Cultura 13/03/2019 - 12:03 a.m. miércoles 13 de marzo de 2019

Marionetas con función social

El grupo Bambatíteres utiliza a sus personajes como elemento de conexión para que el niño pueda entender que sus muñecos favoritos son capaces de enseñarles cómo ser mejor cada día si emprenden buenas acciones

Los animadores son los encargados de entretener el público en la obra / Bambatíteres
Bambatíteres

Los animadores son los encargados de entretener el público en la obra

Anterior Siguiente

Lourdes García Armuelles
lourdes.garcia@laestrella.com.pa

Con tradicionales cuentos infantiles como ‘El Patito Feo', ‘La Bella y la Bestia', ‘La Sirenita', ‘Peter Pan', ‘El Rey León' y en su última puesta en escena, ‘El Libro de la Selva', el grupo Bambatíteres, a través de sus peculiares funciones teatrales con títeres, educa a los niños sobre valores y conductas sociales.

La enseñanza sobre valores no es algo nuevo; sin embargo el estudio ‘La educación en valores en las primeras edades', realizado en la Universidad de Barcelona por Ester Casals y Carmen Travé, del programa de educación en valores (PEVA) de la Organización de Estados Iberoamericanos para la educación, ciencia y la cultura, asegura que ‘quizás la necesidad de fomentar la educación en valores perdura debido a los cambios sociales, culturales y educativos'.

GRUPO BAMBATÍTERES

Desde hace un año presentan obras teatrales

Los sábados, de 4:00 a 5:00 de la tarde, y los domingos, de 3:30 a 4:30 de la tarde.

Trabajan constantemente en recrear las historias de cuentos infantiles

Los títeres dentro de sus personajes entretienen y educan a la vez

Bajo esta premisa, Juan David Valdés, coordinador general de Bambatíteres, asegura que detrás de cada función que se realiza en un espacio ubicado en Paitilla, tratan de fomentar conciencia a los más pequeños. ‘No botar la basura en la calle, no decir mentiras y, sobre todo, respetar a sus padres', son algunas de las enseñanzas.

Con cada personaje busca generar conexión para que el niño y la niña pueda entender que sus muñecos favoritos también les pueden enseñar a ser mejor cada día emprendiendo buenas acciones.

‘Sabemos que este tipo de enseñanzas se da en los hogares, pero nosotros también queremos ser parte del proceso, al reforzarla de manera distinta, como es el teatro. En cada función, siempre existirá una moraleja', acotó el organizador.

Recalcó que entre sus objetivos siempre está presentar una clase distinta en temas de conducta, debido a que al tener un público conformado por infantes, deben hacer un aporte a su crecimiento, más que solo diversión.

Al estar Bambatíteres siempre vigentes durante todo el año, es posible acentuar una cercanía con los padres y los niños. ‘Los padres de alguna manera se sienten agradecidos de que existan otras formas para que sus hijos puedan aprender de manera divertida', indicó Valdés.

UNA INICIATIVA SENCILLA

El también fundador del proyecto relató que al momento de ejecutar la iniciativa no fue una labor difícil, incluso llegó a ser ‘más práctico', ya la escenografía se hace con pequeños tablones y las voces pueden ser grabadas.

‘Como madre siento que esta es una iniciativa muy positiva, sin duda volvería a traer a mi hijo; no solo es educativo, sino que también él puede interactuar con otros niños',

LORENA PONCE

MADRE DE FAMILIA

En el proceso creativo de los pequeños protagonistas de la obra, Valdés contó que el equipo de trabajo se dedica a crear los nuevos títeres con el fin de que tengan el aspecto de los personajes de las historias que quieren mostrar y algunos de estos llegan a ser muy reales.

Valdés subrayó que desde hace un año han estado realizando permanentemente funciones en horarios de 4:00 a 5:00 de la tarde los sábados, y de 3:30 a 4:30 de la tarde, los domingos.

Su equipo se divide en tres grupos, el primero atiende en la taquilla, las luces y sonidos. El segundo, conformado por los tres titiriteros que dan vida a los muñecos en el escenario, mientras que otra persona ayuda en los cambios de roles, entre el público hay un animador, encargado de que cada niño logre comprender el mensaje que se le quiere transmitir, utilizando preguntas o juegos.

Al final de cada función, los pequeños asistentes se hacen merecedores de un regalo. Sus instalaciones tienen la capacidad de acoger a un máximo de 55 personas.

Abdiel Tapia es el director encargado de cada función.

UNA EXPERIENCIA INTERACTIVA

Por su parte, Lorena Ponce, madre de familia de un niño de dos años, manifestó que normalmente asiste junto a su pequeño a obras de teatros, pero esta era la primera vez que estaban en una de títeres. Calificó la experiencia como ‘interactiva', al saber que su hijo desde el momento que llegó no paraba de jugar y reír. ‘Debo resaltar que venía con bastante recelo de saber si a él le iba a gustar', indicó.

Y añadió, que ‘como madre siento que esta es una iniciativa muy positiva, sin duda volvería a traer a mi hijo, no solo es educativo, sino también les permite interactuar con otros niños. Los organizadores ayudan a los padres en temas de costo y tiempo, para asistir en cada obra'.

Los títeres dan muestra de que siguen siendo una actividad permanente en la cultura de estos tiempos.

comments powered by Disqus