la Cultura Panameña'

Ya falta muy poco para la reapertura del Teatro Nacional, luego de cuatro años de cierre debido a su deterioro. Después de un integral proyecto de restauración, se abre un mundo de nuevas posibilidades para este gran escenario


Anterior Siguiente Fotos Previas Fotos Próximas

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

La cerca perimetral hecha con hojas de zinc está todavía en pie, aunque ya se divisan tras ellas las paredes blancas y recién pintadas de su fachada. Relucen los medallones de Wagner, Shakespeare, Molière, Rossini, Cervantes y Lope de Vega. El principal escenario del arte panameño está casi listo par su reapertura, luego de cuatro años con sus puertas cerradas. Quien espera lo mucho, espera lo poco…, dice el refrán, Y es que en menos de dos meses el Teatro Nacional recibirá nuevamente a artistas, gestores y público, que disfrutarán de un espacio restaurado en su totalidad y con grandes mejoras técnicas.

La entrada lateral que da directamente a la trasescena se ha adecuado para facilitar la entrada y salida del equipo técnico, para ello se creó una rampa con mosaicos que recrean de forma muy efectiva a los que ha estado pro muchos años en el pasillo lateral y que debieron ser removidos para esta adecuación. La puerta de acceso ha sido ampliada para facilitar el acceso a equipo y tramoya. Al entrar se siente el aire acondicionado que es encendido por áreas para ir ajustando los niveles de humedad dentro de las distintas áreas del edificio.

Cruzamos una puerta que nos permite llegar a través de un pasillo al lobby del teatro. Los pisos están desnudos, luciendo los mosaicos de antaño, sin embargo deberán cubrirse con alfombras para minimizar el ruido en la sala.

Las paletas de color en los elementos decorativos del lobby se estudiaron para plasmar sus colores originales. Los dorados toman vida, los medallones dorados con las iniciales TN en las puertas están lustrados. De las oficinas administrativas, a un costado del lobby salen las escobas, la limpieza final ha iniciado. En adelante se utilizará una puerta lateral que da al otrora bar del teatro, cuya estructura no estaba incluida en los diseños originales, para la entrada al público. Esto permitirá que en el lobby principal se evite un congestionamiento y el público tome sus puestos de forma más expedita.

César Robles, asesor general del Instituto Nacional de Cultura (INAC) comenta con entusiasmo que uno de los grandes beneficios que ha traído esta restauración es el hecho de conocer más de la historia de nuestra primera casa del arte. Así podemos comprender mejor por qué se han hecho los cambios que ha sufrido y cómo lograr que su esencia permanezca a través del tiempo.

‘El Teatro Nacional ha sido intervenido en numerosas ocasiones, pero se toman como procesos de restauración solo cuatro: 1941, 1970, 2002 y 2016, siendo esta la más extensa y completa de todas', detalla Robles. Sin embargo, el teatro sufrió una mayor cantidad de reformas en la intervención que se le hizo entre 1970 y 1974.

‘El edificio no se convirtió en bien patrimonial hasta el '76, así que esa intervención fue la más agresiva de todas. Se modificaron los baños, se cambiaron las escaleras, se tapizaron las paredes, se cerraron los pasillos de acceso a los palcos, se cambiaron los camerinos y se agregaron áreas de almacenaje, entre otras cosas', detalla.

Hoy, protegido como patrimonio y luego de advertirse importantes daños a nivel estructural, se emprendió esta restauración que ha tenido un costo de 15 millones de dólares.

Se abren las puertas de la platea y la vista es sobrecogedora. A pesar de los plásticos que protegen mobiliario y aplicaciones artísticas, ‘El Nacimiento de la República', obra de Roberto Lewis plasmada en el plafón del teatro, luce más clara y nítida. Será porque además de la luz del eslpléndido chandelier que cuelga del centro del cielo raso, una corona de bombillos que rodea el lienzo está encendida luego de muchos años de desperfectos.

‘Posiblemente debido a que sabía que este trabajo no iba a ser presentado en Europa, donde los artistas o críticos más puristas lo podrían criticar fuertemente, Roberto Lewis utiliza en sus lienzos sobre todo en la sala principal diferentes técnicas pictóricas y hasta mezcla paletas de colores que corresponden a diferentes movimientos artísticos, lo cual no era la costumbre de esa época', explica Robles. En ‘El Nacimiento de la República' podemos ver mezclas del trazo clásico de su escuela en sus figuras humanas, mientras que en los espacios correspondientes al cielo abierto recurre al puntillismo y los rosados y naranjas más identificables con el impresionismo para reflejar el dinámico movimiento constante del cielo al amanecer', detalla el experto.

En cambio, en la cenefa sobre la boca del escenario la paleta de colores es más sobria y corresponde a las tonalidades utilizadas en sus trabajos previos. ‘Llama la atención la mezcla de diseños y referencias artísticas en esta pieza donde comparten espacio las rosas europeas con pencas tropicales y la liras, representación del arte clásico, con elementos precolombinos', comenta.

Los detalles de cada palco están completos. En platea, se ha eliminado el pasillo central, mientras que los espacio laterales se han anchado. También se ha considerado el espacio para personas con discapacidad que asistan en sillas de ruedas y se ha habilitado espacio para cuatro de ellas.

La capacidad de asientos del teatro se ha reducido a 753 butacas, pero se garantiza que en cada uno de los puestos habrá completa visibilidad al escenario.

‘El aforo inicial del Teatro Nacional en 1908 se registra en 1,000 personas cuando se permitía a parte del público estar de pie en los pasillos en la parte posterior de la sala. Esto fue cambiando a través de los años, sobre todo cuando se modificó el foso de los músicos a finales de la década de 1920 y posteriormente cuando se cerraron los pasillos perimetrales en los años 70', asegura Robles.

Debemos recordar que para la fecha de construcción del edificio del Teatro Nacional – Palacio de Gobierno, no existían los acondicionadores de aire, por lo cual debía garantizarse la circulación del aire con un espacio más abierto. En los pasillos, luego de eliminar cielo rasos, fueron descubiertas unas parrillas que que facilitaban la circulación de aire a través de ductos.

‘El Patronato del Teatro Nacional considera prudente, como parte del plan permanente de manteni miento y restauración, que el edificio cierre durante el mes de enero todos los años para limpieza completa y reparaciones menores'.
 

El foso se ha ampliado y se ha instalado un elevador. Los paneles de electricidad se han ubicado en el sótano. En la sala reluce un rojo pompeian, establecido por la restauradora Angela Camargo, como el color original.

En el escenario todos los elementos van tomando su lugar y se espera la llegada de un telón cortafuegos, una de tantas medidas de seguridad que se han incluido en el inmueble sin interferir en su estructura original. Así también se han incluido otros elementos que permiten mejoras técnicas para que el Teatro Nacional pueda ofrecer las mejores condiciones a sus artistas y al público.

El foyer, otra de las joyas artísticas del teatro, luce como nuevo. En días soleados una luz dorada resalta las obras de Roberto Lewis las cuales fueron objeto de limpieza y remoción de algunos retoques que se les había hecho a lo largo del tiempo.

Y claro, a nivel estructural se realizaron grandes trabajos que van desde el sótano hasta los tejados, pasando por escenario, sistema de aire acondicionado, sistema eléctrico, sistema de plomería, saneamiento de losas y construcción de bodegas y camerinos.

Los cambios en esta ocasión también han llegado a la galería, el tradicional gallinero, que no contaba con las condiciones óptimas para que el pueblo, con recursos económicos limitados, pudiese participar con decoro, de la oferta cultural del teatro. ‘El teatro le dio la espalda al pueblo, nunca lo tomó en cuenta, no es extraño que el pueblo le diera la espalda al teatro', indica el asesor. Además del ajuste de los niveles de los asientos, ‘se han colocado butacas más confortables, se agregaron salidas de aire acondicionado y se instaló un sistema de sonido dedicado para que los asistentes tengan una experiencia más cómoda y agradable', agrega.

Y para que el Teatro Nacional en adelante sea un ente inclusivo tanto para el público como para los artistas ‘se han contemplado nuevos usos de los diferentes espacios dentro y fuera del edificio, adicional a programas educativos y culturales que permitan la presencia y desarrollo de expresiones artísticas como la fotografía, la poesía, música de autor, escultórica micro teatro, etc.', establece Robles.

‘El teatro ofrecerá una serie de eventos para todo tipo de público que buscan poder apelar a la mayor cantidad de disciplinas artísticas y beneficiar a la mayor cantidad de espectadores posibles'.
 

La reapertura del Teatro Nacional está pautada para finales del mes de agosto e inmediatamente después se dará a conocer la agenda de eventos que se llevarán a cabo en lo que resta del año.

‘Será una serie de eventos para todo tipo de público que buscan poder apelar a la mayor cantidad de disciplinas artísticas y beneficiar a la mayor cantidad de espectadores posibles. Los eventos incluyen: danza, música, literatura y teatro, de distintos tipos, además de folklore, cine, espectáculos callejeros y el reconocimiento a grandes figuras de la cultura nacional', destaca el asesor.

También desean dejar claro que no se cederá el uso del Teatro Nacional de forma gratuita, para garantizar los fondos necesarios para su funcionamiento y mantenimiento y ‘aunque se impulsará la gestión de eventos didácticos y educativos, no estarán permitidos eventos de naturaleza escolar, como lo son graduaciones, entregas de certificados y demás. Ni eventos de carácter individual como celebraciones personales', todo esto para garantizar la mejor utilización y conservación de este bien patrimonial.

‘El Patronato del Teatro Nacional considera prudente, como parte del plan permanente de mantenimiento y restauración, que el edificio cierre durante el mes de enero todos los años para limpieza completa y reparaciones menores. Se establecerán tres equipos de trabajo: aseo, mantenimiento y restauración, quienes trabajarán en conjunto o por separado para atender las diferentes necesidades del edificio que ya cumple este año 111 años de existencia', informa. Además, con la asesoría de Ángela Camargo, profesional a cargo de la restauración pictórica de este proyecto, que deberán programarse trabajos de restauración cada tres años, tomando en consideración el resultado de las inspecciones que se realicen como parte del mantenimiento anual del edificio.

Han sido poco más de cuatro años de trabajo. Con el principal apoyo del Estado, pero también del público, gestores culturales y artistas, podemos tener un teatro Nacional por muchos años más.

Un patronato, la mejor opción

TEATRO NACIONAL

El Patronato del Teatro Nacional fue creado mediante la Ley N.16 del 20 de abril de 2017 para hacer la gestión de este bien patrimonial de manera programática y trasparente. actualmente el patronato está presidido por el abogado y escritor Juan David Morgan, en representación de la Fundación Eduardo Morgan, que se encargo de los trámites legales para la creación del patronato. El patronato contará siempre con una representación del Inac y del Municipio de Panamá, además de tres miembros benefactores.

‘Al analizar la historia del Teatro Nacional se puede ver claramente en su línea de tiempo que sus ciclos de vida están claramente determinados por las políticas culturales y educativas del gobierno de turno. El separar la administración de este del mandato gubernamental garantiza, sin lugar a duda, una gestión continua de su mantenimiento, recaudación de fondos adicionales para su operación y actualización de medios tecnológicos, y sobre todo la creación de planes de acción a largo plazo para así evitar que vuelva a caer en periodos de abandono y negligencia como ya ha sucedido en repetidas ocasiones', detalla César Robles., quien ha acompañado los trabajos de restauración desde la administración pasada.

‘La nueva administración ha presentado iniciativas contundentes para el fortalecimiento de los sectores culturales del país y la implementación de nuevos planes de acción para elevar la cultura en lo que podría ser fácilmente el más ambicioso y esperado plan educativo-cultural de las últimas décadas. La figura del Patronato del Teatro Nacional como existe actualmente seria uno de los aliados más contundentes en esta nueva etapa para la cultura nacional', asegura el gestor cultural.

comments powered by Disqus