Cultura 13/08/2019 - 12:00 a.m. martes 13 de agosto de 2019

Un palacio que acoge la huella histórica de la diplomacia panameña

Con la inauguración del Conjunto Monumental y Patrimonial del Palacio Bolívar, el pasado mes de junio, se abre una ventana a la esencia de la política exterior panameña y a la necesidad de impulsar la exploración de estos espacios que afianzan el reconocimiento de la identidad nacional

  / Larish Julio | La Estrella de Panamá
Larish Julio | La Estrella de Panamá

Anterior Siguiente Fotos Previas Fotos Próximas

Yandira Núñez
yandira.nunez@laestrella.com.pa

Recorrer el Conjunto Monumental y Patrimonial del Palacio Bolívar, recientemente incorporado a la oferta museística nacional, es una experiencia de reflexión y reencuentro con el seno histórico de las relaciones del Istmo con el mundo. Un lugar que conquista el espíritu de cualquier curioso y recuerda cuan necesario es destacar la memoria —hoy tangible— del acontecer nacional, de cara a la celebración de los 500 años de fundación de la ciudad de Panamá.

Ubicado en el Palacio Bolívar, que se asienta en el corazón del Casco Antiguo —declarado como Patrimonio Histórico de la Humanidad por la Unesco— el complejo se constituye en los cinco pabellones de la infraestructura diplomática:

Juana de Arco, Juan Bautista de La Salle, Constitución, Centenario y Francisco Javier Junguito. En ellos se encuentran: la Plaza de Los Libertadores; la Sala Capitular del Convento de los Franciscanos Sede del Congreso Anfictiónico convocado por Simón Bolívar en 1826; la Sala de Actas de dicho Congreso; la Sala Conmemorativa de la VII Cumbre de las Américas, celebrada en Panamá; la Biblioteca y la Sala de Consultas del Acervo Histórico Diplomático de Panamá, que guarda el acervo diplomático de la vida republicana del país, y la Exhibición Permanente ‘Los Jesuitas en Panamá, en todo amar y servir'.

‘Esta es una etapa más en la maduración de la identidad panameña y un complejo le sirve a la comunidad de muchas maneras, sin perder su razón de ser',

VLADIMIR BERRÍO

DIRECTOR DE CONASINA

Se trata de una iniciativa que busca robustecer la oferta turística, histórica, cultural y religiosa del Casco, en un país que debe ser no solo referente del Canal, la conectividad y el comercio marítimo, sino de un andar que marcó pauta en la región.

Vladimir Berrío, director de la Comisión Nacional de los Símbolos de la Nación (Conasina), conversa emocionado sobre la evolución del lugar y el valor de lo que éste resguarda. ‘Es impresionante cómo iniciamos haciendo referencia a la Cancillería y ahora nos referimos a un complejo arquitectónico, arqueológico, histórico y cultural de primer orden'.

‘¡Qué bonito contar con este lugar y que el Estado panameño lo esté perfeccionando con los años!', dice.

De acuerdo con Berrío, la Cancillería tiene dos tesoros: El Salón Bolívar, con las actas —la cuna del Derecho Internacional latinoamericano— y la Sala de Consultas del Acervo Histórico Diplomático.

Se trata de un punto neurálgico en el complejo. ‘Es un archivo valiosísimo, en un maravilloso estado de conservación; un excelente material para los investigadores, estudiantes y escritores', explica.

‘En las vitrinas se cambiará periódicamente el material de los archivos en exhibición. También hay una cómoda sala para hacer consultas e investigaciones', apunta.

‘Nos hemos esforzado desde 2017 para preparar colecciones que sean de relevancia para el público general, sobre materias histórico-diplomáticas',

ENRIQUE AVILÉS

DIRECTOR OPERATIVO DEL ACERVO HISTÓRICO DIPLOMÁTICO

Enrique Avilés, director Operativo del Acervo Histórico Diplomático, indica que esta es la entidad encargada de custodiar y salvaguardar toda la documentación diplomática que tenga significancia histórica para la Cancillería y la nación.

‘Nos hemos esforzado desde 2017 para preparar colecciones que sean de relevancia para el público general, sobre materias histórico-diplomáticas. Tenemos correspondencia diplomática, las colecciones de discursos, límites y fronteras, 9 de enero y la de tratados, que es una de las más significativas porque expresa las relaciones contractuales de Panamá con el mundo desde sus inicios hasta nuestros días', continúa.

Según Avilés, ‘el proceso de adecuación de la sala constó de la selección, cura y saneamiento de la documentación; la creación y la organización de las colecciones; la sala es el reflejo de todo un trabajo de organización archivística que viene gestándose desde 2017'.

‘Esto es solo una muestra de lo que cada colección ofrece en documentos', aclara, como una carta de Adolfo Hitler y demás documentos presidenciales.

La ciudadanía tendrá la posibilidad de acceder a los documentos, así como funcionarios de la Academia Diplomática que están en preparación, mediante la programación de consultas en línea y físicas.

Aclara que ‘ningún otro museo o depositario cultural tiene esta información, solo el Ministerio de Relaciones Exteriores'.

Para Berrío, la apertura del complejo es ‘una etapa más en la maduración de la identidad panameña y un complejo le sirve a la comunidad de muchas maneras sin perder su razón de ser'.

Visibilidad

De acuerdo con información de la Cancillería, se espera retomar, con el gobierno de turno, las conversaciones necesarias para incorporar la visita al conjunto, en un circuito turístico. El gran reto es gestionar las acciones necesarias para lograr la vinculación del ciudadano y un interés real hacia la exploración de estos espacios.

Berrío menciona la importancia de que tanto el Ministerio de Educación, como el Instituto Nacional de Cultura y la Autoridad de Turismo de Panamá, unan esfuerzos para mostrar el complejo. ‘Sé que existe la intención y es posible que el complejo sea parte de un circuito de interés turístico-histórico', dice.

Panamá cuenta con ‘la ruta de las iglesias, una ruta cultural y arquitectónica, la ruta patrimonial como archivo y ahora hay que divulgar', destaca.

El director de Conasina explica que fue testigo presencial de las excavaciones arqueológicas y las consolidaciones del Palacio Bolívar. ‘Todo inició en 1999 con la administración de Mireya Moscoso, cuando se decidió que el edificio fuese habilitado para fungir como sede de la Cancillería. En 2000 se realizó la XXIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno y ya estaba el Salón Bolívar; posteriormente, trajeron las actas de Brasil y el palacio contaba con los cuatro pabellones básicos y la plaza interna con el techo'.

‘En el resto de las administraciones se le acondicionó con equipos y luego tímidamente se iniciaron algunas exhibiciones del material de los archivos. Cuando vi lo que tenían, sentí asombro por la diversidad, la cantidad y el estado de conservación, excelente en un 98%', acota.

‘Posteriormente en esta administración se tomó la decisión de escuchar al personal de la Cancillería y avanzar en el resto de los aspectos', afirma.

‘La gente se sorprende porque no imaginaban que tenemos tanta riqueza histórica en este lugar',

PEDRO LINERO

GUÍA DEL PALACIO

Lo cierto es que sin inversión y voluntad no sería posible acercar nuestras sociedades al conocimiento. ‘Hay que invertir en cultura. Rescatar lo que tenemos. Contar con museos abiertos durante la noche, como en Europa. Rescatar edificios como la estación del tren de la Plaza 5 de Mayo, además de hacer labor de mantenimiento y divulgación', asegura.

‘Invertir en cultura es mejorar el sistema educativo, adecuar las estructuras ya existentes, lograr su visita, habilitar auditorios y pensar en otras áreas de la ciudad', enuncia.

Pedro Linero, guía del palacio, explica que las visitas al complejo pueden realizarse de lunes a viernes a las 9:00 a.m., 11:00 a.m., 1:00 p.m. y 3:00 p.m.

Cuando exista algún fin específico, como la investigación documental, es necesario ingresar al portal web mire.gob.pa y llenar el formulario de solicitud.

Durante estos dos meses desde su apertura, Linero ha recogido las impresiones de los turistas nacionales y extranjeros que acuden al palacio. ‘La gente se sorprende porque no imaginaban que tenemos tanta riqueza histórica en este lugar', comparte.

De hecho, pocos saben que aquí se formaron dos batallones: El de 1822, donde participaron Tomás Herrera y José Domingo Espinar; y el de 1921, durante el enfrentamiento fronterizo con Costa Rica, justo en los espacios en los que se encontraba el Colegio La Salle'.

Según información oficial, hacer realidad la apertura del complejo requirió un proceso de adecuación de la sede de la Cancillería así como la gestión documental de los archivos históricos con la organización, depuración, clasificación y restauración de documentos de la mano de expertos mediante un acuerdo de colaboración con el Museo Interoceánico del Canal de Panamá.

‘Invertir en cultura es mejorar el sistema educativo, adecuar las estructuras ya existentes, lograr su visita, habilitar auditorios y pensar en otras áreas de la ciudad',

VLADIMIR BERRÍO

DIRECTOR DE CONASINA

comments powered by Disqus